Motores | Publicado el 28 de July de 2018

Y este carro está más inglés que nunca

Mini Cooper 5 puertas

Por JUAN GUILLERMO MORENO

Con un rally de regularidad por tierras del oriente cercano, Autogermana presentó la puesta a punto de la actual generación de parte del portafolio Mini en el país, que presenta cambios en su diseño exterior e interior, con detalles de personalización que prácticamente hacen que ninguna unidad sea igual a otra.

Los modelos que reciben este remozamiento son inicialmente los Cooper y Cooper S Tres Puertas, Cinco Puertas y la versión Cabrio. Tienen nuevas luces delanteras y traseras, nuevos tonos de pintura, conectividad mejorada, nuevas combinaciones de motor y caja de cambios, equipamiento de serie más amplio.

La caja de cambios Steptronic, por ejemplo, ahora tiene siete velocidades con doble embrague para las versiones Cooper y Cooper S y aumenta a ocho para la opción más prestacional, la John Cooper Works.

Los faros ahora son Matrix Led adaptativos a la situación del tráfico con antideslumbramiento en algunas versiones, y el diseño de las luces traseras hace un guiño a la bandera británica, llamada Union Jack. El logo de la marca ha cambiado su diseño y se incorpora a estas carrocerías, proyectándose incluso en el suelo desde el espejo externo cuando da la bienvenida al conductor. La gama de colores incorpora tres tonos nuevos, denominados Emerald Grey, Starlight Blue y Solaris Orange.

Según versión, los asientos pueden ir tapizados en cuero Chester con un tono Malt Brown y molduras en Piano Black retroiluminadas en el tablero. Los rines de 17 pulgadas de aleación también son de nuevo diseño, el celular puede cargarse de manera inalámbrica, el nuevo volante es multifunción y el tablero tiene pantalla táctil de 6.5 pulgadas a color para su sistema de radio y navegación.

Durante este Rally de observación y gastronómico, visitamos tierras del oriente cercano, haciendo un recorrido cronometrado por los municipios de Rionegro, El Retiro, La Ceja y el corregimiento de San Antonio de Pereira para llegar nuevamente a Rionegro en inmediaciones del aeropuerto José María Córdova. En este trayecto EL COLOMBIANO pudo probar dos de los modelos del portafolio, el Cooper 5 Puertas y el Cooper S Tres Puertas.

Contexto de la Noticia

Este modelo lleva el sorprendente motor TwinPower Turbo de tres cilindros, 1,5 litros de desplazamiento y 136 caballos de potencia, con los que alcanza 100 kilómetros por hora en 8,2 segundos y logra una velocidad punta de 207 kilómetros por hora, según la ficha técnica. Tiene sistema Start & Stop, que apaga el motor en detenciones prolongadas. Es un poco más largo en su carrocería que el modelo de tres puertas y el maletero acomoda 278 litros.

En el interior es más amplio que el tres puertas porque las medidas cambian, aunque conserva esa sensación de “estuche” que tiene el modelo tradicional. Sin duda las dos puertas adicionales le dan una mejor habitabilidad en el uso cotidiano y podría considerarse un vehículo de uso “familiar”, si esta no es muy numerosa, pues los asientos traseros, abatibles en proporción 60/40, son mejores solo para dos ocupantes. Con los asientos abatidos el volumen de carga queda en 1.295 litros.

La unidad probada es la versión inicial, llamada por la marca “Salt” y no llevaba los faros Matrix Led ni el diseño Union Jack en las luces traseras. Los asientos agarran bien y la visibilidad es buena, teniendo en cuenta el tamaño reducido de la carrocería y la superficie vidriada.

Lo más interesante de este modelo es el propulsor, que para ser de solo tres cilindros produce un sonido bastante satisfactorio y tiene un empuje suficiente para mantener ritmos elevados en la conducción, sin que sea un motor con prestaciones deportivas. Para adelantar es muy bueno y en subidas se comporta a la altura de lo que se espera de él, aunque sí se le exige demasiado puede hacer falta potencia, pero esto se da solo en situaciones que se salen del uso cotidiano.

