<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Política | PUBLICADO EL 26 mayo 2022

Tras las elecciones, ¿Colombia terminaría como Perú o Venezuela?

El ascenso de los políticos de izquierda de estos países tiene contextos diferentes.

  • Nicolás Maduro, Gustavo Petro y Pedro Castillo. FOTOS: GETTY, EFE, AFP
    Nicolás Maduro, Gustavo Petro y Pedro Castillo. FOTOS: GETTY, EFE, AFP
  • Nicolás Maduro, Gustavo Petro y Pedro Castillo. FOTOS: GETTY, EFE, AFP
    Nicolás Maduro, Gustavo Petro y Pedro Castillo. FOTOS: GETTY, EFE, AFP
EL COLOMBIANO

El fantasma de la crisis de Venezuela ha estado rondando en medio de las campañas de Colombia. No solo sucede este 2022, con las elecciones presidenciales en las que un candidato de la derecha compara al aspirante de la izquierda –que puntea en la intención de voto– con Nicolás Maduro, sino que también se hizo evidente en las regionales de 2019.

La venezonalización de la política colombiana rodea los discursos de cara a la primera vuelta de los comicios, del próximo 29 de mayo, que definirán los nombres de quienes competirán por la segunda vuelta del 19 de junio.

Y en medio de esa comparación de liderazgos de izquierda aparecen nombres como los del senador Gustavo Petro, el del exsindicalista Pedro Castillo y del otrora líder estudiantil Gabriel Boric, quienes son protagonistas de los últimos comicios de Suramérica.

Chille y Perú celebraron elecciones en 2021 y el resultado de ambas contiendas fue, en términos de tendencias ideológicas, semejante: en los dos países los candidatos con tendencias ideológicas más a la izquierda y más a la derecha tuvieron que disputar la segunda vuelta, dando como resultado los comicios más polarizados para cada país en décadas.

Gabriel Boric y José Antonio Kast se enfrentaron por el Palacio de la Moneda, al tiempo que Pedro Castillo y Keiko Fujimori contendieron por la Casa de Pizarro.

Las encuestas muestran que un escenario semejante podría ocurrir en Colombia, pues todos los sondeos apuntan a que Petro, del Pacto Histórico, competirá por la Casa de Nariño con un segundo político cuyo nombre está a horas de definirse.

Un posible rival sería Federico Gutiérrez, de Creemos Colombia, o Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, ambos más cercanos a la derecha.

No obstante, “el escenario colombiano no puede compararse ni con Chile, ni con Perú o Venezuela. Colombia ha tenido un tiempo de transición para adaptarse a la idea de que va a ganar Petro, algo que no sucedió en otros países”, detalla Mauricio Jaramillo Jassir, analista político de la Universidad del Rosario.

En Perú, Castillo ganó impulsado –en parte– por el voto anti Keiko Fuijmori, la dirigente del partido Fuerza Popular e hija del exmandatario Alberto Fujimori. Su gobierno ha estado envuelto en una constante crisis de gobernabilidad porque no tiene respaldo del Congreso.

Mientras que en Chile el liderazgo de Boric se hizo popular en medio del estallido social de 2019, del que él fue uno de los impulsores. El ahora mandatario había sido líder estudiantil en sus tiempos de universidad, hasta que saltó al Congreso como uno de los diputados más jóvenes, representando la región de Magallanes, y su rostro logró reconocimiento nacional con las protestas.

Así que en términos superficiales, Colombia sí parece estar encaminada a un enfrentamiento categórico entre dos polos ideológicos opuestos para la segunda vuelta como sucedió, incluso, en 2018 con la votación entre Petroy el ejecutivo saliente Iván Duque.

Pero, como lo aclara el experto Jaramillo Jassir, “no se puede hablar de una peruvización de la política nacional porque en Colombia sí hay proyectos políticos y una fuerte identificación con estos. Derecha e izquierda tienen liderazgos trascendentes y legítimos, contrario al país vecino donde triunfó el discurso del antiestablecimiento”.

Quedan pocas horas para la definición de las elecciones. La jornada de este domingo 29 de mayo determinará quiénes van a segunda vuelta o, en un desenlace menos probable, podría decantar el nombre del próximo presidente de Colombia.

Quien llegue a la Casa de Nariño gobernará en un contexto regional marcado por el ascenso de administraciones de izquierda –Castillo en Perú, Boric en Chile, el régimen de Maduro en Venezuela y Alberto Fernández en Argentina–, a los que podría sumarse Brasil si Lula da Silva gana los comicios de octubre, en los que se enfrentaría con el derechista Jair Bolsonaro.

Todos esos nombres dan cuenta de un panorama en el que izquierda y la derecha se imponen frente al centro político.

.