tendencias | Publicado el

Si quiere ser más ordenado en 2018, siga estos consejos

ElColombiano
ilustración Elena ospina

Salió tan de afán esta mañana que no alcanzó a tender la cama y hasta se atragantó con el desayuno. Obvio, los platos quedaron sin lavar. El día empezó corriendo, pero ya estará la noche para organizar. Cuando está oscuro, abre la puerta, cansado y con ganas de lanzarse a la cama. No fue un día fácil, la realidad sigue ahí: las cobijas revueltas y los platos esperando por usted.

Ser más ordenado, aunque no tenga esa alma, sí se puede. Y hay ejemplos. Que la casa huela a limpio es para la comunicadora y promotora de artistas Lucy Agudelo un alivio al cansancio que puede sentir después de un intenso día de trabajo. “Si está desordenada, empieza uno a pensar por dónde empezar, si por la ropa, si la cocina, si el piso, y no descansa. Eso genera una sensación de pesadez, contrario a cuando está impecable, que me baja el estrés”.

Lo mismo piensa el comunicador Jota Jairo Hoyos. “Me gusta tener el piso limpio para llegar y caminar descalzo. Qué pereza despertarme y tener la cocina hecha un despelote. Por eso salgo con la cama tendida, la cocina arreglada. Es sentirse bien, con certeza”.

¿Y cómo hacerlo?

Ordenar

Los orientales afirman que cómo está su casa, está su vida, y esas teorías han migrado a occidente para demostrar si el desorden afecta la cotidianidad. Un estudio publicado en 2014 en el Journal of Consumer Research llamado ¿Cómo enfrentan los consumidores el desorden en casa? asegura que la forma en que organice su hogar le ayudará a enfrentar las contradicciones y las interrupciones que ocurren a diario.

Se ha vuelto tendencia en el mundo que existan maestros de la organización como Marie Kondo y Dorothy Breininger, ambas con grandes empresas dedicadas ayudarle a ordenar con eficiencia.

La primera, japonesa, autora del libro La magia del orden, publicado en 41 países y con más de 5 millones de copias vendidas, es una gurú en el tema. La segunda ha hecho parte de La Asociación Nacional de Organizadores Profesionales en Estados Unidos, ha escrito cinco libros y es reconocida en el mundo por participar en el programa Acumuladores, que se ha visto en la televisión nacional en el canal Discovery Home & Health.

Sus clientes piden ayuda a gritos. La mayoría ha acumulado en el transcurso de su vida tantos objetos que sus hogares se han vuelto una bodega: ni siquiera tienen por dónde caminar. Ellas insisten en desechar, quedarse solo con lo que les da alegría. Otros más radicales sacan todo de su vida de un tajo, como los minimalistas.

Solo lo esencial

Para muchos es el extremo. Otros la consideran una filosofía aplicable en este mundo consumista y unos más creen que se pueden aplicar algunas premisas. Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus escribieron un libro con sus vivencias como personas minimalistas. También dan conferencias en todo el mundo y hasta hay un documental en Netflix sobre sus vidas. Es casi un credo para ellos vivir con lo mínimo, aseguran que son más felices y tienen una vida más valiosa.

La psicóloga Lali Bustamante los conoció por el documental: “Me llamó la atención cómo se pueden cambiar hábitos y la vida en general con el solo hecho de hacer limpieza del armario y crear una vida más simple con lo que realmente se utiliza y darle prioridad a otras situaciones”.

Fields y Nicodemus fueron al extremo cuando se dieron cuenta de que a medida que más ganaban, más gastaban y eran más infelices. Han creado varias teorías que sumadas a las que han detallado las gurús como Kondo y Breininger pueden ayudarle a que este 2018 sea más ordenado.

Usted elige qué aplicar.

Si sintió que en 2017 no le alcanzó el dinero, siga el consejo de los expertos para que este 2018 sea diferente. Tener mejores finanzas implica una serie de estrategias que puede ejecutar con ayudas tecnológicas.

