<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

¿Se robaron hasta el mobiliario del pueblito paisa?

Ni siquiera con la remodelación entregada en 2021 fue posible recuperar muebles y artículos de dotación que mantienen cerrada la escuela, la barbería y la casa cural.

  • Los visitantes que suben hasta el Cerro Nutibara lamentan que parte del lugar esté cerrado y no se pueda disfrutar completamente la experiencia de la réplica de un pueblito antioqueño. FOTOS manuel saldarriaga
    Los visitantes que suben hasta el Cerro Nutibara lamentan que parte del lugar esté cerrado y no se pueda disfrutar completamente la experiencia de la réplica de un pueblito antioqueño. FOTOS manuel saldarriaga
  • Así era la barbería, tenía una silla y un mueble antiguos y de alto valor. FOTO: CORTESÍA
    Así era la barbería, tenía una silla y un mueble antiguos y de alto valor. FOTO: CORTESÍA
  • ¿Se robaron hasta el mobiliario del pueblito paisa?
  • Esta es la casa cural. Cerrada al público. FOTO: CORTESÍA
    Esta es la casa cural. Cerrada al público. FOTO: CORTESÍA
  • Esta era la escuelita del Pueblito Paisa. FOTO: CORTESÍA
    Esta era la escuelita del Pueblito Paisa. FOTO: CORTESÍA
06 de diciembre de 2023
bookmark

Dirán los graciosos que tener un negocio cerrado, una escuela en problemas y una casa desalojada le da un toque de realidad al Pueblito Paisa. Pero a los venteros de toda la vida y a la mayoría de los turistas y visitantes no les hace gracia encontrar parte del icónico lugar cerrado. Es como quedar con la experiencia coja, dicen.

Y es que resulta que la barbería, la escuelita y la bella quinta con la fuente interior llevan cuatro años cerrados de manera ininterrumpida sin que nadie dé razón de cuándo volverán a abrir.

Dicen los comerciantes que están cansados de decirles mentiras y armarles cuento a los turistas, pues desde hace más de siete años parte del mobiliario empezó a desaparecer progresivamente bajo la excusa de que Alcaldía de Medellín los iba a llevar a restaurar. Entre estos objetos estaban las emblemáticas sillas de la escuela, la silla e implementos de barbería, muebles, artesanías y antigüedades.

Así era la barbería, tenía una silla y un mueble antiguos y de alto valor. FOTO: CORTESÍA
Así era la barbería, tenía una silla y un mueble antiguos y de alto valor. FOTO: CORTESÍA

El problema es que nunca volvieron, y si los visitantes advierten con extrañeza el cierre de estos lugares, para algunos comerciantes de toda la vida su cierre se ha convertido en un dolor de cabeza.

Tras la intervención que adelantó la Alcaldía en 2021 los comerciantes fueron sacados de la plazoleta principal para ubicarlos a un costado, bajo unas escaleras, o en la parte de atrás de la plaza, donde se suponía que la remodelación, que incluyó un nuevo mirador y una zona de picnic, haría que el flujo de personas fuera masivo. Pero no fue así.

Por ejemplo, los cuatro puestos metálicos para venteros que quedaron en la parte trasera del Pueblito terminaron aislados y su única esperanza era que la Alcaldía reabriera la bella casa donde está la fuente del patio para que los turistas se animaran a transitar por allí y así recuperar el flujo de ventas que tenían cuando estaban en la plaza.

En estos años han mandado cartas y peticiones de todo tipo pero no ha habido forma de que les paren bolas.

¿Se robaron hasta el mobiliario del pueblito paisa?

Ante la consulta de EL COLOMBIANO al respecto, la Alcaldía dijo que averiguarían el tema, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

Aníbal Moreno, un pensionado que hace las veces de embajador voluntario de la ciudad y asume la tarea hacer los toures a los amigos y familia que visitan Medellín cada año, dice que las decisiones que se tomen sobre el mobiliario y la estructura del Pueblito no pueden tomarse a la ligera pues aunque el lugar no está cobijado por alguna figura patrimonial sí existe una carga histórica que hay que respetar. “Se supone que este es un lugar que guarda algunos valores culturales y arquitectónicos antioqueños. No hay que olvidar que el Pueblito se hizo con los marcos, las puertas, las maderas, balcones que la gente alcanzó a sacar de sus casas mientras inundaban el viejo Peñol hace más de 40 años y terminaron acá. Por eso es un tributo y hay que intentar preservarlo bien”, dice.

Esta es la casa cural. Cerrada al público. FOTO: CORTESÍA
Esta es la casa cural. Cerrada al público. FOTO: CORTESÍA

El mobiliario embolatado y los lugares cerrados no son el único problema de este referente turístico de la ciudad. Hace dos meses la Personería de Medellín emitió una alerta por el riesgo de colapso de la plataforma que recibe a miles de visitantes que llegan al cerro Nutibara. Según la Personería, la capacidad máxima del mirador con visitantes en simultánea es de 200 personas, pero en fechas como la alborada y días de saturación de turistas, más de 1.200 personas suben a la plataforma, la cual tiene una restricción pues lo que miles de personas usan como mirador realmente hace parte de un tanque de EPM y la empresa ha reiterado que nunca se diseñó para soportar peso de personas sino para albergar agua. EPM insiste en que, además de poner la advertencia en las escalas, no puede hacer nada más.

Esta era la escuelita del Pueblito Paisa. FOTO: CORTESÍA
Esta era la escuelita del Pueblito Paisa. FOTO: CORTESÍA

Lo grave es que a pesar de la alerta de la Personería no ha pasado absolutamente nada. Miles de personas siguen subiendo sin control al mirador. Se suponía que este año la Alcaldía iba a adelantar un estudio de capacidad de carga para dos puntos turísticos calientes: las escaleras de la comuna 13 y el cerro Nutibara. Son acciones urgentes que el gobierno entrante debería asumir de manera seria para evitar emergencias.

Infográfico
El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*