Publicado el

Conozca las 284 especies del catálogo de flora del Aburrá


Cámbulo (Erythrina poeppigiana). Fotos cortesía Catálogo Virtual

Lo que era una actividad académica, 12 años después se convirtió en el Catálogo Virtual de Flora del Valle de Aburrá.

Nació como un herbario virtual pero ese esfuerzo sostenido muestra hoy 284 especies, en su gran mayoría árboles y arbustos de las áreas urbanas del Aburrá.

Alimentado al comienzo por el grupo de profundización en biodiversidad de estudiantes de Ingeniería Ambiental de la Escuela de Ingeniería tiene hoy el apoyo del programa de Biología de la Universidad CES.

Se buscaba, cuenta la profesora e investigadora María del Pilar Arroyave Maya, quien ha estado frente al proyecto con otros docentes, ha sido mostrar toda esa diversidad.

En el sitio web se encuentran las especies que han incluido, con su ficha. Y las fotos de sus partes, desde el tallo a las hojas, flores y frutos, que van agregando de a poco.

Es una guía para cualquier persona que quiera conocer más la flora nuestra o decidir sobre alguna.

No ha sido fácil, dice la profesora. De algunas no se tiene información suficiente entonces hay que esperar que florezcan o den fruto.

Los estudiantes interesados en el tema que estaban en el grupo tomaban las fotos e iban sumando registros.

Ese herbario inicial solo tenía fotos de las especies y de sus partes, no la ficha técnica que hoy acompaña a cada una.

“En 2014 comenzamos a consultar otra información, como origen, altura, diámetro a la altura del pecho, copa, longevidad”.

Ahora tienen además aspectos ecológicos y seguirán incluyendo toda la información posible.

“De muchas no se saben distintos aspectos, por ejemplo cuáles son sus polinizadores, cómo se dispersan. Esto se constituye en un llamado para llenar esos vacíos en el conocimiento”, expresa la investigadora.

Se busca incluir lo básico, como las características morfológicas y las ecológicas: temperatura, precipitación, relación de fauna. Asimismo, para qué está recomendada la especie, si es para sembrar en separadores, en parques, en retiros de quebradas.

Y detalles importantes como el olor de las flores, porque no todas son agradables al olfato y eso influye para su siembra en el lugar indicado.

También cómo es el fruto, porque si es grande y pesado el árbol no puede estar en lugares por donde transiten personas y vehículos. O si las hojas tienen espinas, que es otro condicionante para elegir el sitio de siembra.

Todo esto está en las fichas que describen los árboles y arbustos de la región.

¿Cómo es?

Esta obra en construcción permanente, porque la virtualidad lo permite, destaca la profesora María Elena Gutiérrez, coautora, se puede consultar en internet como catálogo de flora del Valle de Aburrá.

Es de fácil consulta. Al entrar se encuentra un selector de especies, que al desplegarse presenta las especies por nombre científico, en orden alfabético. Pero también está la pestaña para consultar por el nombre común.

Al abrir por una u otra opción se despliega la especie con sus fotos (si las tiene, o las que tenga) y la información de la que se dispone.

Un caso: el cámbulo, tan fotogénico y compartido en redes sociales en este comienzo del año.

Es una especie nativa, de la familia Fabaceae, de hasta 35 metros de altura y 100 centímetros de diámetro, copa amplia y oval, crecimiento rápido y alta atracción de fauna. Es polinizado por aves e insectos.

De flores carnosas y fruto en legumbre, requiere iluminación y humedad. Es de raíces fuertes y extendidas por lo que no se debe sembrar cerca a edificios.

La ficha contiene otros datos que permiten hacerse una idea de la especie y conocerla mejor. Incluso se pueden filtrar con base en 16 características hasta ahora.

“La herramienta de búsqueda avanzada “Selector de especies” permite encontrar aquellas que cumplen con ciertas características definidas por el usuario, tales como el tamaño, la amplitud y forma de copa, el color de las flores, las limitaciones y los requerimientos ambientales. Esto facilita la selección de las más apropiadas para establecer en los diferentes tipos de espacios verdes urbanos”, explica María del Pilar.

