opinión | Publicado el

TLC con Europa, a paso lento


En los últimos tiempos, los acuerdos comerciales entre naciones y grupos de países se han convertido en el principal mecanismo de promoción del comercio exterior a escala global.

Colombia, aunque le tomó tiempo recurrir a la utilización de los Tratados de Libre Comercio (TLC) para impulsar el desarrollo del aparato productivo y del sector exportador, en años recientes ha venido implementando diversos acuerdos comerciales.

Entre estos, uno de gran importancia, además del vigente con Estados Unidos (principal socio comercial del país), es el que se tiene con la Unión Europea (UE), bloque de países con el que históricamente se ha tenido un estrecho vínculo comercial.

En estos días se cumplieron cuatro años de vigencia del TLC con la UE y, a pesar de la fuerte contracción del comercio mundial, los resultados para Colombia, aunque limitados, son relativamente favorables.

Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, entre agosto de 2013 y mayo de 2017, las exportaciones a la Unión Europea de productos diferentes a los minero-energéticos pasaron de un valor inicial de 7.580 millones de dólares a 8.807 millones.

Esto llevó a que este bloque de naciones tuviera una mayor participación en el comercio exportador del país. En particular, mientras que en 2013 la UE representaba el 11,8 por ciento del total de las exportaciones no minero-energéticas, actualmente dicha participación es del 17,9 por ciento.

Diferentes bienes agrícolas e industriales de exportación de Colombia se han beneficiado del acuerdo. Así, las exportaciones de café, banano, aceite de palma y mango se han incrementado un 70, 42, 133 y 109 por ciento, respectivamente. Las de aguacate aumentaron más de 20 veces.

Por su parte, las exportaciones de plástico, cuero y juguetes crecieron 135, 184 y 154 por ciento, respectivamente. Finalmente, las exportaciones de esmeraldas y oro aumentaron 64 y 39 por ciento.

Las oportunidades comerciales que brinda el TLC con la UE han permitido que nuevas empresas incursionen en un mercado exigente como es el europeo. Mientras que en 2013 un total de 493 compañías exportaron a dicho mercado, a mayo de 2017 el número ya alcanzaba la cifra de 606 empresas.

A pesar de los avances reportados en el caso de las ventas externas de Colombia a la Unión Europea, es claro que estos logros son muy limitados teniendo en cuenta la fuerte devaluación del peso y las políticas gubernamentales de apoyo a las exportaciones.

Esto pone de presente que el actual marco de políticas en materia de comercio exterior debe ser revisado. En particular, se hace necesario integrar de manera más eficaz la promoción de las exportaciones con la política de transformación productiva que, entre otras cosas, debería ser más amplia, robusta y eficaz.

Igualmente, se requiere poner en práctica la reforma arancelaria de tal forma que se reduzcan los niveles de protección. Esto permitiría que los recursos de inversión fluyan hacia las actividades exportadoras.

De otra parte, la coordinación de las políticas y las acciones a nivel del gobierno deben ser profundizadas y la alianza con el sector empresarial fortalecida. Un sector exportador exitoso requiere del concurso de ambos actores.

La llegada de María Lorena Gutiérrez al Ministerio de Comercio abre la posibilidad de que, con prontitud y eficacia, se tomen los correctivos del caso y que, finalmente, las exportaciones no tradicionales se dinamicen y se conviertan en puntal del desarrollo del país.


Powered by