antioquia | Publicado el

“El Boyaco” y “Titi”, dos cabecillas menos

ElColombiano

Hasta 800 millones de pesos al mes, producto de las rentas ilícitas, sería el botín administrado por la organización criminal “Picacho” y su cabecilla Willinton Norbey Cano, alias “el Boyaco”.

La cifra fue revelada por las autoridades, tras celebrar el resultado de la Operación Centurión, en la que unidades de la Policía arrestaron a este hombre de 44 años en un apartamento del barrio Las Cabañas, de Bello, el pasado miércoles.

La banda de “Picacho” se originó en la comuna 6 de Medellín (Doce de Octubre) en los años noventa, pero en los últimos tiempos extendió sus redes a Castilla, Robledo, el Centro, San Cristóbal, el suroccidente de Bello y el municipio de Buriticá, donde parte de esas ganancias ilegales se invierten en negocios de minería de oro. También se dedican al narcotráfico, la extorsión, el loteo ilegal de terrenos y el sicariato, entre otros delitos.

Claudia Carrasquilla, directora de Crimen Organizado de la Fiscalía, recordó que en la actualidad “Picacho” funciona como una especie de confederación de bandas, albergando a por los menos 14 grupos. Entre los más peligrosos están “la Oficina del Doce” y “París”.

“El Boyaco” quedó al frente de la organización tras las capturas en 2017 de Carlos Soto Isaza (“Soto”), quien fue condenado a nueve años de cárcel, y su lugarteniente Gustavo Torres Castañeda (“Tavo”).

La Fiscalía le imputará cargos por concierto para delinquir agravado y secuestro extorsivo agravado, los cuales rechazó ayer en la audiencia. Un juez lo envió a la cárcel.

Cano también es investigado por su supuesta participación en la masacre de cinco personas que iban en un taxi, perpetrada en 2011 en el barrio Santander de Medellín.

Salió de prisión a delinquir

El mismo miércoles de la captura de “el Boyaco”, un grupo de agentes del CTI Seccional Medellín y tropas de la Cuarta Brigada allanaron la finca Casa Blanca, en el municipio antioqueño de San Carlos.

Allí detuvieron a Alejandro Mazo Pulgarín (“Titi”), cabecilla de la banda “Pachelly”, que delinque en Bello, Girardota, Copacabana y Barbosa. En 2013 había sido arrestado y condenado a siete años por concierto para delinquir y porte ilegal de armas, pero salió de prisión en 2016 y al parecer regresó a sus andanzas.

Según la fiscal Carrasquilla, junto a su hermano Francisco Mazo (“Pocho”) estaría liderando una rebelión dentro de “Pachelly”, oponiéndose al jefe histórico de la facción, Alber Henao Acevedo (“Alber”).

La banda trafica marihuana traída desde el departamento de Cauca al Valle de Aburrá, y tiene alianza con la disidencia del frente 36 de las Farc, que le permitió instalar redes de distribución de droga en el Norte de Antioquia.

Tras felicitar a la Fuerza Pública por las capturas de “el Boyaco” y “Titi”, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, comentó: “también es mérito de la ciudadanía, que se mamó de estas estructuras y cada vez nos brinda más información”.

127

cabecillas del crimen organizado capturados desde 2016 en el Valle de Aburrá.

Contexto de la Noticia

Los principales cabecillas del crimen organizado del Valle de Aburrá, que continúan en libertad y al frente del narcotráfico y las extorsiones son, entre otros:

“La Oficina”: “Clemente”, “Gurú”, “Guateque”,
“Barbosa” y clan Osorio.

“Pachelly”: “Alber”.

“El Mesa”: “el Montañero” y “Gordo Willington”.

“Los Chatas”: “Camilo Chata” y “Juan Chata”.

“Picacho”: “Vayiya”.

“Robledo”: “Toño” y
“Julián Machete”.

“Los Mondongueros”: “Chichón” y “el Loco”.

“La Terraza”: “Guasón”, “Chicho” y “Tréllez”.

“Trianón”: “el Indio”.

“Caicedo”: “Colmillo”.

“La Sierra”: “Turrón”.

“La Viña”: “la Teta”.

“La Unión”: “el Burro.

Clan del Golfo: “Mili”.


Powered by