negocios | Publicado el

Energía solar, una tendencia que crece en Antioquia


FOTO JULIO HERRERA ECHEVERRI

Aunque la luz se ha ido siete veces este año en El Poblado, a una casa de la urbanización Atalanta, en Loma del Tesoro, siempre ha llegado la energía eléctrica, aseguró su propietaria.

Su secreto se encuentra a 150 millones de kilómetros y, en cuatro segundos, es capaz de suministrar la energía que utiliza el mundo en un año: el Sol. En 2016, esta mujer hizo instalar en el techo de su casa 18 paneles solares.

“Mis vecinos pagan más de 800 mil pesos en servicios públicos, nosotros que somos siete pagamos 300 mil. Esto se debe a un menor consumo de la red convencional, desde que empezamos a transformar la luz solar en electricidad”, dijo.

Consumir este tipo de energía renovable no convencional es una tendencia que crece en Antioquia y es posible en pocos pasos: acercarse a una empresa que brinde servicios de ingeniería solar; un estudio de factibilidad que evalúa áreas disponibles para instalar equipos solares, consumos de energía y planes eléctricos de la compañía o de la casa; y el diseño de un proyecto (ver módulos).

El valor de la inversión depende del montaje requerido (paneles, baterías, entre otros), y va desde 2 millones de pesos hasta 1.000 millones o más, explicó Juan Esteban Hincapié, gerente de Proyectos de Energías Renovables de Colombia (Erco).

El negocio resulta tan atractivo que, justamente, Empresas Públicas de Medellín (EPM) anunció ayer que adquirió el 40,9 % de Erco, firma que se especializa en proyectos de energía solar fotovoltaica.

“Queremos seguir impulsando el cuidado del medio ambiente”, señaló Jorge Londoño De la Cuesta, gerente de EPM.

Tendencias en el país

En torno a la energía solar se destacan tres preferencias en el país, según Juan Camilo Gómez, gerente Comercial de Hybrytec.

La primera es la construcción de granjas solares para generar energía eléctrica a gran escala. Con potencias mayores a cinco megavatios, representan la energía que consumen alrededor de 2.500 casas.

Celsia, filial del Grupo Argos, ya comenzó a construir el primer proyecto de este tipo, en Yumbo (Valle), que evitará la emisión de 6.000 toneladas de dióxido de carbono.

La segunda tendencia se desarrolla aprovechando áreas disponibles en plantas o fábricas, en las que generalmente hay techos o terrazas en los que se pueden instalar paneles solares.

Los dispositivos pueden cubrir desde el 5 % hasta el 100 % de la energía que consumen las empresas.

La tercera ha surgido con la instalación de sistemas solares para autoconsumo de energía en casas unifamiliares y fincas. Para optimizarlos, los paneles solares son conectados a baterías, para almacenar el excedente de energía. De lo contrario, esta se consumiría en necesidades inmediatas.

En países desarrollados, la instalación de dispositivos solares en hogares es común y funciona como un banco de energía. Esto quiere decir que si el propietario genera excedentes, los pasa a la empresa prestadora del servicio de energía eléctrica, para que sean transferidos a la red doméstica durante las noches, y se pueden vender.

En Colombia, a pesar del auge de iniciativas renovables no convencionales con la promulgación por el Congreso de la Ley 1715 de 2014, hay restricciones para estas, porque la norma todavía no ha sido reglamentado, explicó Gómez.

Agregó que de esa ley, las empresas ya aprovechan los beneficios tributarios, como el 0 % de arancel para importación de los equipos, y deducciones en el pago del impuesto de renta.

Pero, queda pendiente por reglamentar la transmisión de los excedentes de energía eléctrica del sistema solar a la red convencional, así como el precio al que se venderían y los contadores que identificarían dicho flujo.

Mientras tanto, los excedentes generados no le pertenecen al propietario y son cobrados como si los hubiese consumido, cuando estos pasan a la red convencional.

Aun así, con precios competitivos, frente a las energías convencionales, los proyectos de energía solar siguen consolidándose

1,5

megavatios será la capacidad que instalará Hybrytec en Medellín, en el primer semestre del año.

La instalación de dispositivos solares en techos de compañías y casas es una tendencia en auge en Antioquia. Estos reducen los consumos de energía eléctrica de la red convencional.

Contexto de la Noticia

El mes pasado, el centro comercial La Reserva, en Las Palmas, en alianza con Celsia, instaló en el 50 % de la cubierta de la infraestructura 96 paneles solares, que cuentan con una capacidad de 30 kilovatios.

Dicho sistema abastece la energía eléctrica de las zonas comunes de la propiedad comercial.

Ahora se trabaja para ampliar el número de paneles solares.

“El proyecto ha sido muy bien recibido por los comerciantes de este establecimiento. Además, este fue la primera iniciativa en Colombia que se acogió a los beneficios tributarios para energías alternativas no convencionales”, comenta Juan José Aramburo, gerente de La Reserva.

Dice también que quieren ser el primer centro comercial de la ciudad con cargadores de vehículos eléctricos.

Para ello, planean instalar una electrolinera o estación de carga eléctrica.

Señala que este mercado crece cada vez más en Medellín, donde estima que hay 200 vehículos eléctricos.

“Es una cifra que se va duplicando cada año, por eso queremos tener una estación de servicio para el futuro”.

La empresa antioqueña Bosi comenzó desde agosto del año pasado a producir su calzado mediante energía solar, de forma complementaria a la red de las Empresas Públicas de Medellín (EPM).

Esto les ha permitido reducir el consumo convencional
en un 40 %.

En su planta en Itagüi, cuenta con un sistema solar fotovoltaico, que con paneles solares, ubicados en el techo, convierten la radiación solar en energía eléctrica.

Luego, la emplean en el funcionamiento de la maquinaria mediante inversores, dispositivos que se encargan de transformar la energía en forma de corriente continua a corriente alterna.

“La tecnología fotovoltaica, es una fuente limpia, inagotable y libre de emisiones de CO2”, dice Clemencia Vélez, gerente de Bosi.

Para dar continuidad a su apuesta ambiental, la empresa está instalando en su sede deportiva en el municipio de Caldas dos sistemas solares fotovoltaicos de 3 y 5 kilovatios pico (la potencia máxima que genera un panel en las horas de mayor insolación).

Si es necesario, estos toman energía de la red eléctrica convencional, para garantizar un flujo constante en todo momento.

Una familia en Antioquia decidió instalar un parqueadero solar fotovoltaico de 4,5 kilovatios pico para cargar un vehículo eléctrico. Este sistema tiene la capacidad de producir 526 kWh (kilovatios hora) de energía al mes.

Asimismo tiene como prioridad cargar el banco de baterías a las que están conectadas algunas cargas de la casa.

“Una vez las baterías se encuentran completamente cargadas, el sistema inyecta energía a la red principal de la residencia, para lograr así la función de un sistema interconectado a la red”, explica Juan Esteban Hincapié, de la empresa Erco, encargada de instalar el sistema.

La compañía también desarrolló un sistema solar térmico para la climatización de la piscina en la unidad residencial Barceló Casas, en Envigado. Instalaron un equipo solar que garantiza una temperatura media de 29°C.

Este está compuesto por una bomba de 2 hp (caballos de fuerza) que impulsa el agua de la piscina hacia los colectores solares, donde gana energía térmica para luego ser inyectada nuevamente a la piscina con una temperatura mayor.


Powered by