negocios | Publicado el

Energía a partir de plástico, un negocio por hacer en Colombia


El Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y del Caucho, ubicado en Eafit, dice que algunos plásticos tienen un poder calorífico similar al de los aceites combustibles. FOTOS Robinson Sáenz

Atados al plástico están los conceptos de reciclaje y disposición final de ese material, pero poco se habla de la generación de energía a partir de polímeros o plásticos que serían una fuente renovable y sostenible.

María del Pilar Noriega, directora del Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y el Caucho (ICIPC), sostiene que Colombia solo cumple con una tercera parte del ciclo que debe cerrar ese tipo de material.

La tarea completa la ejecutan algunos países europeos (Suiza, Austria, Alemania, Holanda y Suecia). En 2016, por ejemplo, la producción europea de plásticos fue de 60 millones de toneladas, de esa cantidad, 31,1 % fue recuperada a través del reciclaje, 41,6 % fue recuperada energéticamente y 27,3 % fue dispuesta en rellenos sanitarios.

En Colombia la producción de estos materiales alcanza 1,3 millones de toneladas y la tasa de reciclaje de algunos de ellos, como las botellas de PET, es de un 30 %, en parte por la reconversión que realizó Enka de Colombia (de empresa textilera a productora de fibras sintéticas) en cuya planta del municipio de Girardota recicla 32.076 toneladas de botellas de de este tipo cada año.

“Otras grandes empresas como Apropet, Socya y Manuelita han invertido en modelos sofisticados de reciclaje que encajan dentro del concepto de economía circular al generar plásticos reutilizables”, destaca Noriega.

Energía desde los residuos

Desde el ICIPC se insiste en que en el país la posibilidad de generar energía a partir de desperdicios plásticos está en ceros y aboga por el establecimiento de incentivos para que el negocio se vuelva atractivo para los inversionistas.

La directora del Instituto, aclara que ese incentivo debe ser plural para evitar los sesgos. “Es decir que esos les deben llegar a los ciudadanos y a los empresarios, para que todos perciban el beneficio. Ese modelo está inventado en Europa, solo habría que adaptarlo y ponerlo a funcionar”, añade la directiva.

Un proyecto piloto en ese sentido funcionó hasta hace poco en el metro de Medellín, donde el usuario llevaba botellas de PET o vidrio y a cambio obtenía un beneficio monetario para viajar en el sistema.

Pero, ante la baja recuperación energética de plásticos el reto es su aprovechamiento y capitalizar una gran oportunidad para Colombia.

El presidente de la Asociación Colombiana de Industrias Plásticas (Acoplásticos), Daniel Mitchell, estima que en algunos casos (empaques o envases) se podrían aprovechar para la generación de energía unas 6.000 toneladas. “Si pudiéramos aumentar la cifra en los próximos cinco años a 10.000 0 12.000 toneladas, sería un avance positivo”, plantea el dirigente.

A favor de esa posibilidad, juega el hecho de que el poder calorífico de los plásticos (polietileno, polipropileno y poliestireno), es comparable con el poder calorífico de los aceites combustibles, lo que evidencia su alto potencial.

Un avance en este sentido lo inició Cementos Argos hace tres años, cuando en su planta de Rioclaro, reemplazó el carbón por llantas trituradas (ver Dicen de...).

Mayor reciclaje

Noriega menciona que “los materiales plásticos se pueden volver a usar como nuevos recursos y que es importante la conciencia de la sociedad de que son residuos valiosos”.

Desde un punto de vista económico y ambiental, no existe una solución única de recuperación para todos los materiales plásticos. La mejor alternativa de recuperación depende del tipo de material plástico. Sin embargo, siempre el reciclaje aparece como la primera opción para evitar que terminen en un relleno.

“Los grandes retos en la recuperación de los residuos plásticos en Colombia son: incrementar las campañas educativas en reciclaje, aumentar las tasas de reciclaje generando nuevos y más mecanismos de recolección y separación”, concluye .

30 %

del plástico PET (botellas) que se consume en Colombia, se recicla.

La producción de residuos plásticos como material para generar energía es una oportunidad que aún está por capitalizar en Colombia. Por ahora la prioridad está en otras fuentes.

Contexto de la Noticia

La Ley 1715 de 2014 promueve e incentiva el desarrollo y la utilización de las fuentes no convencionales de energía, como la energía de residuos, así como de la biomasa, los mares, eólica, geotérmica o solar. Desde la entrada en vigor de la norma a diciembre de 2017, la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) contabiliza 329 proyectos, la mayoría de ellos (283) asociados a la generación solar fotovoltaica. Le siguen proyectos de pequeñas centrales hidroeléctricas, biomasa y solar térmica. La inversión estimada para estos desarrollos es de $195.555 millones. No hay proyectos de generación a partir de residuos.

  Continúa Leyendo




Powered by