negocios | Publicado el

ACH, la mano invisible de las transacciones bancarias


Gustavo Vega, presidente de ACH, anticipa que en 2018 tendrá una plataforma que permitirá hacer, desde dispositivos móviles, transferencias en diez segundos. FOTO Manuel Saldarriaga

Con más de 20 millones de operaciones al mes, la actividad que hace una empresa como ACH pasa inadvertida para la mayoría de usuarios del sector financiero en Colombia.

La compañía, propiedad de quince bancos, soporta parte de las transacciones financieras que hacen las empresas y facilita las compras que los consumidores hacen virtualmente (ver Dicen de...).

Al igual que sus competidores, ATH, Redebán, Servibanca y Credibanco, ACH es lo que se denomina como una red de bajo valor, una cámara de compensación de pagos o un proveedor de servicios de pagos, que está bajo la vigilancia de la Superintendencia Financiera (Superfinanciera). “Esto es muy relevante, porque implica cumplir normativas estrictas en materia de riesgos y continuidad del negocio”, declaró Gustavo Vega, presidente de ACH.

En diálogo con EL COLOMBIANO, el empresario explicó la evolución que por el desarrollo tecnológico ha tenido la compañía y habló de los proyectos innovadores que desarrolla.

¿Qué le ha permitido a ACH estar vigente por dos décadas?

“El apoyo y la confianza de la banca han sido fundamentales. En segundo lugar, el entendimiento y compromiso que tenemos por manejar juiciosamente recursos que no son nuestros, en términos de seguridad, disponibilidad y cumplimiento. Además, el equipo conformado por gente responsable y eficiente. También han ocurrido cosas que nos ayudado, como por ejemplo la estrategia del Gobierno de promover los pagos electrónicos e impulsar la inclusión financiera y la bancarización. Otro aspecto favorable ha sido la modernización y los avances tecnológicos. Finalmente, la persistencia”.

¿Cómo definiría los avances y logros observados en 20 años?

“Hemos avanzado mucho y hay cifras que dan cuenta de eso. Nos faltan mayores objetivos, pues hay mucha gente que todavía paga en efectivo y esa es una gran dificultad para la economía de cualquier país. Aquí hay esfuerzos para que los pagos sean electrónicos. La Dian, por ejemplo, está promoviendo que el año próximo los impuestos aduaneros se cancelen electrónicamente. El Gobierno busca que haya más formalización e inclusión financiera y eso llegará. Uno quisiera que esa transformación fuera más rápida, pero hay mucha resistencia ha dejar de usar el efectivo”.

¿De qué nivel son las inversiones para estar a la vanguardia en tecnología?

“Eso es relativo. Por un lado hay una regulación exigente, por otro lado están llegando nuevos jugadores como las Sociedades Especializadas en Depósitos y Pagos Electrónicos (Sedpes), también están las compañías de tecnología financiera (fintech) y las aplicaciones (App). A eso súmele los ataques cibernéticos que están creciendo, Colombia es el tercer país en América Latina con mayor número de ese tipo de ataques y, finalmente, hay una generación que está cambiando. Frente a todo esto es claro que el desarrollo tecnológico ofrece mayor capacidad, hay una mayor oferta y ha bajado de precio frente al costo que tenía hace algunos años. La desventaja es que cada vez es menos duradera y hay que estarla renovando permanentemente. Así que dar una cifra de inversión no es fácil, porque depende mucho del momento, entonces habrá un año para invertir en seguridad y otro en procesamiento”.

¿Cuántos recursos se mueven en un año por la red de ACH?

“Prefiero darle números en transacciones. En transferencias hacemos 16 millones de operaciones al mes y en pagos con el botón de pagos PSE hacemos 4,5 millones mensualmente. Hasta agosto de este año observamos un crecimiento del 12 % en transferencias y del 29 % en el botón de pagos”.

En un año complejo para la economía, ¿qué hace que se aprecien aumentos del 12 % y de 29 % en las operaciones de ACH?

“Las personas estamos viendo los beneficios de los pagos electrónicos, dada la comodidad, la oportunidad, la seguridad y la conveniencia. Para las empresas que venden o hacen recaudos, internet es una gran herramienta y en vez de tener que recibir dinero en efectivo o cheques lo que se ve es un gran avance y beneficio. También nos ha ayudado que el Gobierno tiene una estrategia para reducir el uso del efectivo. La Dian, las secretarías de Hacienda, la Superintendencia de Notariado y Registro han implementado los pagos electrónicos. Y por otro lado, el crecimiento del comercio electrónico y cada día son más las empresas que ofrecen productos y servicios virtualmente”.

¿Hasta dónde deberían llegar las transacciones y los pagos electrónicos en Colombia?

“Hay mucho por hacer. En empresas que usan el botón de pagos tenemos siete mil, quiere decir que hay camino por recorrer. Personas bancarizadas dicen que hay un 70 % de la población, es decir también está el espacio para crecer. Esto no pasará de un año para otro, pero pensaría que en un horizonte de cinco años habría unas cifras distintas”.

¿En qué horizonte estaría ACH en otros países?

“Hemos tenido aproximaciones, pues el botón de pagos PSE es casi que único en la región. Hemos estado en Honduras, El Salvador y Perú, pero cada uno tiene distintos procesos y habrá que dar ese salto para tener transacciones entre países que hoy en día es complicado”.

La banca colombiana ha expresado su preocupación por el surgimiento de las fintech (aplicaciones de tecnología enfocadas en soluciones financieras) y la falta de regulación...

“Cuando aparecieron esas figuras la banca no creyó mucho y pidió combatirlas. Eso cambió y lo ideal es que hay que aliarse con ellas, porque son ágiles, eficientes e innovadoras. No tienen la infraestructura de un banco o el respaldo de un conglomerado, así que una alianza es perfecta. No obstante, el tema regulatorio está por resolver. El factor clave está asociado a la protección del consumidor financiero”.

Con bajo perfil y de manera callada, ACH es una de las empresas que está presente en la vida cotidiana de los colombianos. Se ve beneficiada por las estrategias de bancarización.

Contexto de la Noticia

El traslado de dinero entre cuentas de distintos bancos, el botón de pagos PSE que posibilita que las empresas ofrezcan productos y que el usuario cancele a través de internet, debitando el dinero de una cuenta corriente o de ahorro y la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (Pila) que permite a los empresarios pagar los dineros de la seguridad social de sus empleados, son los negocios que opera ACH. Hasta agosto de este año, según la Superintendencia Financiera, la empresa acumuló ingresos por $49.572 millones, y las ganancias sumaron otros $10.117 millones.


Powered by