Las propiedades medicinales que pueden tener algunas no se incluyen puesto que se requieren muchos estudios para corroborar ese uso y por eso prefieren omitirlas.

Otra de las facilidades es que la flora se puede consultar además por las familias.

El sitio web incluye un glosario extenso de los términos usados en la descripción de la flora incluida, que orienta al visitante sobre la descripción de distintos componentes de modo que entienda todo lo que se dice de cada una.

El trabajo

La profesora María del Pilar afirma que “es un deleite ver los árboles. Esta es una pasión por los árboles”, por eso el trabajo no pesa y tampoco se ha parado.

Con el apoyo del CES desde 2014 y un proyecto de investigación con Colciencias sobre los servicios ecosistémicos en el Valle de Aburrá, han podido agregar más información.

La profesora María Elena resalta que al mostrar los árboles sirve para combinar especies por sus colores. De hecho algunos arquitectos lo consultan con ese fin.

También un estudiante de Ingeniería de Sistemas apoya la obra.

Se sabe que en el Aburrá hay más de 600 especies de árboles y arbustos, pero las 284 del catálogo son una buena muestra de lo que existe, de las más conocidas y poco a poco se completará.

“Cuando se tienen las características completas de una, se agrega”.

La identificación en general ha sido fácil, pero en algunos casos han tenido que recurrir a expertos, como los profesores acompañantes por parte del CES.

No se piensa extender a zonas rurales porque sería una investigación dispendiosa que requeriría más recursos de toda clase. Se ha pretendido “mostrar la gran diversidad de especies, muchas amenazadas, como el abarco o el cedro”, dice María del Pilar.

La tendencia que se tenía en la región metropolitana, de un mayor número de especies introducidas se revierte.

María Elena afirma que por el incentivo para sembrarlas entran más y vendrán otras de distintas regiones que se acomodan al clima y las características del Aburrá.

Bosque urbano

Si bien se incluyen unas pocas especies arbóreas de los alrededores de la sede de la Escuela en el alto de Las Palmas, en el catálogo comenzarán a incluir pronto las herbáceas.

“Porque es bosque urbano y este tiene ese componente: arbóreo, herbáceas, epífitas y otras”, dicen.

Es un bosque con diferentes estratos, cada uno de ellos con un servicio a la fauna asociada.

La identificación de herbáceas no es sencilla, pero creen que es necesario incluirlas.

Así, el catálogo, que sigue siendo una actividad continua del semillero de investigación sobre biodiversidad, se fortalecerá más.

Un trabajo que les ha permitido, además, conocer mejor la distribución de la flora en esta región. Mucha más variedad, por ejemplo, en El Poblado que en la Zona Nororiental de Medellín.

Y reafirma la necesidad de contar con parques cerca a las casas, dado el papel benéfico de los árboles, por donde se les mire.

“Los árboles ayudan a la salud física y mental del ser humano. El verde da tranquilidad”, expresa la profesora María del Pilar.

Aquel herbario, que en su momento (2005) mereció un reconocimiento del Ministerio de Educación, se ha transformado. Es un libro abierto en internet al servicio de los habitantes del Aburrá.

Estos que con frecuencia advierten sobre una u otra especie para incluir o que expresan sus preguntas para profundizar en este componente esencial de la región metropolitana, ese verde que tanto se ansía.

El suribio (que ilustra esta página), es nativo, vive más de 60 años, sirve alimento a la fauna y su amplia copa brinda sombra...

Mucho para conocer.

600

y más especies de árboles hay en la región metropolitana del Valle de Aburrá

Hasta ahora se han incluido 284 especies de árboles y arbustos en el catálogo de la flora del Valle de Aburrá, un esfuerzo iniciado por la EIA y que tiene el apoyo también del CES.

Contexto de la Noticia

Fuera de las herbáceas que se irán agregando, la intención es continuar colocando el estado de conservación de las especies incluidas, sabido que hay varias en distintos grados de amenaza, incluso en peligro de extinción.

Otra tarea que continuará es incluir fotos que faltan de algunos árboles y sus componentes, ayuda adicional para los interesados en la flora local.

Y conseguir la información de las demás especies de árboles y arbustos existentes en el Valle de Aburrá, básico para su difusión y preservación.


Powered by