<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 05 enero 2022

Ojo: pico por ómicron asusta pero aún no colapsa red hospitalaria en Antioquia

Este es el parte compartido por la Gobernación, aunque la invitación es a no bajar la guardia.

  • Aunque el incremento de casos covid en Antioquia es notorio el último mes (2 de diciembre-2 de enero), al pasar de 582 a 3.572, la Gobernación dice que la red hospitalaria tiene capacidad para afrontar el pico por variante ómicron. Así busca la gente hacerse la prueba. FOTO edwin bustamante
    Aunque el incremento de casos covid en Antioquia es notorio el último mes (2 de diciembre-2 de enero), al pasar de 582 a 3.572, la Gobernación dice que la red hospitalaria tiene capacidad para afrontar el pico por variante ómicron. Así busca la gente hacerse la prueba. FOTO edwin bustamante
  • Aunque el incremento de casos covid en Antioquia es notorio el último mes (2 de diciembre-2 de enero), al pasar de 582 a 3.572, la Gobernación dice que la red hospitalaria tiene capacidad para afrontar el pico por variante ómicron. Así busca la gente hacerse la prueba. FOTO edwin bustamante
    Aunque el incremento de casos covid en Antioquia es notorio el último mes (2 de diciembre-2 de enero), al pasar de 582 a 3.572, la Gobernación dice que la red hospitalaria tiene capacidad para afrontar el pico por variante ómicron. Así busca la gente hacerse la prueba. FOTO edwin bustamante
Por EDISON FERNEY HENAO H.

Los puntos que prestan servicio de pruebas para detectar covid-19 en el Valle de Aburrá están a reventar. Esa realidad explica, en parte, la escalada de contagios que ha registrado el departamento en los últimos días. Las festividades de fin de año y la llegada de la variante ómicron han pasado factura, pues en un mes los casos migraron de 582 a 3.572. Pese a ello, dicen las autoridades, la red hospitalaria aún no está colapsada.

Esta claridad, sin embargo, no se evidencia en el comportamiento ciudadano. Como palomas revolotean de un lado a otro cientos de personas en búsqueda de un testeo que les permita salir de dudas y saber, de una vez por todas, si les tocó recibir el año nuevo en compañía de un virus que, hasta el 3 de enero, tenía a 159 pacientes en Unidades de Cuidado Intensivo (UCI).

Las filas que en el cierre de año escasearon en los principales puntos de vacunación hoy colman las aceras de los centros médicos e instituciones que prestan el servicio de pruebas. Previo al puente de Reyes Magos, otra de las fechas en que aumentan las aglomeraciones de personas, laboratorios en Envigado, Sabaneta y Medellín parecen centros de peregrinación.

Y es que aunque muchos se descuidaron en diciembre, y bajaron el uso del tapabocas y el distanciamiento en los festejos del 24 y el 31, la variante ómicron parece tener a más de uno preocupado. Bien han detallado las autoridades departamentales que esta es más contagiosa que la delta y la mu, por lo que la escalada de casos estaría directamente relacionada con su llegada al país, hace casi 15 días.

Lo que dicen las cifras, con corte al 3 de enero pasado, es que de un total de 951 camas UCI habilitadas en Antioquia, 823 se encuentran ocupadas. La minucia, no obstante, permite advertir que de estos pacientes solo el 36,2% padece covid; el 63,8% restante se encuentra recibiendo estos cuidados por cuenta de accidentes de tránsito, quemaduras y otras enfermedades.

Esta instantánea no es para relajarse, afirma Leopoldo Giraldo, gerente para la gestión del covid en Antioquia. Al contrario: el parte para la ciudadanía es que el pico por ómicron puede tomar más de 15 días, por lo que hay que afinar cuidados, insistir en la vacunación y habilitar las camas UCI y de cuidados intermedios que la demanda implique.

En sus palabras, la red hospitalaria local está lista para comenzar a expandirse, como lo hizo en mayo del año pasado cuando el número de UCI llegó a 1.474. Pese a ello, aclara Carlos Valdivieso, presidente del Colegio Médico de Antioquia, habrá que suplir una necesidad que no es menor: la disponibilidad de personal de la salud para atender la camas que se habiliten.

ASÍ MARCHA ANTIOQUIA EN CASOS COVID

Deslice hacia los lados

Haga zoom con el scroll

Lesion

Mirada a detalle

Giraldo es categórico al afirmar que el panorama epidemiológico no se le ha salido de las manos al departamento. Pese a las percepciones ciudadanas, entre septiembre y octubre la media de pacientes covid en cuidados intensivos fue de 130, según sus cuentas. Actualmente, dice el gerente, la media es de 150 casos. “Esto todavía nos permite holgura, por lo que la angustia por las UCI es manejable”.

En ello coincide Valdivieso, quien explica que el pico por ómicron será de rápida subida y similar bajada, como ha ocurrido en otros países. Este asevera que en unas dos semanas se superará el pico y que la capacidad de respuesta de la red hospitalaria dependerá de la habilitación y traslados de las camas que ya fueron adquiridas.

Mediante acercamientos a las IPS se ha ido tanteando este terreno, complementa Giraldo. El funcionario detalla que, en conversación con algunas entidades, se ha concebido la activación de 150 camas UCI en el corto plazo para atender la contingencia. Estas, sin embargo, no operarán de un día para otro, pues ponerlas a punto no es sencillo.

Si bien se cuenta con el recurso físico, Giraldo expone que, una vez se decida ensanchar la capacidad de camas de una institución, deben entrar en operación varias de ellas debido a la tipología de pacientes que allí reciben cuidados. Además, como en el momento la ocupación llega al 86,4% (margen de maniobra del 13,6%), “no funcionan un montón de camas para que estén desocupadas”.

El equipamiento ya se tiene: ventiladores, bombas de infusión, camas y espacio físico. El punto crítico, agrega Valdivieso, podría ser el talento humano. Hay instituciones que, por el contagio de sus profesionales, no pueden prestar estos servicios a plenitud. Ahí es donde vendrán los costos y las gestiones para ensanchar la atención.

Por el momento, las recomendaciones no varían: optar por consultas asistidas mediante telemedicina y promover el trabajo remoto, si es posible, para evitarle presiones a la red hospitalaria. Rita Almanza, de la Secretaría de Salud de Medellín, extendió esta invitación, tras confirmar que ayer la positividad en la ciudad pasó de 18% a 21%, con 1.947 casos confirmados.

La EPS Sura también se sumó al llamado. Mediante un comunicado explicó que las filas y retrasos en los testeos se relacionan con el incremento de contagios por el nuevo pico. Y recomendó el aislamiento, en caso de aparecer síntomas asociados a la enfermedad. El parte oficial se mantiene en que, por ahora, la red hospitalaria tiene cómo asumir este nuevo desafío.

Edison Ferney Henao Hernández

Periodista y politólogo en formación. Aprendo a escribir y, a veces, hablo sobre política.

.