<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Por Diego Guerrero - cuentameunsecreto@gmail.com

La cultura como eje para Medellín

La cultura en Medellín está en crisis y uno no sabe si es el reflejo de una ciudad en crisis o la ciudad vive una crisis porque su cultura está así.

20 de febrero de 2024
bookmark
  • La cultura como eje para Medellín

Por Diego Guerrero - cuentameunsecreto@gmail.com

Empiezo por decir que, aunque no vivo en Medellín hace casi dos décadas de mis más de medio siglo, sigo amando esta ciudad en la que crecí. No he perdido el contacto con ella ni con sus historias y llevo su acento porque nuestro modo de hablar no se quita, como no se va el agradecimiento de haber crecido en esta cultura.

Por eso, me parece complicado lo que pasa con la cultura en Medellín, un sector fundamental en tanto nos configura como sociedad y que debe tener una dirección clara desde su Secretaría de Cultura.

Más allá de burócratas expertos, la ciudad necesita una persona que tenga claro qué es la cultura y cómo afecta las dinámicas económicas y de convivencia; cómo genera cambios individuales y colectivos.

Alguien dirá que para manejar la cultura no se necesita saber de ella. Estoy de acuerdo en que esa persona no tiene que ser experta en los más mínimos detalles, pero sí debe tener un concepto claro. Debe conocer las relaciones que se establecen entre las artes, el turismo, incluso, la educación; cómo la gente vive las calles, cómo se relaciona con el patrimonio –la cultura heredada– y cómo lo transforma. Al final, la cultura se trata de cómo vive la gente, lo cual termina por configurar qué es ser de Medellín.

Claro, también debe saber moverse en la burocracia, sin embargo, creo más fácil aprender eso que entender una ciudad. Para lo legal hay abogados, pero para mover la cultura de Medellín, con un turismo –no nos digamos mentiras– poco deseable, que genera indignidad y afecta la vida diaria se necesita alguien que sepa qué es la cultura hoy.

La cultura en Medellín está en crisis y uno no sabe si es el reflejo de una ciudad en crisis o la ciudad vive una crisis porque su cultura está así. Me atengo a lo segundo, por lo menos en parte.

Una muestra: ¿cómo es posible que la Plaza Botero, que sería orgullo de cualquier ciudad y para cuya adecuación la Alcaldía se la jugó entera, ahora Medellín se resigne a verla como un problema porque –dicho en buen paisa– no tiene arrimadero. Es una pérdida imperdonable en lo económico y en la vida social. Sí, puede ser un tema social y de seguridad, pero también es un tema de la cultura.

Yo espero que quien llegue a la silla de Cultura conozca el sector, sepa de políticas públicas, propicie un verdadero turismo (raro que Turismo no esté en Cultura, porque las personas viajamos para conocer otras culturas), potencie crecimiento. Obvio: hay que hacer fiestas del libro, apoyar grafiteros y expresiones de las comunidades, pero hay que sobrepasar la ‘cultura asistencialista’ y reconocer el verdadero poder de la cultura.

Sí, se necesita un mago o una maga para ese cargo, pero como no es posible, me conformaría con alguien que haya vivido al sector, tenga experiencia en políticas culturales, pueda entender a Medellín en su contexto nacional y mundial, y ponga la cultura en el centro de la discusión y la acción de la ciudad..

Sigue leyendo

Por Diego Guerrero - cuentameunsecreto@gmail.com

Regístrate al newsletter

PROCESANDO TU SOLICITUD