<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 27 septiembre 2021

Concejales del CD, divididos entre Uribe y Quintero

  • Los Concejales del Centro Democrático quedaron en medio de la pelea entre Álvaro Uribe y Daniel Quintero.
    Los Concejales del Centro Democrático quedaron en medio de la pelea entre Álvaro Uribe y Daniel Quintero.
  • Los Concejales del Centro Democrático quedaron en medio de la pelea entre Álvaro Uribe y Daniel Quintero.
    Los Concejales del Centro Democrático quedaron en medio de la pelea entre Álvaro Uribe y Daniel Quintero.

La posición de la bancada en pleno no coincide con las posturas en relación con la alcaldía.

Mientras que el expresidente Álvaro Uribe y el alcalde Daniel Quintero ventilan sus peleas, la bancada del Centro Democrático en el Concejo de Medellín vive una división menos pública porque sus ocho integrantes (Sebastián López, Nataly Vélez, Simón Molina, María Paulina Aguinaga, Alfredo Ramos, Gabriel Dib, Lina García y Albert Corredor) no reman hacia el mismo lado.

Aunque esto ha generado encontrones internos, entre ellos existe un acuerdo tácito de respetar la libertad de cada uno al votar proyectos o sentar posturas sobre la gestión de la alcaldía. En casos de más envergadura, tratan de concertar decisiones en bloque.

Algunas de estas tienen previo concepto de Uribe. Por ejemplo, cuentan que les pidió votar negativo al debate que, en abril pasado, hundió el proyecto con el que el Quintero quería cambiar el aeropuerto Olaya Herrera de establecimiento público a empresa comercial e industrial del estado.

Esto explicaría por qué Corredor, paradójicamente coordinador de ponentes de este proyecto, fue el único de los 21 corporados que se abstuvo de votar: no se inclinó por el no, como lo hicieron sus otros siete compañeros, ni por el sí, pese a haber defendido la propuesta con insistencia. No obstante, según el concejal, Uribe es respetuoso y nunca le ha manifestado prevención alguna: “Nunca pasaría encima de nadie para imponer una posición”.

Lo claro es que la colectividad del CD, mayoritaria en la corporación, no ha tenido en su totalidad el mismo contrapeso que tiene Uribe hacia el alcalde. Al inicio del actual gobierno local, el partido se declaró independiente, fuera de la coalición del 61% que logró un Quintero recién elegido, pero también al margen de la oposición. El fin era votar cada proyecto de forma particular según intereses de la ciudad.

¿Qué evidencia la bancada?

El primer semestre de 2020 estuvo marcado por un apoyo casi general del partido uribista a Quintero, pero este se resquebrajó en algunos integrantes por hechos como la crisis de EPM y la renuncia masiva de su junta directiva en agosto de ese año. Ramos, quien asumió por estatuto de oposición, Molina y Dib se han mostrado férreos opositores hasta hoy.

En septiembre de 2020, el partido se declaró en “oposición propositiva” al considerar que la alcaldía estaba acudiendo a “descalificaciones y señalamientos generalizados, ligeros y mediáticos a empresarios” alrededor de la polémica por la contingencia en Hidroituango. Sin embargo, sus integrantes seguirían apoyando proyectos como el Metro de la 80 y otros que consideraran fundamentales en la ciudad.

En ese entonces quedó constancia de que Corredor acató la decisión pese a que tenía el deseo de seguir en la independencia. Él es uno de los que ha demostrado su apoyo a la administración de forma más directa; es antiguo amigo de Quintero y de personas de su círculo cercano, como Esteban Restrepo y Juan Pablo Ramírez, secretarios de Gobierno y de Inclusión Social, respectivamente. No obstante, recalcó que su labor es independiente de quién gobierne. “Yo hablo por mí, ¡qué tal yo creerme vocero del presidente Uribe o del alcalde Quintero!”, dijo.

Otros concejales del CD que se han mostrado afines al alcalde son Vélez y García. Por su lado, López y Aguinaga han mantenido una postura ambivalente. Ella, una de las concejalas más críticas en la alcaldía de Federico Gutiérrez, ha estado más silenciosa en esta administración; él ha sido moderado en criticar a la alcaldía pese a que en los últimos dos meses ha dejado ver una postura más contradictora, aun cuando no es definitiva.

En la práctica el CD no ha tenido oposición férrea conjunta. “Es evidente que algunos han estado con el gobierno desde el primer día. Eso se demuestra en la votación que hacen en el concejo, y en la defensa de los proyectos del gobierno”, anotó Ramos.

Esta situación llevó, incluso, a la renuncia de Dib, quien se despide de la corporación el próximo 2 de octubre, cansado de que cuatro de sus compañeros no tuvieran posiciones firmes de control político. “Hay unos que son uribistas para la foto, pero que son quinteristas en esencia”, dijo.

El expresidente ha mostrado su descontento con esta desconexión. En febrero de este año les recordó en Twitter el carácter de oposición del CD y que no tenían autorización del partido para participar en el gobierno municipal.

Más recientemente llamó la atención a los concejales de la colectividad que viajaron a México por invitación de EPM para conocer Ticsa, la filial de la compañía en ese país. Molina, uno de los asistentes (también fueron García, Corredor y López), expresó arrepentirse de haber ido por la polémica que ello despertó, aunque cree que es necesario conocer las inversiones de la empresa para ejercer control político.

Los últimos enfrentamientos de Uribe y Quintero, con denuncia incluida ante la Fiscalía por presuntos actos de corrupción en la Alcaldía de Medellín, son para algunos una forma de sentar posición y podría tensar más la situación de los corporados, algunos de los cuales no se han pronunciado con contundencia sobre el hecho.

Se espera también que llegue Julio González, el reemplazo de Dib y que se constituye como un radical opositor a Quintero: es uno de los líderes de la revocatoria en su contra. El concejal anunció que convocará unión en el Concejo, sin importar partidos, para lograr contrapeso frontal hacia lo que considera desaciertos en la gestión del alcalde.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS debate de une, otro tema difícil

El aplazado debate para la enajenación que busca la Alcaldía de las acciones que EPM tiene en UNE e Inversiones Telco Medellín será otro punto álgido para la bancada del CD, pues Uribe se inclina por una votación negativa. Esto complicaría las cosas para los concejales que tengan la intención de darle el sí a la venta; Albert Corredor y Lina García están entre el equipo de ponentes. Queda el interrogante sobre si el expresidente dará instrucciones a la colectividad para tomar una decisión en bloque, lo que podría hundir el proyecto, teniendo en cuenta que es probable que Daniel Carvalho, del movimiento Todos Juntos; Daniel Duque, de Alianza Verde; y Dora Saldarriaga, de Estamos Listas, voten en contra de la iniciativa.

.