Internacional | Publicado el

Trump advierte a Rusia que se prepare para ataque con misiles contra Siria


Donald Trumo, presidente de los Estados Unidos. FOTO REUTERS

Estados Unidos mantenía este miércoles la amenaza de una acción militar contra Siria en respuesta a presuntos ataques químicos, pese al riesgo de un choque frontal con Rusia, aliada de Damasco.

“Rusia promete derribar todos los misiles que se disparen contra Siria. ¡Prepárate, Rusia, porque llegarán, lindos, nuevos e ‘inteligentes’! ¡No deberían ser socios de un Animal Asesino con Gas que mata a su pueblo y lo disfruta!”, tuiteó a primera hora del miércoles el presidente estadounidense Donald Trump.

Lea aquí: Reacción a presunto ataque químico, reto de Bolton en EE. UU.

Además, aseguró que la relación entre Estados Unidos y Rusia está peor que nunca, “y eso incluye la Guerra Fría”. “No hay razón para esto. Rusia necesita nuestra ayuda para su economía, algo que sería fácil de hacer, y nosotros necesitamos que todas las naciones trabajen juntas”, señaló el mandatario estadounidense en las redes sociales.

Ante la indignación de la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU volvió a fracasar el martes en dar una respuesta a los presuntos ataques químicos en Siria, luego que Washington y Moscú se opusieran mutuamente a sus respectivas mociones para realizar una investigación internacional.

Trump -que canceló una visita a Latinoamérica el fin de semana para “supervisar la respuesta estadounidense a Siria”- ha dejado claro que pretende que el régimen de Bashar al Asad, y posiblemente sus aliados Moscú y Teherán, paguen un alto costo por el último supuesto ataque con gases tóxicos.

Siga leyendo: El mundo rechaza uso de armas químicas en Siria

Según socorristas, el sábado murieron más de 40 personas en el enclave rebelde de Duma, cerca de Damasco, debido a un ataque químico, que dejó a las víctimas luchando por respirar y escupiendo espuma.

A su vez, Rusia ha advertido de “consecuencias graves” en caso de una acción militar de las potencias occidentales.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia han afirmado que el ataque tiene todas las señas de haber sido ordenado por el régimen de Damasco, el que ha sido previamente acusado de otros ataques con gases tóxicos por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

Credibilidad mancillada”

La embajadora de Washington ante la ONU, Nikki Haley, dejó claro que un fracaso en el Consejo de Seguridad no impediría la acción de Estados Unidos y sus aliados.

“Rusia ha mancillado la credibilidad del Council,“ afirmó. “Cualquier cosa significativa que propongamos sobre Siria, Rusia la veta. Es una farsa.”

Y consideró que la propuesta rusa solo buscaba “proteger a Asad”.

Le puede interesar: Trump responsabiliza a Putin e Irán del ataque en Duma por apoyar a Asad

El embajador ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, dijo que el veto de su país a la propuesta estadounidense obedecía a su voluntad de “no permitir que el Consejo de Seguridad sea conducido a aventuras”.

Washington, con el respaldo de Londres y París, dijo estar listo para actuar con o sin apoyo de Naciones Unidas.

China y Rusia dejaron en claro su oposición a un eventual ataque occidental.

Ruido de tambores

El destructor lanza-misiles USS Donald Cook partió el lunes del puerto Lanarca, Chipre, donde hacía una escala, y se encuentra en una zona donde fácilmente podría atacar Siria.

Mientras, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) emitió el martes por la tarde un mensaje advirtiendo “posibles ataques aéreos en Siria (...) dentro de las próximas 72 horas”.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), el ejército sirio puso a sus fuerzas “en estado de alerta” por los próximos tres días en los aeropuertos y bases militares de este país arrasado por la guerra desde 2011.

Las tropas se preparan con un despliegue rápido, especialmente en Damasco, pero también la provincia de Homs (centro) y en Deir Ezzor (este), según el director de esta organización, Rami Abdel Rahman.

Esta medida se adopta generalmente “en reacción a las amenazas exteriores”, precisó.

En las calles de la capital, los sirios parecen ajenos a las amenazas que llegan desde el extranjero.

“Nadie teme un ataque”, dijo en tono desafiante Amal, ingeniero de 27 años. “Sabemos que todo lo que hacen es para minar el compromiso del ejército que libera las regiones” que han estado en rebelión, agregó.

El fantasma de una respuesta militar revivió el lunes tras el lanzamiento de misiles contra la base militar T-4 que posee el régimen sirio en el centro del país. Pero en este caso Damasco, Moscú y Teherán señalaron a Israel como responsable.

Israel afirmó que no aceptará que Irán se arraigue en ese país. “Independientemente del precio que se tenga que pagar, no tenemos otra opción”, dijo el martes el ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman en una conferencia de prensa donde no hizo referencia al bombardeo de la base siria.

Trump bombardeó en abril de 2017 una base militar siria en respuesta a un ataque con gas sarín en Jan Sheijun, del que acusaron al régimen de Asad y que dejó 80 civiles muertos.

El régimen sirio siempre ha negado su responsabilidad por los ataques químicos que se le han atribuido durante la guerra que devasta el país desde 2011.


Powered by