antioquia | Publicado el

“Para llegar rápido hay que deshacerse del carro”: urbanista Kabell

ElColombiano
Durante su carrera, Kabell ha enfocado su trabajo en Copenhague en un modelo de ciudad menos dependiente de los carros. FOTO cortesía

Las ciudades del mundo no son muy distintas. Están habitadas por personas que quieren básicamente lo mismo: llegar más rápido a casa después de trabajar, encontrar espacios para reunirse en las calles, sentirse seguras.

Morten Kabell, exalcalde de Planeación Urbana de Copenhague (Dinamarca) y CEO de Copenhagenize Design Co está convencido de eso. Dice que la cuestión es de elecciones: en casi todas las ciudades, con el dinero con el que se construyen 16 kilómetros de carreteras, podrían hacerse hasta 560 kilómetros de ciclovías.

EL COLOMBIANO conversó con el urbanista sobre cómo construir infraestructura que ponga a los ciclistas y al peatón por encima del vehículo particular, durante su participación en el foro Smart Cities #ThinkNordic.

Usted menciona que las calles son las arterias de las ciudades. En Medellín, sin embargo, las vías y ciclorrutas están invadidas por vehículos y motocicletas. ¿Cómo hacer para que los habitantes recorran la ciudad caminando?

“La respuesta corta es deshacerse de los carros, porque estos vehículos son los que ocupan más espacio y conducen a mayor velocidad. En el momento en el que existan pocos carros, habrá más espacio para las personas y para las bicicletas. Así que la clave es dejarlos para las calles principales, pero procurar mantener las áreas residenciales sin automóviles”.

¿Cuál es el primer paso para transitar hacia una movilidad más sostenible? Las grandes vías ya están construidas, no podemos simplemente derribarlas...

“El cambio es difícil, pero las ciudades siempre están cambiando. Por ejemplo, tuvieron que cambiar con la llegada de los automóviles y así fue como se construyeron las grandes carreteras.

Todo lo que alguna vez fue hecho por los seres humanos puede ser, también, cambiado por seres humanos. Podemos modificar lo que hemos construido en el pasado si ya no nos gusta más. Así que, de muchas maneras, el primer paso es empezar, justo como sucedió en Medellín cuando construyeron el metro. La ciudad comenzó con el proyecto, lo cimentó y luego siguió expandiéndolo. De esa forma también funciona para la cicloinfraestructura: comiencen por hacer más fácil para los ciudadanos desplazarse de un punto A a uno B en algunos tramos y luego, lo expanden. En pocos años tendrán una red”.

En el Valle de Aburrá, solo 1 % de los desplazamientos diarios se realizan en bicicleta. ¿Cómo lograr que sean más los ciclistas y prime el transporte público?

“Pienso que mostrando datos. Hoy, el tráfico en Medellín y en otras ciudades es muy lento. Creo, incluso, que podría conducir mi bicicleta a través de Medellín mucho más rápido de lo que lo haría en automóvil.

En ese sentido, mostrarles esos hechos a la gente y ser un buen ejemplo es un componente primordial en hacer que los ciudadanos entiendan que el carro no es la solución en esta ciudad. Y, por otro lado, es también una manera de presionar a las autoridades locales y decirles: ‘Esto es lo que queremos, necesitamos ser más eficientes, no queremos malgastar tiempo’”.

Ha dicho que en Copenhague los ciclistas se sienten tan seguros que, incluso, no usan casco. Pero Medellín es una ciudad insegura para ciclistas, el año pasado 11 perdieron la vida ¿Qué opciones hay para que las personas se sientan confiadas de usar una bicicleta?

“Allí (en Copenhague) están pensando en el incremento del tráfico y buscan que las calles sean más seguras. Esto significa que si tienes un cruce para bicicletas, debes levantar un poco la ciclovía. Así la bicicleta puede continuar de forma directa, pero también el carro debe ir más despacio.

Eso requiere de infraestructura, pero también de hablarles a los estudiantes en las escuelas sobre seguridad. Para los padres es difícil cuando sus hijos les dicen: ‘Papá, mamá, ¿por qué estás conduciendo de esa forma y poniendo en riesgo a las personas?’ La educación es una ayuda”.

Hay quienes pueden pensar que estos cambios son costosos...

“Copenhague era una ciudad pobre y, en los años noventa, estuvo cerca a la quiebra. No tenía dinero, vio que debía hacer algo para mejorar el tráfico y tuvo que escoger la infraestructura vial más barata. Y esas eran, en efecto, las ciclovías. Resultó ser que la opción más barata fue la mejor. Así que cada vez que escucho a un gobernante decir que no puede costearlo, siempre le contesto: “¿Cómo puedes permitirte el lujo de no hacerlo?” .

Empezar a usar la bicicleta con frecuencia es, según el urbanista Kabell, el primer paso para descongestionar la movilidad de Medellín, en donde se le da prioridad al vehículo particular.

Contexto de la Noticia

En Medellín seguimos construyendo carreteras, por encima de las ciclovías. ¿Podría leerse eso como miedo a migrar a nuevas formas de movilizarnos?

“Creo que aún son conservadores y el asunto es complejo para algunos políticos. También se trata de una industria que tiene mucho dinero. Pero es tiempo de decir: “necesitamos mejores soluciones, no más carreteras”. O, si se hacen, que se aseguren de preservar la mayor cantidad de espacio para el transporte público y las bicicletas”.


Powered by