<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Antioquia | PUBLICADO EL 10 noviembre 2020

Espera por las cenizas de los difuntos abre debate en el Aburrá

  • Con corte de cifras al 6 de noviembre, según la Gobernación, han muerto 3.393 personas por covid-19 en Antioquia y se registran 180.520 ciudadanos contagiados. FOTO juan antonio sánchez
    Con corte de cifras al 6 de noviembre, según la Gobernación, han muerto 3.393 personas por covid-19 en Antioquia y se registran 180.520 ciudadanos contagiados. FOTO juan antonio sánchez
  • Con corte de cifras al 6 de noviembre, según la Gobernación, han muerto 3.393 personas por covid-19 en Antioquia y se registran 180.520 ciudadanos contagiados. FOTO juan antonio sánchez
    Con corte de cifras al 6 de noviembre, según la Gobernación, han muerto 3.393 personas por covid-19 en Antioquia y se registran 180.520 ciudadanos contagiados. FOTO juan antonio sánchez
Por nelson matta colorado

Hugo Gómez Sánchez era muy saludable, sin ninguna enfermedad de base a sus 68 años. Solía decir, de acuerdo con su hermana Piedad, que viviría muchos años, porque nada le dolía.

“Él se cuidaba mucho, usaba tapabocas, cumplía los protocolos de higiene”, recordó ella. Cuando llegaba a su casa en Bello, el pensionado se quitaba la ropa, la metía a la lavadora y entraba a la ducha.

Por eso nadie se explica cómo se contagió de covid-19, solo que comenzó con malestar, falta de apetito e insomnio. “Yo debo tener otra cosa, no coronavirus”, repetía, hasta que a los 15 días la congestión pulmonar lo llevó al colapso.

Una ambulancia lo transportó de urgencia al hospital y durante otras dos semanas dio la pelea en cuidados intensivos. Soportó cinco paros respiratorios, hasta que el pasado 25 de octubre entregó su alma a ese viaje a lo desconocido que llamamos muerte.

La funeraria Campos de Paz asumió la cremación, y cuando los dolientes iban a reclamar las cenizas, “nos dijeron que no podían dárnoslas hasta dentro de 20 días, por bioseguridad, porque si había una velación, los familiares que estuvieron cerca de mi hermano podrían contagiar a otros. En ese momento, la esposa de él tenía covid y estaba aislada”, indicó Piedad.

El argumento de la empresa generó contrariedad en algunos allegados a Hugo. ¿Por qué, si otras funerarias entregan las cenizas de un día para otro?, se preguntaban.

“Uno entiende que son cosas para evitar los contagios, aunque está la angustia de no poderse celebrar una misa de inmediato, y que mientras eso no ocurra, él no va a descansar en paz. Eso es lo que uno se imagina”, contó Piedad.

A propósito de este caso, EL COLOMBIANO hizo un sondeo por 22 funerarias del Valle de Aburrá, encontrando que no hay un consenso sobre el periodo adecuado para la entrega de las cenizas. Algunas prometen hacerlo a las 24 horas, otras a los dos días y unas más a las dos semanas (ver el recuadro). ¿A qué se debe esta situación, que puede confundir a los deudos?

En Colombia, los procedimientos de este tipo están regulados por una guía del Ministerio de Salud, llamada Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por SarsCov2 (covid-19). El documento ya va por su quinta versión desde el inicio de la pandemia y ha modificado algunas ideas con el paso del tiempo; por ejemplo, al principio todo muerto de coronavirus o sospechoso, era cremado, mientras que hoy, aunque en menor proporción, se permite la inhumación, de acuerdo con la tradición cultural de los dolientes.

Noelba Flórez, líder de proyecto de Riesgos Ambientales de la Secretaría de Salud de Medellín, y encargada de los protocolos con cadáveres en la entidad, explicó que “la norma no especifica los tiempos para la entrega de cenizas”.

Adujo que la Secretaría hace un seguimiento de los protocolos de cerca de 30 funerarias y que, “a raíz de que hace dos meses hubo unas quejas porque se demoraban hasta 15 días para la entrega, les hemos explicado que la combustión completa del cuerpo elimina el virus. El énfasis que hacemos es frente a los empleados y los rituales, para que se respete el distanciamiento social y que las personas tomen las medidas sanitarias”.

