Publicado el

Una tuitera que vibra con el planeta


Claudia Calao González Pensadora independiente, acostumbrada a los 140 caracteres, feliz aunque aquí vivamos en la nebulosa. No apta para amargados. Ambientalista extrema me dicen. Ilustración Emer´s

C laudia Calao González lleva 21 años trabajando con el sector ambiente y cada día está más convencida de que se debe medir el impacto que tiene cada una de nuestras acciones en el futuro de este planeta. Nació en Lorica, Córdoba, hace 42 años, pero hace 40 vive en Bogotá, estudió Comunicación Social y Periodismo y ha trabajado con Ecopetrol, Ministerio de Ambiente, ANLA, entre otras empresas en temas socioambientales.

A través de su cuenta en Twitter (@Cloquis), Claudia se dedica a visibilizar problemáticas que a veces pasan desapercibidas para los colombianos. El #PerfilTuitero habló con ella.

¿Por qué le dicen que es una ‘ambientalista extrema?

“Porque soy defensora de las posiciones de muchos ambientalistas y creo que el desarrollo se puede dar en el país. El problema es que por hacer las cosas a las carreras se hacen mal”.

¿Tres acciones fáciles de hacer en el día a día para cuidar el medioambiente?

“Muy fácil, no botar basuras por el alcantarillado, no usar bolsas plásticas y no verter el aceite con el que cocinamos en los fregaderos”.

Y una acción que la gente crea que es inofensiva pero hace daño al planeta.

“Botar las colillas de los cigarrillos a la calle. Estas van a parar a los sifones y terminan en el río, descontaminar el agua es costoso”.

¿Qué le duele del río Bogotá?

“Contaminamos el río y no somos conscientes de que esa agua llega a poblaciones de la cuenca baja que no tienen ni siquiera agua. No toda la responsabilidad debe quedar en manos de las instituciones, nosotros podemos sumar pequeñas acciones para la descontaminación”.

Hace un par de años decidió transportarse en bicicleta en Bogotá, ¿lo sigue haciendo? ¿qué aprendió?

“Dejé de hacerlo, pero espero iniciar nuevamente. Creo que falta mejorar algunas rutas y conexiones. Había zonas en las que tenía que ir a la par con los vehículos y es asustador cuando no está la cultura de respetar al ciclista en la vía, aunque también hay ciclistas que han hecho que muchos carros estén a la defensiva frente a los usuarios de bicicleta. Falta cultura”.

¿Cree que una dieta sin carne es más amigable con el planeta?

“Creo que más que la dieta, se debe mejorar la forma en que se desarrolla la actividad ganadera en el país. Debe combinarse el sistema silvopastoril, lo que mejoraría el suelo y pagaría la deuda ambiental que tiene el sector ganadero con el país”.

Hablando de los acuerdos de paz, ¿cómo cree que se debería abordar el cuidado del medioambiente en el posconflicto?

“Es un gran reto porque hay zonas del país que eran territorio vedado dado que allí se movía la guerrilla. Esas zonas son estratégicas y biodiversas y es donde veremos la importancia de los acuerdos de paz frente a la protección. Se deben promover estrategias de pago por servicios ambientales, tasas de uso del agua y proteger los territorios ancestrales”.

A nivel nacional, ¿cuál es el tema ambiental que más le causa preocupación?

“Me preocupa la Ciénaga Grande de Santa Marta (...). No se ven acciones contundentes frente a la degradación que se viene presentando, así como la solución real frente a la misma.

Otro tema es la exploración petrolera a través de la técnica del fracking, así como la deuda de Bogotá con la descontaminación del río Bogotá. Y claro, el cambio climático.

Aparte del tema ambiental, ¿cuáles son los otros temas sobre los que no puede evitar tuitear?

“Sobre política, me causa mucha sorpresa que los políticos creen que sus electores no le prestan atención a sus propuestas, soy de las que reclama las incoherencias que dicen y les recuerda sus posturas frente a ciertos temas. Y bueno también trino bobadas”.


Powered by