<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

“Lo que hicimos fue evitar un incumplimiento de EPM”: vicepresidenta de Finanzas

La VP de Finanzas explica la movida de la empresa para prepagar al BID USD 450 millones.

  • “Lo que hicimos fue evitar un incumplimiento de EPM”: vicepresidenta de Finanzas
  • Además de la incertidumbre por Hidroituango, EPM fue cuestionada el año pasado por el incremento de sus gastos de funcionamiento y su deuda. Empresa defiende sus finanzas. FOTO Juan Antonio Sánchez y Cortesía
    Además de la incertidumbre por Hidroituango, EPM fue cuestionada el año pasado por el incremento de sus gastos de funcionamiento y su deuda. Empresa defiende sus finanzas. FOTO Juan Antonio Sánchez y Cortesía
02 de enero de 2022
bookmark

Luego de atravesar uno de los años más turbulentos de su historia, marcados por la incertidumbre que embargó al proyecto de Hidroituango y un agitado panorama político, EPM arrancó el 2022 con el reto de poner a generar esa megaobra a mediados de este año.

Arrastrando críticas por el incremento de sus gastos de funcionamiento, el comportamiento de su deuda y problemas reputacionales con algunas calificadoras de riesgo, la empresa se alista para invertir un presupuesto de $21,8 billones.

En diálogo con EL COLOMBIANO, Martha Lucía Durán Ortiz, vicepresidenta ejecutiva de Finanzas e Inversiones de EPM, hizo un repaso por la situación financiera de la empresa.

En el diálogo, la alta ejecutiva defendió el manejo de la compañía en los últimos dos años, se refirió a cómo se estructuró el prepago de la deuda al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuál será la estrategia para garantizar la liquidez de la compañía luego del mismo y cuáles son las perspectivas de cara al 2022.

¿Cuál es el balance de las finanzas de EPM en 2021?

“El desempeño de las finanzas de EPM durante el último año y la proyección de nuestro presupuesto en 2022 ha sido muy buena. El comportamiento hidráulico ha favorecido el comportamiento de nuestros negocios. Hemos podido generar bastante energía, que ha permitido mejorar los ingresos y tener que hacer menos compras en el mercado. Eso ha permitido un muy buen comportamiento.

Nuestros ingresos están creciendo en el 7% y a esa misma tasa están creciendo los costos y los gastos, también en el 7%. El EBITDA ha tenido una tasa anual de crecimiento de 10% durante los últimos años y eso ratifica el buen comportamiento financiero de la empresa”.

Uno de los cuestionamientos que cayeron sobre la empresa fue el incremento de los gastos de funcionamiento, de un 16% más en comparación con el año anterior. ¿Por qué se dio esa situación?

“De 2021 a 2022, estimamos que nuestros ingresos van a crecer en el 7%. Y el total de nuestros costos y gastos va a ser por ese mismo nivel.

El incremento en esos costos obedece a que vamos a tener un fuerte componente de mantenimiento en centrales, obras subacuáticas e inspecciones de presas, unas tareas que teníamos ya programadas para garantizar la operación. Pero nosotros no estamos ni incrementando nómina, ni hay un rubro que explique ese incremento. La generación ha sido muy buena este año y acorde con eso también crecen nuestros costos y nuestros gastos”.

Usted habla de un buen balance en 2021, un factor que también ha sido mencionado desde la administración municipal como explicación para que la empresa pudiera prepagar el crédito que tenía con el BID Invest. ¿Ese pago cómo se hizo?

“Dentro de ese contrato de crédito nosotros teníamos que cumplir con unos hitos constructivos y varios compromisos. Uno de ellos era el de tener al 30 de noviembre los contratos de obra principales prorrogados.

A partir del fallo de segunda instancia de la Contraloría hicimos varias solicitudes al BID, manifestándoles que, a esa fecha, nos era imposible cumplir con esa condición y solicitamos una dispensa, diciéndoles que nos dieran un mes más, hasta el 31 de diciembre. Sin embargo, el BID nos informó que para ellos había gran incertidumbre en el proyecto y que no nos iban a dar el plazo que nosotros estábamos solicitando hasta diciembre. Como sabe la opinión pública, eso era muy complejo porque teníamos que resolver el tema jurídico con los contratistas. Entonces ahí fue que decidimos tomar esa decisión, para no incurrir en un incumplimiento de nuestras obligaciones financieras”.

Pero, ¿de dónde salieron los recursos?

“Antes de la pandemia, la caja mínima que tenía EPM para operar era de entre $250.000 y $300.000 millones. Después de la pandemia, ante la incertidumbre, decidimos aumentarla a $800.000 millones.

Además de la pandemia, también había incertidumbres por Hidroituango, sobre todo si no obteníamos una dispensa por parte del BID o si algún banco decidía no continuar en el proyecto. Entonces decidimos fortalecer nuestra capacidad y trajimos unos recursos de las filiales, unos créditos intercompañía que también los pagaron en otras filiales. Por otro lado, desde febrero veníamos solicitando al Ministerio de Hacienda una autorización para créditos de tesorería hasta por $1,8 billones. Esa autorización el Ministerio nos la dio en septiembre y desde entonces empezamos a estructurar esas operaciones para poder tener caja suficiente ante la incertidumbre que se tenía”.

Entonces, ¿se hizo todo eso para poder prepagar el BID?

“No, es erróneo pensar que ese crédito o los créditos de tesorería se hicieron para prepagar el BID, no es cierto. Nosotros prepagamos con recursos de generación interna y de caja propia, no tomando mayor endeudamiento. Tenemos una caja que supera los $3 billones, lo cual, al hacer el prepago, no vemos que tengamos una afectación directa en nuestras operaciones o en nuestro plan de inversiones de corto plazo o que nos vayamos a quedar sin la caja suficiente mínima ante cualquier eventualidad.

Obviamente no es una buena noticia. Son recursos con los que nosotros contábamos, pero lo que hicimos fue evitar un incumplimiento por parte de EPM y honrar nuestros compromisos”.

Luego del pago anticipado al BID, ¿cómo se mitigará el impacto y se garantizará la operación en 2022?

“Seguramente el otro año será retador, ya que tenemos un plan de inversiones muy ambicioso, incluyendo las inversiones de Ituango, y confiamos que los recursos de la venta de UNE van a entrar y que con la caja que tenemos y con las operaciones que tenemos, de crédito, con algunos sondeos que hemos hecho con algunos bancos comerciales, vamos a tener los recursos suficientes para operar y emprender nuestro plan de inversiones”

El empleo que busca está a un clic

Te puede interesar

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*