<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Columnistas | PUBLICADO EL 03 noviembre 2022

El gran reto de Antioquia

La ubicación geográfica de Antioquia y el puerto de Urabá son factores que favorecen la diversificación de las actividades productivas y la generación de valor.

Por Mauricio Perfetti del Corral - mauricioperfetti@gmail.com

El informe país del Banco Mundial señala la desigualdad como uno de los grandes retos de Colombia, dado el alto coeficiente Gini; además, como señala la Ocde, el país presenta una baja movilidad social.

Antioquia ha presentado una pobreza monetaria (29,3 %) inferior a la del país (39,3 %), y si bien la trayectoria del coeficiente Gini es también similar, este coeficiente es alto (0,51 el departamento, 0.50 Medellín) pues aún se sitúa por encima del 0,50 y de departamentos como Cundinamarca (0,46), Atlántico (0,46) y Valle del Cauca (0.48). La menor pobreza ha estado asociada al crecimiento que ha presentado el departamento, el cual ha sido mayor al del país. Sin embargo, la alta desigualdad señala las grandes diferencias en condiciones de vida entre las distintas zonas de Antioquia. Es prioritario entonces distribuir mejor el crecimiento entre las distintas regiones.

Para que el mayor crecimiento económico se traduzca en menor desigualdad en el ingreso y, al mismo tiempo, en menores diferencias en las condiciones de vida entre regiones, es necesaria la promoción de nuevas actividades productivas y la promoción de una mayor generación de valor y diversificación en las ya existentes. La ubicación geográfica de Antioquia y el puerto de Urabá son factores que favorecen lo anterior. Además, también es necesario repensar con sus habitantes el futuro del nordeste antioqueño para superar el lastre de la minería ilegal y construir nuevas vocaciones.

También se requiere mejorar la educación y la conectividad del departamento (especialmente después de pandemia). En efecto, la tasa neta de cobertura de la educación media en Antioquia se situaba en el año 2021 en 47.1 % y según el Dane, únicamente el 34,2 % de las sedes educativas en ese mismo año estaban conectadas a internet. Adicionalmente, las pruebas Saber señalan que el puntaje alcanzado en todo el país es superior al del departamento, con grandes diferencias entre los estudiantes rurales y los urbanos. Continuar la transformación de la educación y priorizarla contribuirán en gran medida a reducir la desigualdad y las diferencias regionales.

El entorno actual del país y el mundo hace prever un posible deterioro al menos en las condiciones de pobreza monetaria para el año entrante. La reducción de esta depende de la generación de empleo, del cambio en los precios y de efectos redistributivos. Se espera un menor crecimiento económico y mayores impuestos lo cual afectará negativamente la generación de empleo; a lo anterior se suma una alta inflación, en particular de alimentos, de tal manera que la suma de estos dos efectos presionará al aumento de la pobreza pese al efecto redistribución que quiere promover el gobierno a sabiendas que no basta con sólo subir impuestos. La población de menores ingresos no tiene como defenderse de la inflación; en otras palabras, en el 2023 la pobreza y la desigualdad serán un reto aún mayor para el país, Antioquia y en particular para Medellín en cuyo caso la pobreza, al contrario del departamento, aumentó en el último año.

Mauricio Perfetti del Corral

Si quiere más información:

.