<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Colombia | PUBLICADO EL 19 octubre 2021

Condenan a cuatro integrantes de la Policía por caso del grafitero Diego Becerra

  • Foto: Archivo Colprensa
    Foto: Archivo Colprensa
  • Foto: Archivo Colprensa
    Foto: Archivo Colprensa
Colprensa

También fue condenado el abogado Héctor Hernando Ruiz, quien fungía como asesor jurídico de la Policía de Bogotá.

El juzgado 19 de Bogotá realizó este martes una audiencia para emitir sentido de fallo en contra de los coroneles José Javier Vivas, John Harbey Peña y Nelson de Jesús Arévalo, además del teniente Rosemberg Madrid y el intendente Juan Carlos Leal, quienes estaban acusados porque supuestamente modificaron la escena del crimen del grafitero Diego Felipe Becerra.

En medio de la diligencia, el coronel Nelson de Jesús Arévalo, excomandante de la estación de Policía de la localidad de Suba, en Bogotá, fue condenado por su participación en los hechos: el 19 de agosto de 2011 Becerra recibió un disparo por parte del patrullero Wilmer Antonio Alarcón en el norte de Bogotá. Según la jueza, Arévalo tuvo conocimiento de lo sucedido y avaló que se pusiera el arma en la escena del crimen, con intención de hacer parecer que Becerra la estaba portando cuando lo asesinaron.

Igualmente fueron sentenciados el teniente Rosemberg Madrid, el intendente Juan Carlos Leal, el patrullero Wilmer Antonio Alarcón (condenado a 37 años de prisión por el homicidio del joven) y el abogado Héctor Hernando Ruiz.

En el sentido de fallo, que será apelado esta tarde por la defensa de los uniformados, se determinó que los policías tuvieron participación en la manipulación de los elementos materiales probatorios para desviar la investigación y señalar a la víctima de cometer actos delincuenciales que justificarían la acción policial.

Así entonces, la participación del abogado Héctor Hernando Ruiz, quien fungía como asesor jurídico de la Policía de Bogotá, habría consistido en dar la idea de conseguir el arma en el mercado negro para posteriormente “sembrarla” en el lugar y así realizar un informe oficial para relacionar el elemento encontrado con el joven.

En la diligencia, la juez absolvió a los uniformados José Javier Vivas y John Harbey Peña, porque no se demostró que ellos supieran que se iba a colocar el arma en la escena. Así mismo, se absolvió a Jorge Narváez y Nubia Mahecha, civiles que también habían sido vinculados a la investigación.

En los próximos días se fijará la fecha en la que se conocerá el monto de la condena, por delitos relacionados con el ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio, falsedad ideológica, fabricación y porte de armas de fuego y fraude procesal.

Este caso se reactivó casi una década después, luego de que el patrullero Wilmer Antonio Alarcón Vargas, quien fue condenado a 37 años por el homicidio y quien estuvo prófugo de la justicia, fuera recapturado y puesto nuevamente en prisión.

Alarcón Vargas fue condenado luego de que la Fiscalía logró demostrar que disparó a Becerra después de que fuera encontrado pintando un grafiti. Para el ente acusador, el ataque se habría hecho sin justificación, dado que el entonces menor de edad no estaría cometiendo algún hecho delictivo y desvirtuó la versión de los uniformados, quienes dijeron que el joven había atracado un bus y los disparos se habían presentado durante la acción policial.

Entre las pruebas que tuvo en cuenta el despacho se incluyeron los dictámenes peritales que señalaron que Becerra Lizarazo nunca portó, ni accionó un arma de fuego, como lo denunció en su momento el patrullero Alarcón.

.