Tiempos de entrega

Como la ley no lo precisa, cada empresa define en qué momento entregar los despojos. Carlos Ospina, gerente de Campos de Paz, señaló que “según la circunstancia, nuestro periodo de entrega puede ser de hasta dos semanas. Al principio hay gente que se disgusta, pero luego entiende”.

Relató que, para prevenir la propagación del virus, “las personas cercanas al fallecido de covid deben estar en aislamiento, y si están aislados, no debe haber contacto con el personal de la funeraria ni con otros familiares. Por eso la entrega no es inmediata, por responsabilidad con los empleados y clientes, y mientras tanto el cofre lo guardamos en un altar especial. Después de ese tiempo, lo entregamos y hacemos los rituales”.

No obstante, Ospina indicó que comprende las complejidades del duelo, por lo que ha buscado alternativas: “Si la familia asegura que hay uno de los seres queridos que no tuvo contacto reciente con el fallecido o su círculo cercano, se las podemos entregar de uno a cuatro días, según el caso”.

Isabel Arango, directora de la Unidad de Duelo de la funeraria San Vicente, dijo que su compañía entrega los restos entre 12 y 24 horas después de la cremación, y reconoció que el tiempo de ese trámite creó un debate en el que el gremio no se ha puesto de acuerdo.

“Con los casos de covid no tenemos cambios sustanciales frente a los demás fallecidos, salvo el autocuidado de la persona que hace la entrega, con tapabocas, alcohol y distanciamiento. La cuarentena de los familiares es algo que solo pueden determinar los epidemiólogos y el sector salud, no corresponde a las funerarias definirla; si ellos están en cuarentena, les llevamos la urna hasta la casa”, aseveró.

Arango hizo énfasis en que las quejas respecto al tiempo de entrega, plantean la discusión sobre qué está haciendo el sector fúnebre para ayudarles a los sufrientes en este momento. “Incluso el Ministerio adoptó otra postura: antes a todo muerto por covid lo cremaban, hoy la comunidad exigió que le dejaran ver a sus muertos, que le dejaran hacer rituales y enterrarlos, y el Ministerio ajustó esa situación en la última versión de su guía, permitiendo inhumaciones en algunos casos”.

Rodrigo Ospina, gerente de la funeraria San Juan Bautista, dijo que su firma entrega las cenizas entre 24 y 48 horas después de la combustión, “dependiendo de los turnos que haya en los hornos crematorios del Valle de Aburrá. Aunque no hemos tenido un colapso de esa capacidad, hubo un momento de la pandemia en que llegamos a tardar tres días en la entrega”.

Al margen de la polémica, Piedad afirmó que “nosotros estamos tranquilos, porque comprendemos la situación; esperamos las cenizas para el 13 de noviembre. El mensaje debe ser que las personas deben tomar en serio esta enfermedad. Mi hermano era muy sano, no creíamos que este virus le iba a destrozar el organismo, pero pasó”.

Entre 24 horas y 20 días se toman las funerarias del Valle de Aburrá para entregar restos de fallecidos por covid-19.

en definitiva

La norma de Minsalud no define los plazos de entrega de las cenizas de personas fallecidas por la covid-19, por lo que cada funeraria ajusta sus protocolos y sus tiempos. No hay unanimidad.

Contexto de la Noticia

PARA SABER MÁS plazos de entrega en el valle de aburrá

Entre el 5 y el 6 de noviembre pasados, este diario llamó a las líneas de atención de 22 funerarias del Valle de Aburrá. Al preguntar por el plazo de entrega de las cenizas de alguien fallecido por covid, esto contestaron:

- 24 horas: 11 funerarias.

- 36 a 48 horas: seis funerarias.

- Hasta tres días: dos funerarias.

- Hasta 10 días: una funeraria.

- De 14 a 20 días: dos funerarias.

Egresado de la U.P.B. Periodista del Área de Investigaciones, especializado en temas de seguridad, crimen organizado y delincuencia local y transnacional.

.