<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Cultura | PUBLICADO EL 16 junio 2022

Cámara de fotos de 1500 kilos llegó a la Piloto

Un artefacto fotográfico de más de una tonelada se sumó a la colección del Museo Cámara de Maravillas. Así funcionaba.

  • El artefacto fotográfico pesa aproximadamente 1500 kilos y fue transportado hacia la Biblioteca por partes desde el Museo de Arte Moderno de Medellín. FOTO Cortesía
    El artefacto fotográfico pesa aproximadamente 1500 kilos y fue transportado hacia la Biblioteca por partes desde el Museo de Arte Moderno de Medellín. FOTO Cortesía
  • El artefacto fotográfico pesa aproximadamente 1500 kilos y fue transportado hacia la Biblioteca por partes desde el Museo de Arte Moderno de Medellín. FOTO Cortesía
    El artefacto fotográfico pesa aproximadamente 1500 kilos y fue transportado hacia la Biblioteca por partes desde el Museo de Arte Moderno de Medellín. FOTO Cortesía
María Antonia Giraldo R.

El escáner, como se conoce hoy, nació en 1984, con el fin de digitalizar imágenes. Antes, ¿cómo se hacía para incluir imágenes en publicaciones periódicas si los periódicos han existido desde el siglo XVI?

“Cada época tiene la manera de resolver sus necesidades con la tecnología que tiene disponible”, dice Ángel Ovidio González, director de la Biblioteca Pública Piloto, sobre la más reciente incorporación al Museo Cámara de Maravillas de la institución: una process camara, que se utilizaba alrededor de 1920 para ampliar o reducir imágenes como planos y mapas, para luego convertirlos en negativos que resultaban en planchas de impresión, que permitían la reproducción.

No era un proceso fácil, la cámara exigía una larga exposición y de tres a cuatro operarios. El foco y el fuelle se ajustaban usando manivelas, luego la imagen se proyectaba en el vidrio esmerilado, donde se ponía la película sensible. Después de exponer, se llevaba al cuarto oscuro y se revelaba. El negativo resultante se usaba para producir una plancha de impresión mediante algún proceso de transferencia.

Aunque no está del todo claro, porque la investigación sobre el artefacto ha sido compleja, el equipo cree que el negativo que salía se ponía en contacto con una plancha de metal sensibilizada a la luz. Esa plancha metálica se quemaba con ácido, como en el grabado. Posteriormente se entintaba y con ella se imprimían copias múltiples.

Esta cámara pertenecía al Museo de Arte Moderno de Medellín desde hace muchos años, fue una donación de Ediciones Albón, una empresa de la industria papelera, contó González, pero aún se está investigando cómo llegó al Mamm y más detalles del uso que se le daba.

El artefacto ha hecho parte de exhibiciones, tanto en el museo como en la BPP y en el Museo Nacional de Bogotá, pero ahora llegará a darle la bienvenida, de manera permanente, a los visitantes de la Cámara de Maravillas, el espacio que abrió la Biblioteca para exhibir la colección de objetos que han logrado recoger alrededor de la fotografía.

Contexto de la Noticia

Radiografía Para hacer memoria

Hoy se celebrará la incorporación del artefacto fotográfico a la colección del museo Cámara de Maravillas con un conversatorio entre el escritor Esteban Duperly y el diseñador del proyecto Hugo Vásquez, moderado por Deneiber Mesa, a las 5:30 de la tarde, en el segundo piso de la Biblioteca, donde se ubica el Museo. El objetivo es presentar la pieza dentro de la colección y hablar de cómo este proyecto está ayudando a preservar la memoria de la fotografía en Medellín, parte del patrimonio cultural de la región. La process camara aún tiene muchas cosas por revelar, de lo que se encargará el equipo de la Biblioteca.

María Antonia Giraldo Rojas

Periodista cultural del área de Tendencias de EL COLOMBIANO.

.