<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Sobre sociedades que fracasan

Y en medio de todo esto, el sistema anárquico es evidente, pues en una sociedad que fracasa cada cual hace lo suyo saltando y quebrando normas. O reduce su espacio para crear una burbuja y defenderse.

23 de febrero de 2024
bookmark
  • Sobre sociedades que fracasan
  • Sobre sociedades que fracasan

Por José Guillermo Ángel R. - memoanjel5@gmail.com

Estación Constitución, a la que llegan los que pactaron cómo vivir dentro de un Estado de Derecho, los que admitieron que construir en grupo es la mejor manera de crear desarrollo económico y crecimiento ciudadano, los que defienden la democracia y tratan de que no se deforme (son resilientes), los que oyen y debaten usando razones de peso y no emociones, los que se sienten representados y confían en los elegidos, o sea que los que hacen esta fila es gente que cree en el trabajo y la vida dignas, los que saben que la diplomacia es la manera de no caer más hondo y que tener el país en orden es un acto de soberanía.

Pero detrás llegan otros que quieren usar la Constitución creando interpretaciones amañadas, los que hacen que calumnias y mentiras (que afectan el comportamiento social) no sean delito, los que burlan la justicia corrompiéndola, los que crean un escándalo para cubrir algo peor, los que inventan intimidades y es como si nada, los que no argumentan, sino que engañan; en fin, una Constitución convertida en un papel que admite toda clase de violaciones ya no es un pacto sino un caos.

En una Constitución aparecen los derechos y deberes que construyen a un ciudadano, las leyes que permiten una mejor calidad de vida y el espíritu que debe regir para construir un país seguro, bien educado y productivo. Y a la par, una libertad con límites, que es la de estar bien sin dañar a otro. Pero si esta Constitución (la sociedad prevista) comienza a ser violentada y los elementos que la componen se van desmoronando o agrietando, si permite que unos hagan lo que quieran en detrimento de los demás, todo lo comunitario comienza a fracasar. Y en este fracaso (lo líquido de Bauman, el cansancio de Byung Chul-Han) los derechos y deberes pierden su sentido y la anarquía hace de las suyas.

Hoy en día las sociedades fracasadas son muchas. La democracia cada vez pierde su sentido y solo se usa para beneficio propio; las instituciones comienzan a ser mal dirigidas (están presentes los ineficientes), las planeaciones no se cumplen (se otorgan contratos a lo no aptos) y los foros de discusión ya no presentan ideas sino acusaciones, cuando no insultos y burlas. Y en medio de todo esto, el sistema anárquico es evidente, pues en una sociedad que fracasa cada cual hace lo suyo saltando y quebrando normas. O reduce su espacio para crear una burbuja y defenderse. Y bueno, todo hierve y fluye mal, creando miasmas.

Acotación: al aceptar la mala información, las brechas en la justicia, la educación inadecuada, los subsidios excesivos, el abuso de los derechos, la tecnología de pantalla que aliena, la corrupción aceptada, acabamos con una sociedad y la Constitución con la que fue creada. Y así estamos mal por culpa nuestra.

Sigue leyendo

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD