<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Síguenos en:
Antioquia | PUBLICADO EL 18 noviembre 2021

Le responden a Pérez sobre auditoría forense

  • Enrique Posada recuerda que toda decisión en Hidroituango fue consultada y revisada por EPM. FOTO Juan Antonio Sánchez
    Enrique Posada recuerda que toda decisión en Hidroituango fue consultada y revisada por EPM. FOTO Juan Antonio Sánchez
  • Enrique Posada recuerda que toda decisión en Hidroituango fue consultada y revisada por EPM. FOTO Juan Antonio Sánchez
    Enrique Posada recuerda que toda decisión en Hidroituango fue consultada y revisada por EPM. FOTO Juan Antonio Sánchez

La auditoría forense que realizó la firma Jahv McGregor S.A.S para EPM en el caso Hidroituango, fue un tema candente durante varios días. Políticos y técnicos de todas las ramas en Medellín comentaron sobre el mismo y uno de ellos fue el exgobernador Luis Pérez, quien en una columna publicada en el portal Kien y Ke dijo: “La auditoría forense a Hidroituango, contratada por EPM, dictamina que la Tragedia humana, ambiental y económica de Hidroituango fue causada”.

Ante esta y otras afirmaciones, en las que se desglosan las conclusiones del informe, el ingeniero Enrique Posada le respondió al exgobernador Pérez —ingeniero de profesión—: “La auditoría, por lo que he conocido, no allegó evidencia válida y suficiente. Se basó en estudios previos realizados por otros”.

En primer lugar, Posada destaca que dicho informe forense, según los lineamientos de la firma, tienen un énfasis en lo económico, en lo ilícito, en lo ilegal, en usar los hallazgos para que las autoridades cuenten con elementos de juicio al encontrar presuntos culpables, lo que ya marcaría un derrotero, casi una predisposición. El problema que señala el ingeniero es que la auditoría —“por lo que he conocido”—, no allegó evidencia válida y suficiente. Se basó en estudios previos realizados por otros.

Es así como Enrique Posada llega —entre varias— a las siguientes conclusiones:

“En el hallazgo uno se afirma que la GAD solo tenía capacidad de evacuar 1.200 m3/s. Acá hay una confusión en el uso de los datos de diseño; ese caudal se refiere al diseño del sistema de ataguías para desviar el agua por la GAD, no a la capacidad hidráulica de la misma, la cual era de 4.700 m3/s, para un período de retorno de 50 años. Además, sí estaba diseñada para trabajar a presión, cosa que es normal para este tipo de túneles de desvío.

Con relación al hallazgo dos, la auditoría forense encuentra a EPM culpable de no atender la recomendación del Board de Asesores Internacionales sobre la GAD. En este sentido hay que hacer un análisis completo del proceso de discusiones, aprobaciones y recomendaciones. Si bien hubo cuestionamientos registrados en acta, al inicio del análisis de este asunto, en sucesivas reuniones y actas, los miembros de este Board avalaron los diseños de la GAD y estuvieron incluso al tanto de los análisis de la operación realizados mediante modelo hidráulico reducido en la Universidad de Paraná, Brasil (Laboratorio LACTEC).

En cuanto al hallazgo cuatro, que al parecer señala como culpable al Consorcio Constructor, a la Interventoría y a la Asesoría, de la mala construcción de la GAD, esto en ausencia de EPM, por no instalar losa de piso en la GAD, hay que observar que toda decisión era y es formalmente tomada por EPM, que es estricta en sus revisiones y aprobaciones. No hay evidencia de la existencia de instrucciones de parte de EPM, constructor del proyecto, de colocar losa de piso en toda la extensión de la GAD, ni reproche de lo contrario. En los informes de seguimiento de la construcción por parte de los Reaseguradores no se menciona esto como una falencia.

La construcción de la GAD recogió la experiencia previa de casi 30 km de túneles excavados en la misma montaña. No se puede concluir que, dado que los diseños del soporte de la GAD no son exactamente iguales a los de los túneles originales, los de esta GAD son defectuosos. En cuanto a que los planos fueron entregados dos años después de construida la GAD y siete meses después del colapso, debe entenderse que estos son planos de obra terminada, y no los planos originales del diseño, los cuales necesariamente fueron utilizados para la construcción de las obras”.

Para Posada, contemplar el informe forense como una fuente absoluta de la verdad, es peligroso, pues está basado en información ya recaudada y, al parecer, está basado en preconceptos. El tema está servido.

Este es el texto completo en el que el ingeniero Enrique Posada le respondió al exgobernador Luis Pérez:

ANTE LOS ERRORES DENUNCIADOS EN HIDROITUANGO


En reciente artículo el señor exgobernador, ingeniero Luis Pérez Gutiérrez ha comentado algunos hallazgos de la auditoría forense contratada por EPM para el proyecto Hidroituango. De alguna manera al leer sus comentarios se puede deducir que para él tal informe de auditoría es un dictamen sobre las causas que dieron origen a la contingencia del proyecto.

Al respecto debo señalar que este es un asunto sujeto a diversas controversias y a varias lecturas. Hay que señalar que la firma colombiana Jahv McGregor S.A.S. al hacer auditorías forenses utiliza, en principio, el enfoque que expone en su página web, que es el siguiente:

Esta auditoría (Forense), consiste en la realización de un análisis forense, acorde con las especificaciones indicadas por la compañía, utilizando la metodología “Investigation and Risk” (I&R). Este trabajo, incluye la exploración o examen crítico de las actividades, operaciones y hechos económicos, incluidos sus procesos integrantes, a través del uso de procedimientos técnicos, con los cuales se busca determinar la ocurrencia de hechos ilícitos, relacionados con el aprovechamiento ilegal de los bienes y recursos o su desviación.

Tales procedimientos tienen por fin, obtener evidencia válida y suficiente, para ser usada ante las autoridades jurisdiccionales con indicación de los posibles responsables y su nivel de participación.

Se aprecia el énfasis en lo económico, en lo ilícito, en lo ilegal, en usar los hallazgos para que las autoridades cuenten con elementos de juicio al encontrar presuntos culpables. Naturalmente que ello implica, como se señala, que la evidencia sea válida y suficiente.

En un evento como el sucedido en Hidroituango, naturalmente, existen motivaciones para encontrar culpables y responsables, algo que se facilita cuando ya ocurrió el problema y se está resolviendo, ante la mirada de todo el país; cuando se hace el análisis de lo que se pudo haber hecho y no se hizo.

En mi parecer la auditoría, por lo que he conocido, no allegó evidencia válida y suficiente. Al examinar el trabajo realizado, no se aprecia que se haya hecho un nuevo estudio de las causas de la contingencia. Lo que se observa es que se basó en estudios previos realizados por otros, por lo que en realidad tal informe, y los comentarios que el señor exgobernador deduce del mismo, no aportan elementos nuevos, válidos y suficientes, para dictaminar. Al emplear esta metodología, esta auditoría tiende a contribuir a una interpretación discutible de los hechos presentados en el proyecto y no se la puede considerar como un dictamen.

Uno de los elementos más controversiales de esta auditoría y que da lugar a muchas dudas, es que se hizo a espaldas de las entidades y personas que pueden aparecer como los posibles responsables. Tengo entendido que tales presuntos responsables no fueron tenidos en cuenta en el proceso “Investigation & Risk”, algo que me parece como fundamental ante hechos controversiales. Según lo que se ha conocido, el mismo documento que reporta los resultados, es confidencial y a él no han podido acceder los diferentes agentes implicados. En cambio, sí se han divulgado resúmenes o información, y al parecer se ha permitido a algunas personas, críticas de las entidades involucradas en el proyecto, el tener acceso a estos informes, mientras a los implicados se les niega el acceso a los mismos. Esto crea dudas para un observador externo.

En esto veo el riesgo de sacar conclusiones, sin tener en cuenta todos los elementos que aporten seriedad y un análisis equilibrado, sin tener en cuenta el elemental principio de la confrontación integral con los hechos, con los documentos, con la evidencia experimental, con las entidades y personas que intervinieron en todos los niveles. Es preocupante que se ha tratado en atribuir el siniestro a errores de diseño durante la etapa de construcción, que de entrada perjudicaban seriamente la reclamación de los seguros. Insistir en eso, sin llegar a la validación exhaustiva y concluyente, me parece una gran imprudencia de parte de quienes tienen un deber superior con EPM y la ciudadanía de Medellín, Antioquia y el país entero.

Dicho lo anterior y dado que se ha hecho una lista de errores y hallazgos encontrados por la auditoría forense, creo que vale la pena examinarlos desde otros puntos de vista, para mostrar que se trata de análisis controversiales y no son el resultado de análisis válidos y suficientes.

En el Hallazgo Uno se afirma que la GAD solo tenía capacidad de evacuar 1.200 m3/s. Acá hay una confusión en el uso de los datos de diseño; ese caudal se refiere al diseño del sistema de ataguías para desviar el agua por la GAD, no a la capacidad hidráulica de la misma, la cual era de 4.700 m3/s, para un período de retorno de 50 años. Además, sí estaba diseñada para trabajar también a presión, cosa que es normal para este tipo de túneles de desvío.

Con relación al Hallazgo Dos, La Auditoría Forense encuentra a EPM culpable de no atender la recomendación del Board de Asesores Internacionales sobre la GAD. En este sentido hay que hacer un análisis completo del proceso de discusiones, aprobaciones y recomendaciones. Si bien hubo cuestionamientos, registrados en acta, al inicio del análisis de este asunto, en sucesivas reuniones y actas, los miembros de este Board avalaron los diseños de la GAD y estuvieron incluso al tanto de los análisis de la operación realizados mediante modelo hidráulico reducido en la Universidad de Paraná, Brasil (Laboratorio LACTEC).

El comentario del Hallazgo Cuatro que al parecer señala como culpable al Consorcio Constructor, a la Interventoría y a la Asesoría, de mala construcción de la GAD, ya que, en mesa de trabajo de Contratistas de Obra, de Interventoría y Asesoría, en ausencia de EPM, se tomó la decisión de disminuir las especificaciones técnicas de la losa de piso del Túnel o GAD. Acá hay que observar que más allá de que a los diferentes comités del proyecto asistieran o no representantes de EPM, toda decisión era y es formalmente tomada por dicha entidad, que es estricta en sus revisiones y aprobaciones. No hay evidencia de la existencia de instrucciones de parte de EPM, constructor del proyecto, de colocar losa de piso en toda la extensión de la GAD, ni reproche de lo contrario. La construcción de esta galería tomó muchos meses, como para que EPM no se hubiera dado cuenta de que no se estaba instalando losa en todo el piso de la GAD en contra de sus exigencias. Por otra parte, el hecho de que en algunos lugares del piso de la GAD no se haya aplicado losa no ha sido demostrado, concluyentemente, que haya sido la causa del colapso. De hecho, los estudios al respecto reconocen el alto grado de incertidumbre y la falta de evidencias concluyentes al respecto. No debería darse por cierto que la GAD debía tener losa de piso en toda su longitud, cosa que no es cierta desde el punto de vista de la ingeniería. En los informes de seguimiento de la construcción por parte de los Reaseguradores no se menciona esto como una falencia.

Como Hallazgo Cinco, se menciona que la Auditoria Forense dictamina culpable al Consorcio Generación Ituango, por mal diseño de la GAD ya que su diseño no contempló el revestimiento de piso para su construcción a pesar de las reiteradas recomendaciones de la mesa de trabajo. Se asevera que el Consorcio Asesor omitió las recomendaciones de losa de piso para toda la GAD, y esta es una de las causas del colapso. En este sentido, según mis consultas, después de los correspondientes análisis técnicos se concluyó que la losa podía eliminarse en algunos tramos, en los cuales la calidad de la roca hacía que esta no fuera erosionable por la acción del flujo. No obstante, en los tramos excavados en terreno de mala calidad geomecánica se conservó el criterio de disponer de losa de piso.

Como Hallazgo Siete se menciona que el Consorcio Generación Ituango ...(i) Omitió brindar recomendación al tratamiento de la Cizalla identificada (ii) Redujo las especificaciones técnicas del tratamiento de soporte del macizo rocoso (III) entregó los planos de la GAD dos años después de construido y siete meses después del colapso. Al respeto es claro y está demostrado en los documentos contractuales y diseños, que el Consorcio Generación Ituango sí especificó adecuadamente el tipo de tratamiento que debía darse a las zonas con cizallas. Además, los túneles de desviación originales y la GAD, aunque con iguales secciones transversales, tienen coberturas de roca y otras diferencias operativas. Además, la construcción de la GAD recogió la experiencia previa de casi 30 km de túneles excavados en la misma montaña. No se puede concluir que, dado que los diseños del soporte de la GAD no son exactamente iguales a los de los túneles originales, los de esta GAD son defectuosos. En cuanto a que los planos fueron entregados dos años después de construida la GAD y siete meses después del colapso, debe entenderse que estos son planos de obra terminada, y no los planos originales del diseño, los cuales necesariamente fueron utilizados para la construcción de las obras. Esta es una situación completamente normal y no representan ninguna anomalía. Los denominados “Planos as built” o planos de obra terminada se elaboran después de terminadas las obras y registran todas las características de la obra tal como fue finalmente construida. Esto es normal en muchas obras de ingeniería.

Como señala el señor exgobernador, para opinar bien es necesario serenidad y estudio. Por ello hay que aplicar esta máxima siempre, especialmente en temas de alta complejidad, para no incurrir en errores de análisis. Uno de los asuntos a considerar es que todas las entidades relacionadas, EPM, contratistas, diseñadores, interventores, cuentan con sistemas de calidad certificados, rigurosos y vigilantes de los procesos. Por ello hay que ser prudentes y justos al momento de dictaminar. Es un principio de toda auditoria que hay que examinar las no conformidades con la participación directa de los calificados como presuntos responsables y no solamente de los auditores, y con base en hallazgos basados en evidencias sujetas a discusión y no expuestas unilateralmente.

Como también se ha señalado, Hidroituango es, quizás, el proyecto más complejo que haya tenido Colombia. Desafortunadamente se dio la contingencia. Pero se avanza decididamente y con éxito, para sacarlo adelante; en él están en función muchas cosas extremadamente importantes para el país. Por ello al momento de dictaminar concluyentemente, declarando como culpables a los que ahora lo sacan adelante resolviendo desafiantes retos, es conveniente tener conocimiento especializado en temas de planeamiento, diseño y construcción de proyectos hidroeléctricos de gran magnitud. Y sin duda, tener en cuenta a los calificados como presuntos responsables al dictaminar.

.