Es destacable también el comportamiento en curvas pero le hace falta un poco de contundencia en la frenada pues las pastas se fatigan con el uso intensivo y el sistema pierde un poco de eficacia. La suspensión, independiente en las cuatro ruedas, si bien conserva alguna dureza típica de los modelos de la casa anglo germana, es menos seca que las generaciones anteriores, pero se tasa más del lado prestacional que de la comodidad de viaje. La dirección de asistencia eléctrica tiende a endurecerse a mayor velocidad para hacer más seguras las maniobras y resulta muy obediente a las órdenes del conductor.

Este modelo tiene tres modos de conducción: Sport, Mid y Green, que modifica los parámetros del motor, la climatización, la respuesta de la caja y de la dirección, en función de una mayor entrega de potencia y agilidad (Sport) o una prelación en el ahorro de combustible (Green). La caja reacciona con mucha rapidez y la incorporación de una séptima velocidad hace que el carro tenga reacciones más agiles y que la caída de potencia sea casi imperceptible. Esta versión no tiene paletas en el timón para activar los cambios, como se ve en los modelos Cooper S. El costo de esta versión es de $89.900.000.

El MINI Cooper S es un carro básicamente de capricho para el que no necesite mucho espacio y sí le de prelación a un manejo ágil y prestacional por vías abiertas y en buen estado, pues en superficies rizadas los sacudones son constantes. Tiene que ser así si se quiere seguridad y obediencia del carro al momento de una conducción deportiva.

Esta es, digamos, la versión “tradicional” de un Mini, la de tres puertas. El Cooper S está animado por un motor dos litros con turbo de doble entrada (TwinPower) al que le sacan 192 caballos, capaces de catapultarlo a 100 kilómetros por hora en 6,7 segundos y de alcanzar los 235 kilómetros por hora de velocidad punta. A este modelo se le puede adicionar, por un precio extra, el paquete John Cooper Works, que incorpora un difusor inferior trasero, un alerón superior, un paragolpes delantero de diseño diferenciado, vidrios traseros polarizados, carcasas especiales para los retrovisores exteriores y unos embellecedores para luces y direccionales, además de vinilos decorativos. En la cabina también tiene elementos diferenciadores como la iluminación ambiental mediante ledes y el tapizado con un diseño exclusivo. Los asientos, de corte deportivo, son voluminosos, pero agarran bien, lo cual se agradece al tomar curvas a alta velocidad.

Voceros de la marca dicen que ha habido cambios en la puesta a punto del motor, en su electrónica y hasta en el sistema de refrigeración con el fin de hacerlo más ágil y eficiente, subiendo a 350 bar la presión máxima de inyección y aligerando el peso final de la máquina.

La nueva caja ya reseñada de siete velocidades con mandos en el volante para esta versión hace que el carro acelere de manera contundente, minimizando las pérdidas de potencia entre cambio y cambio, haciendo muy divertido el proceso.

A pesar de tener solo dos puertas de acceso, cuatro adultos caben en su interior. El maletero es de 211 litros y tiene los respaldos abatibles de los asientos traseros

Encontramos que la suspensión ya no es tan incómoda como en los modelos anteriores, aunque sigue siendo rígida no resulta tan seca y trata un poco mejor a los pasajeros por lo menos en carretera abierta, que fue donde probamos este modelo. En curvas va como sobre rieles y lograr desacomodarlo es muy difícil. Sus reacciones y puesta a punto del chasis transmiten mucha seguridad, aunque los frenos se sienten más bien largos. Este carro con esa configuración vale $99.900.000.

Audi A1 Sportback 1.4 TFSI Ambition. 150 caballos, caja S Tronic de siete velocidades, 0 a 100 en 7,8 segundos, 215 km/h: $99.900.000

BMW 120i: Motor 2.0 de 184 caballos, caja Steptronic de 8 velocidades, 0 a 100 en 7,1 segundos, 230 km/h.: $102.900.000

Mercedes-Benz A200 Urban: Motor 1.6 de 154 caballos, caja 7G-DCT, 0 a 100 en 7,8 segundos, 224 km/h: $114.900.000

Volkswagen Beetle Sport Plus: Motor 2.5 de 170 caballos, caja Tiptronic de 6 velocidades, 0 a 100 en 7,9 segundos, 215 km/h: $84.900.000

Volvo V40 T4 R-Design: Motor Drive-E 2.0 de 190 caballos, caja Geartronic de seis velocidades, 0 a 100 en 7.4 segundos, 225 km/h: $109.990.000

Otras Noticias