<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Economía | PUBLICADO EL 17 agosto 2022

Acuerdos de Sura que Gilinski quiere revisar sí se conocían

El banquero pidió que se examinen contratos firmados hace 20 años por la holding financiera.

  • Jaime Gilinski señaló que la compañía Sura tendría contratos no revelados. FOTOS EL COLOMBIANO
    Jaime Gilinski señaló que la compañía Sura tendría contratos no revelados. FOTOS EL COLOMBIANO
  • Jaime Gilinski señaló que la compañía Sura tendría contratos no revelados. FOTOS EL COLOMBIANO
    Jaime Gilinski señaló que la compañía Sura tendría contratos no revelados. FOTOS EL COLOMBIANO

Una anotación de la revisoría fiscal del Grupo Sura en los estados financieros, que presentó el viernes la compañía, dio pie para que su principal socio, Jaime Gilinski, pidiera una auditoría externa y la realización de una asamblea extraordinaria de accionistas la próxima semana.

La observación del revisor Daniel Jaramillo, de la firma Ernst & Young (EY), señalando una salvedad sobre el potencial efecto en las cuentas de la compañía de tres acuerdos, “con cláusulas relacionadas con opciones de venta de intereses minoritarios en poder de terceros”, sirvió para que el banquero exigiera una revisión de esos compromisos.

Según anotó la revista Semana (de propiedad de su hijo Gabriel Gilinski) la idea es “identificar la posible existencia de otros acuerdos o contratos similares, que no hayan sido revelados adecuada y oportunamente en los estados financieros de la sociedad durante los últimos 20 años”.

En ese contexto, Gilinski pidió la realización el próximo miércoles, 24 de agosto, de una nueva asamblea extraordinaria de accionistas, en la que se den explicaciones a por lo menos 35 inquietudes que él tiene sobre los compromisos de Sura.

Los contratos

Las claridades exigidas por el dueño del 38% de las acciones de Sura, están asociadas a los acuerdos de accionistas suscritos con Munich RE que desde 2001 posee el 18,87% en Suramericana; otro, de 2011, con Grupo Bolívar por el 9,74% de Sura Asset Management (Sura AM), y uno de 2019 con Caisse De Dépôt Et Placement Du Québec (CDPQ) que posee el 6,68% de Sura AM.

Desde la óptica de la familia Gilinski, las revelaciones en los estados financieros con corte a junio de 2022 que hacen mención de “contratos, hasta ahora ocultos”, podrían causar pasivos de varios billones de pesos.

No obstante, una búsqueda en la información relevante de la Superintendencia Financiera demuestra que el 31 de mayo de 2001 se reportó al mercado que la junta de Suramericana de Inversiones vendía el 19,5% de su filial Inversura (hoy Suramericana) a Munich Reinsurance Company o cualquiera de sus subsidiarias.

En los archivos de la Superintendencia también figuran los anuncios de las negociaciones efectuadas por Sura con Grupo Bolívar y CDPQ, que fueron objeto del interés periodístico (ver facsímiles).

Explicaciones

Ayer, durante teleconferencia en la que Gonzalo Pérez, presidente de Sura, detalló los resultados de la sociedad entre enero y junio de este año, hizo algunos comentarios entorno a las inquietudes planteadas por Gilinski.

En ese sentido, manifestó que en el pasado Sura ha firmado acuerdos con socios estratégicos y, ahora, por solicitud de la junta directiva está evaluando mejores prácticas para reflejar en los estados financieros dichos contratos, los cuales fueron conocidos por EY, el revisor fiscal de Sura en los últimos siete años.

La holding financiera insistió en que este tipo de acuerdos, que vinculan a compañías no listadas en bolsa, como Suramericana y Sura AM, son comunes y se celebran con accionistas o socios estratégicos con quienes se definen las cláusulas de gobierno corporativo que se aplicarán, así como las de permanencia mínima y los posibles mecanismos de salida.

“Siempre hemos tenido claro que el día que se deban comprar esas participaciones, Sura quedará con ese activo”, enfatizó Pérez.

El equipo administrativo de la compañía antioqueña explicó que en el peor de los escenarios, si se tuviera que adquirir deuda para cumplir esos convenios, se generarían unos interés, y el diferencial de esos negocios serían los interés que generen esas obligaciones frente al retorno por dividendos o utilidades de esa inversión.

Sobre la materialidad de esos contratos, es decir su impacto económico, Sura sostuvo que esto se daría en el momento en el que esos inversionistas decidan salir de las porciones accionarias que ostentan, cosa que no han hecho hasta el momento.

Jorge Mario Velásquez, presidente de Grupo Argos, quien hasta junio fue miembro de la junta de Sura, expresó que frente a esos contratos puede surgir alguna discusión técnica, desde la visión de los diferentes inversionistas, pero defendió la labor hecha por muchos años por el equipo directivo del conglomerado financiero.

Desde la perspectiva de consultores empresariales, la apuesta de Gilinski es tratar de hallar actuaciones extrañas en el manejo de las compañías del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), desprestigiar a los administradores y manipular las decisiones de esas sociedades.

38%
de las acciones de Sura pertenecen a JGDB Holdings, firma del Grupo Gilinski.
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Si quiere más información:

.