Cultura | Publicado el

Antójese de la nueva exposición del Mamm


FOTOs jaime pérez

La pared tiene cuatro huecos consecutivos. Cada uno mide, si acaso, algo más de un centímetro de diámetro. Apenas para un solo ojo. La obra es de María Soledad Londoño. Y el ojo, ya puesto frente al agujero, ve a unas señoras blancas sentadas en un bus rojo, con sillas rojas y barandas blancas, con piso rojo y líneas azules, y un túnel al final.

Luego hay que ir al otro lado del muro y enfrentarse al agujero de ese lado y volver a poner el ojo: están las señoras, el bus, las sillas, las barandas, el piso y las líneas. Tan distintas.

Cada agujero relata una imagen diferente. La pieza es del núcleo 2, Cambios de piel, de la nueva exposición permanente del Museo de Arte Moderno de Medellín.

Se va Débora Arango, que estaba expuesta desde hace unos dos años, cuando se inauguró –así se mueve el tiempo de rápido– la segunda etapa del Mamm. Se marcha con los paneles que estaban en la sala F, de los que colgaban las obras de la artista, atravesados en el salón. El museo tiene el número más grande de obras de Débora. La muestra fue un homenaje, y ahora se pueden ver dos de sus obras.

Porque así funciona: la colección del museo tiene alredor de 2.400 objetos, y hay que explorarla, descubrirla, mirarla. Dejarla ir y venir.

Llega Contrarrelatos, con unas 80 obras sostenidas en las paredes de las salas D, E y F, organizadas en seis núcleos, si bien dice Melissa Aguilar, la curadora, que igual se puede ver de allá para acá. Independientes. Es una constelación. Esta idea, explica ella, no habla de que las estrellas estén cerca, sino de una serie de líneas imaginarias que permiten establecer relaciones entre una cosa y otra.

La propuesta, dice Emiliano Valdés, el curador del museo, es investigar la colección del Mamm, y a partir de ello montar la exposición. Por eso invitaron a Melissa, investigadora independiente con maestría en Historia del Arte, y por eso pronto habrá alguien más que empiece en esa revisión, otra vez, para cuando pase un año y esta que hoy se muestra se guarde. Emiliano prefiere, más que exposiciones, llamarlas momentos de la colección.

Recorrido

Núcleo 2. Cambios de piel. En la mesa están las fotografías de Luz Helena Castro. Todas en blanco y negro. En la mitad, muchas casas, miniaturas de casas una tras otra, arrumadas en la montaña. Hay árboles.

–Este grupo de obras explora cómo la ciudad se convierte en ese relato para la construcción de la identidad urbana, y esas transformaciones del siglo XX van a cambiar profundamente los intereses del arte –explica la curadora–.

Núcleo 6. La transgresión de los límites. Cuatro piezas de Álvaro Marín, que son la misma. La primera está menos terminada que la última. El proceso, eso es. Los detalles que el artista le va sumando para que llegue a ser obra completa.

–Si bien no es una selección histórica de obras que señalan ese paso del problema material y formal al conceptual del arte colombiano, estas hacen hincapié en ese vínculo. Llegar al concepto toma un periodo de especulación formal, especialmente a través de la escultura, que es lo que permite incluir nuevos materiales como la chatarra, el plástico, los textiles, que luego se integran al campo pictórico. Experimentación material.

Núcleo 1. Afuera adentro. Un cuadro, como los que se ponen en las salas de las casas, con marco de madera. Adentro, dos letras en mayúscula, negras: EL. Adolfo Bernal es el artista.

–Este núcleo enfrenta la relación entre exterioridad e interioridad. Cómo el paisaje se va configurando no solo de manera física, sino también cultural, urbana, metafórica y en los afectos. Pone en diálogo la idea de paisaje y cuerpo con artistas en diferentes momentos y lenguajes. Freddy Serna, Hernando Tejada, Rodrigo Arenas Betancur.

Núcleo 3. El sueño de la razón. Ahí están los dibujos de José Antonio Suárez, miniaturas, a lápiz, en cualquier papel, con esa letra minúscula que si acaso se lee. Hay un perro.

–Retoma esa idea –sigue Melissa– de las relaciones entre el sueño y el arte, y cómo a través de la historia del arte occidental el sueño ha nutrido la producción artística. La posibilidad ficcional, las especulaciones a través de lo onírico.

Núcleo 4. Forma como principio. La pieza está en el piso, es de Mónica Negret. No tiene título. Hay que darle la vuelta, y mientras se gira, los colores no son los mismos.

–Los núcleos pasan de ser más narrativos a estar involucrados con el problema de la experimentación y la forma. Aquí vamos a ver una serie de piezas en las que se les da prelación a la concreción formal a través del soporte, los cromatismos, el encuadre. Hay contrastes: obras figurativas y abstractas, otras con movimiento.

Núcleo 5. Imagen expandida. Con esas piedras, Hugo Zapata hizo una coordillera.

–Trata de abordar –cuenta Melissa en ese espacio que es de tránsito entre salas– el problema de la representación para el arte occidental, que en un principio tiene que ver con la mímesis, la imitación de la realidad. En el arte contemporáneo, justamente eso es lo que se desborda, y en este grupo de obras hay esa apuesta de llevarlo al límite: generar un cuestionamiento entre qué es real y qué es mentira, y hasta dónde el arte puede llevar ese problema de la representación.

Entonces uno empieza, otra vez. Está esa obra de Freddy Serna, con las casitas de colores, tantas, tan apeñuscadas, que hay que acercarse más para ver cuál hay detrás. Ya la había visto, quizá, pero puesta en esa pared, muy cerca de las de Marco Tobón Mejía (un paisaje miniatura) y Roberto Páramo (una escultura en un cuadro, eso parece), que es donde inicia todo, no es la misma ya.

–Estas dos piezas son importantes porque detonan gran parte del guion y señalan las particularidades de la colección. Dos artistas –termina de decir la curadora– que encarnan una especie de despertar artístico a la modernidad.

Al frente está Celdas, de John Mario Ortiz. Hecha en alumino, llena de cuadros negros, que ocupa casi toda la pare.d. A esa se le puede mirar con todo el cuerpo, frente a frente. No solo con un ojo

Contrarrelatos es la muestra permanente del Mamm, que estará en sus salas mínimo un año. Traza líneas imaginarias con las obras de su colección, como si se tratara de una constelación celeste. La idea parte de una investigación.

Contexto de la Noticia

El de Arte Moderno de Medellín abre este espacio para ir a estudiar en su edificio de Talleres Robledo, puede ser matemáticas, aunque también, y por supuesto, arte. Con este lugar, el Mamm abre una biblioteca de arte que, dice Jorge Bejarano, curador de proyectos especiales, tiene unos 1.500 libros. De entrada libre, el museo expone esa colección de libros que desde hace tanto soñaba con tener abierta al público, y para la cual llevan tres años investigando. También tiene un archivo con 25 temas, ese sí para investigadores, que está en proceso de organización, si bien ya se puede consultar con cita previa. El catálogo es público y en línea.


Powered by