Contexto de la Noticia

Marie Kondo, autora de La magia del orden, asegura que hay que organizar por categoría y no por habitación. Ella dice que lo primero debe ser la ropa, entonces si la tiene regada en varios espacios debe sacarla toda, unirla en un solo punto e ir llenando clósets con lo que elija quedarse. De la ropa deben seguir los libros, después los papeles (facturas, extractos, garantías, etc) y seguir con lo que ha llamado miscelánea (música, películas, maquillaje, accesorios, documentos personales, productos de aseo y belleza y lo que hay en la cocina), para luego terminar con los objetos de valor sentimental como las fotografías. Si prefiere seguir otro orden, el consejo de Dorothy Breiningera, de la Asociación Nacional de Organizadores Profesionales en EE. UU. es pararse en la puerta principal y moverse de izquierda a derecha. La idea es que cada vez que avance de habitación la que esté detrás suyo ya estará limpia y en orden.

Los minimalistas se han encargado de contar en su experiencia que uno de los males de la sociedad actual es comprar más objetos de los necesarios. En el caso de la ropa hay personas que tienen tanta que hay prendas que no usan en el año. El proyecto 333, creado por la fotógrafa y escritora Courtney Carver, fue un desafío de moda minimalista que buscó probar cómo vestirse solo con 33 prendas durante 3 meses. Eso incluía ropa, joyas, accesorios y zapatos. El reto, que inició en 2010, es ahora una comunidad que día a día demuestra que no se necesitan más de ese número de elementos para vestirse bien.

La teoría de Marie Kondo es que si va a organizar su clóset saque toda su ropa y antes de meterla de nuevo, seleccione, una a una, solo aquellas que lo hacen feliz. Así con los libros, la música y demás objetos. Lo que no va a volver a usar regálelo o bótelo, dependiendo del estado. Si le es difícil meter las emociones en el tema, los minimalistas son más prácticos: “Elija algo y revise. ¿Lo ha usado en los últimos 90 días? Si no lo ha hecho pregúntese, ¿lo va a usar en los próximos 90? Si no, está bien déjelo ir”. Ellos son flexibles con la teoría de 90/90 y aseguran que pueden ser 120 días, o hasta seis meses. Puede donar libros, ropa y hasta electrodomésticos pequeños que no vaya a usar.

¿Es de los que aspira su colchón, limpia los vidrios y tapetes? En su mayoría son objetos a los que no se le presta atención. Para la mayoría hay ayuda profesional, y si no dispone de dinero para contratarla, averigüe, antes de comprar, cómo hacer su mantenimiento, recomiendan los especialistas consultados. Sí es muy difícil y no tiene tiempo, piense en otro. En ocasiones, con una buena aspirada y productos de limpieza sale de eso. Si tiene mascotas lave sus juguetes, cobijas y camas, al menos cada quince días.

Lo primero que hace una persona cuando decide organizar algún espacio de su casa es ir a comprar utensilios para guardar: cestas, recipientes de varios tamaños. Nicole Anzia, columnista de The Washington Post y también dedicada al tema del orden con su empresa Neatnik, asegura que lo primero es ordenar y luego definir si necesita compartimientos extras para meter sus cosas, como contenedores transparentes en los que se vea qué hay adentro, o cajas que se pegan en las puertas para usarlas dentro de cabinas o clósets.

Según los organizadores profesionales, una de las zonas de su casa que siempre debe estar limpia es la cocina, al igual que el baño y la mesa del comedor. En cuanto al piso, si no le queda fácil barrerlo y trapearlo a diario, prográmese día por medio. Sacuda al menos una vez por semana. Preste atención al microondas y el horno. Las lámparas y canecas de la basura, límpielas mínimo una vez por mes.

Marie Kondo usa un método similar al origami para doblar la ropa. Lo esencial para ella y otras expertas es que al meter las prendas en el clóset pueda verlas todas. Por eso recomiendan que en los cajones no apile una camisa encima de la otra, terminará poniéndose lo mismo siempre, lo que está encima. Más bien dóblelas de forma que una esté al lado de la otra y tenga cómo escoger. En cuanto a las medias la técnica más común es hacer con ellas una bola. Así no ahorrará espacio. Kondo recomienda un rectángulo con cada par y apilarlas una tras otra de forma horizontal.


Powered by