<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 21 diciembre 2021

Con microalgas mejoran el aire dañino de Medellín

Invento paisa reduce el 60% de los contaminantes en espacios cerrados. El prototipo ganó importante concurso en Francia.

  • En la imagen, el prototipo y sus creadores: los ingenieros civiles Simón Gómez y Diana Márquez; Juan Pablo Henao, ingeniero ambiental; y Juan José Jaramillo, ingeniero biomédico y mecatrónico. FOTOS cortesía
    En la imagen, el prototipo y sus creadores: los ingenieros civiles Simón Gómez y Diana Márquez; Juan Pablo Henao, ingeniero ambiental; y Juan José Jaramillo, ingeniero biomédico y mecatrónico. FOTOS cortesía
  • En la imagen, el prototipo y sus creadores: los ingenieros civiles Simón Gómez y Diana Márquez; Juan Pablo Henao, ingeniero ambiental; y Juan José Jaramillo, ingeniero biomédico y mecatrónico. FOTOS cortesía
    En la imagen, el prototipo y sus creadores: los ingenieros civiles Simón Gómez y Diana Márquez; Juan Pablo Henao, ingeniero ambiental; y Juan José Jaramillo, ingeniero biomédico y mecatrónico. FOTOS cortesía

En abril de 2020, en plena cuarentena, Medellín sufrió la última gran contingencia en cuanto a la calidad del aire. Para entonces, la ciudad tardó 36 días para volver a tener niveles aceptables de contaminación. Entonces, ante la turbiedad de los cielos, un grupo de estudiantes de la Universidad EIA se dio a la tarea de diseñar un aparato que pudiera contribuir para mejorar el aire. Y el trabajo ya dio frutos: recibieron el premio Ingeniería del Futuro, en Francia, siendo los primeros extranjeros en ganarlo.

Juan José Jaramillo, ingeniero mecatrónico y biomédico, cuenta que la idea del aparato se le ocurrió a Juan Pablo Henao, uno de los cuatro investigadores que desarrollaron el equipo. Se sentaron a ver cómo, desde sus profesiones, podían ayudar a mejorar la calidad del aire. A Henao, que es ingeniero ambiental, se le ocurrió que con microalgas podrían conseguir ese fin.

Utilizaron Scenedesmus, una especie de microalga endémica del Valle de Aburrá. Resulta que estas pequeñas plantas se alimentan de partículas PM 2.5 y CO2. Las PM 2.5 son las más dañinas para la salud humana y su presencia es la que prende las alarmas de las autoridades ambientales.

Cuando hacen la fotosíntesis, las microalgas se alimentan del CO2 y de las PM 2.5. Un tanque con ellas, que a la larga es el invento que llevó a Francia a los ingenieros, reduce el 60% del material contaminante dentro de un espacio cerrado. “Es un aporte vital a la salud en la ciudad. Las personas pasan la mayoría del tiempo en espacios cerrados. Nosotros lo hemos instalado en nuestras casas y notamos cómo respiramos un aire mucho más sano”, explica el ingeniero.

Por ahora, la idea es que el aparato sea utilizado en edificios públicos, aunque aún no se ha hecho contacto con las alcaldías. En este momento, los cuatro inventores están desarrollando un segundo prototipo que participará en el premio internacional Challenge Make the City.

La idea es que el aparato salga a la venta el otro año para que la gente lo pueda ubicar en su casa, con un costo estimado de $150.000. Los inventores están buscando que el mantenimiento necesario sea mínimo

$150
mil costaría el prototipo que limpia el aire. Se comercializaría desde 2022.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES mal aire durante el fin de semana

Aunque diciembre no es uno de los meses en los que se registran contingencias por la calidad del aire en el Aburrá, este fin de semana varias estaciones del Sistema de Alertas Tempranas se pintaron de naranja, convención que da entender que el aire es dañino para la salud de grupos sensibles. La de ahora tiene que ver con que actualmente se presenta una reducción en la radiación solar, causada por la cobertura de nubes y vientos provenientes del occidente del país, lo que ha generado una atmósfera estable y más estática. Ayer mejoró la calidad del aire.

.