<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnistas | PUBLICADO EL 20 septiembre 2021

Elegir entre la carrera y la familia

Por Jennifer Gravel

Como muchas madres que trabajan, luché con el equilibrio entre el trabajo y la vida mucho antes de covid-19. Estaba abrumada y exhausta y, a pesar de tener un trabajo seguro como gerente senior en el Departamento de Planificación Urbana de Nueva York, con buenos beneficios, un salario decente, horas razonables y liderazgo de apoyo, a menudo pensé en renunciar.

A diferencia de los casi dos millones de mujeres que dejaron la fuerza laboral desde el comienzo de la pandemia, pude seguir trabajando. Podía colaborar con mis compañeros de trabajo desde casa, mientras supervisaba la cena en el fogón o echaba la ropa a la lavadora y el tiempo que una vez pasé viajando al trabajo lo dediqué a dormir más y hacer más ejercicio.

A la agencia le fue bien mientras trabajaba de forma remota: los indicadores clave de rendimiento para el año fiscal 2020 fueron tan buenos como los del año anterior o mejores. Y el resto del gobierno de la ciudad cumplió con su misión mientras sus empleados estaban a distancia.

Fue genial poder servir a la ciudad y, al mismo tiempo, atender a mi familia y mi propia salud. Pero cuando el alcalde Bill de Blasio anunció abruptamente este mes que los trabajadores de la ciudad tenían que regresar a la oficina a tiempo completo, se sintió como una invitación a renunciar.

Desde que me incorporé a la agencia en 2004, nunca había visto la moral tan baja y la rotación tan alta. En los días transcurridos desde el anuncio del regreso al trabajo del alcalde, la frustración se ha convertido en furia. Los empleados se sienten irrespetados, ignorados y subestimados.

El mandato de regresar me obliga a hacer lo que se siente como una elección innecesaria entre mi carrera y mi familia, entre mi salud y mi deber para con mis colegas y la ciudad. No tiene por qué ser así.

Comparto las preocupaciones de otros trabajadores de la ciudad de que el regreso a la oficina es demasiado repentino para los padres que tienen que buscar cuidado infantil y demasiado riesgoso con la variante delta en aumento y sin requisitos de distanciamiento en la oficina. Pero lo que realmente me hace pensar en retirarme después de más de quince años de servicio a la ciudad es mi temor a regresar indefinidamente a la oficina durante ocho horas al día, cinco días a la semana, después de vivir la flexibilidad del trabajo a distancia.

Los defensores del regreso completo a la oficina señalan que la mayoría de los empleados de la ciudad no pueden trabajar desde casa y ya están de regreso en persona. Es correcto reconocer los sacrificios de los trabajadores de primera línea, pero exigir que todos los demás trabajadores regresen a la oficina no los ayuda. Las maestras de mis hijas no están más seguras porque voy a la oficina; de hecho, ahora planteo un mayor riesgo de exposición para mis hijos, que son demasiado pequeños para ser vacunados.

Es más, obligar a los empleados para quienes el trabajo en persona no es esencial a regresar a la oficina podría generar una crisis. Según una encuesta interna realizada en julio, a la que respondió el setenta y tres por ciento de los empleados de mi agencia, el cuarenta por ciento dijo que buscaría otro trabajo si la ciudad dejara de permitir el trabajo remoto.

Este es un gran problema porque la necesidad de trabajadores calificados en el gobierno de la ciudad es ahora mayor que nunca. La pandemia solo ha profundizado y acelerado la dependencia del gobierno de la tecnología y la información.

La posibilidad de que una agencia de la ciudad, incluso una pequeña, como planeación, pueda perder el cuarenta por ciento de su personal debería ser alarmante, especialmente durante una pandemia y en la cúspide de una nueva administración. Los profesionales de carrera y los nuevos empleados altamente calificados y conocedores de la tecnología trabajan en todas las ramas del gobierno de la ciudad.

Somos los puentes entre las administraciones y los partidos, la continuidad limitada que tiene el gobierno de la ciudad en una época de disrupción. Es el peor momento para sacar a los profesionales de la ciudad

Continúa Leyendo
.