Antioquia | Publicado el

En dos meses empresas del Valle de Aburrá deben tener planes de movilidad


El uso de las bicicletas, ya sean eléctricas o tradicionales, es la estrategia que con más frecuencia han implementado las empresas como aporte a la movilidad sostenible en la ciudad. FOTO Manuel Saldarriaga

El primer plazo vencía en 19 días. La mayoría de empresas que debían tener listo su diagnóstico y soluciones en temas de movilidad de empleados este mes de enero, no alcanzaron a completarlo y pidieron una prórroga para cumplir con esa exigencia del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva).

Desde el año pasado, esta autoridad ambiental socializa la iniciativa de plan Movilidad Empresarial Sostenible (MES), sustentada en la resolución 1379 de 2017 que exige a las organizaciones, públicas y privadas, de la región con más de 200 trabajadores (directos e indirectos), identificar consecuencias ambientales generadas por el viaje de sus colaboradores desde y hacia su lugar de trabajo.

Además, obliga a 331 empresas identificadas para que formulen estrategias de movilidad que reduzcan el impacto en la calidad del aire y la utilización del espacio urbano.

La apuesta con el MES es que las empresas promuevan acciones para que sus empleados llegue y salgan de la sede en bicicleta, a pie o en transporte público o en vehículo motorizado compartido.

Viviana Tobón, subdirectora de Movilidad del Amva, explicó que la guía para que las empresas se acogieran al MES se publicó el 30 de noviembre pasado. Agregó que a hoy han sido socializadas 106 empresas en la elaboración del plan.

“El año pasado estuvimos sensibilizando sobre qué era y su importancia. Nos encontramos empresas que los han implementado con buena intención, pero sin mucha estrategia”, dijo.

Tobón ratificó que el plazo inicial para presentar los MES vence el 30 de enero y afirmó que se amplió esa fecha límite hasta marzo, “porque las empresas han pedido prórroga pues hay empleados en vacaciones y baja la producción”.

Los beneficios

En su concepción, la medida establece que el plan de movilidad no solo busca contribuir a la sostenibilidad del territorio, sino un impacto en las empresas: aumento de niveles de productividad, optimización de la infraestructura, proyección de responsabilidad social de la empresa a la comunidad y un ambiente de trabajo saludable.

“El MES también mejora el uso del espacio público, reduce el ruido y la congestión vehicular. Debe garantizar el compromiso de la organización en su implementación, lo que conlleva a que establezcan el cargo de promotor de movilidad, así como la formulación de un diagnóstico”, aclaró Tobón.

Para Édgar Higuera, gerente de Infraestructura de la Andi, la resolución que obliga a las empresas del Valle de Aburrá a tener un plan de movilidad debe ser mejor planificada, identificando las necesidades de cada industria.

“La autoridad ambiental ve el tema como un problema de pasajeros y ambiental. Esto se debe mirar desde la cantidad de habitantes y las vías que hay en el territorio. También analizar el abastecimiento de materias primas y darle movilidad a la gente”, apuntó.

Higuera enfatizó en que no deben existir restricciones en temas de movilidad para las empresas e invitó a establecer mesas de diálogo para revisar cada sector empresarial para definir las medidas pertinentes.

Las que avanzan

Son varias las organizaciones que han avanzado en su plan de movilidad, aunque aún no cuentan con el aval del Amva.

Sura, por ejemplo, realizó un piloto a través de una aplicación móvil, con la que creó una comunidad interna para que las personas invitaran a sus compañeros a llevarlos en su vehículo a determinada zona de la ciudad o preguntaran quién los podía acercar a su casa.

Según Camilo Agudelo, gerente de Movilidad de Sura, ese ejercicio les arrojó aprendizajes que actualmente analizan para una implementación definitiva.

Además se hizo un diagnóstico con hábitos, frecuencias, causas de accidentalidad. Con base en esto hacemos intervención para mejorar conductas asociadas a la conducción “, señaló.

Otro caso de éxito, es el de Argos, que tiene el programa La bici me mueve, iniciativa, que surgió hace dos años, con la que buscan que sus colaboradores implementen prácticas de movilidad alternativas.

“Se tienen dispuestas 42 bicicletas eléctricas que pueden ser usadas por cualquier empleado ya sea para desplazarse entre las oficinas de Medellín (Santillana, Almagrán, CDM Argos y Eafit) o para trasladarse a la residencia. Se han realizado 3.607 préstamos de bicicletas, lo que, según estudios de la compañía, equivalen a haber evitado la emisión de 2723.6 kg de dióxido de Carbono y el ahorro de cerca 433.4 horas en tiempo de viaje”, indicó Vivian Garcés, directora de Talento y Cultura de Argos.

106

compañías han sido socializadas por el Amva en planes de movilidad.

Adoptar prácticas de movilidad como el uso de la bici y el transporte público va más allá del compromiso y es exigencia para 331 empresas en el Aburrá. Ya hay buenas iniciativas.

Contexto de la Noticia

· Según lo planteado, las metas de estos Planes de Movilidad Empresarial Sostenible (MES) implican lograr una reducción de un 20% de las emisiones de CO2 generadas por los viajes al trabajo para el año 2020 y de un 10% de reducción durante el primer año de implementación.

· La Subdirección Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá será la principal entidad encargada de vigilar y controlar la presentación e implementación de los Planes MES por parte de las empresas, así como del reporte de la evaluación de estos.

.Igualmente, las entidades que adopten los planes deberán crear un comité que coordine y monitoree la ejecución de las estrategias.


Powered by