tendencias | Publicado el

Si el carro no funciona, no se vare por falta de ideas


ilustración sstock

En una de las veces que Leo Echeverry se varó, le tocó quitarse un cordón del zapato, amarrarlo al carburador y acelerar el carro halando con su mano aquella cuerda improvisada.

Iba en su Ford 53 y se quedó sin acelerador. Él, mecánico de profesión, conocía su vehículo, y con esa maroma técnica pudo llegar a su taller para arreglarlo.

Sin embargo, no todas las personas son especialistas en mecánica o tienen la recursivida de Leo. Por ello, es bueno conocer algunos consejos para ese incómodo momento de tener una avería en la ciudad.

No es solo tener los elementos, también hay detalles mentales que ayudan en la reducción del tiempo de desvare, sea que lo haga usted (solo sí tiene conocimiento) o le apoyen en la situación.

Lo primero: no estresar ni estresarse

Sucede que se vara en plena vía principal y el tráfico es difícil. Mantenga la calma, igual que las personas que le acompañan. Ya habrá tiempo para lamentar el daño y lo que podría costarle. Así lo recomienda Echeverry.

“Hay que tomar las cosas con cabeza fría. Esto ayuda a buscar una solución y no a llenarse de miedos por el ‘qué voy hacer’. No se quede esperando ayuda o a que otro haga lo que usted puede hacer”, expone el mecánico.

Ubicar el carro para su inspección

Ojalá encuentre un lugar, para que no aumente el estrés con otros pitándole o cause un accidente. “Busque una bahía, parqueadero de supermercado, estación de gasolina o lugar en el que no entorpezca el tránsito”, aconseja el ingeniero mecánico Juan Carlos Vargas.

Aunque, si no existe algo parecido, orille el auto. Los espacios en la ciudad son más reducidos y otro carro podría embestirlo. No se deje alterar por los demás conductores. No olvide poner el cono de seguridad a 30 metros del auto.

Usar su conocimiento sin extralimitarse

No se crea ingeniero mecánico, porque puede aumentar el daño. Si es un pinchazo, cambie la llanta. Ese es un aprendizaje importante. “Revise si es un problema que puede solucionar o necesita asistencia especializada”, indica Raúl Tarazona, jefe de capacitación de Kia. Realice un pequeño curso de mecánica general para atender esos problemas menores. Si el auto expele humo por su capó, mejor no abrirlo.

El kit de carretera, bien completo

No es suficiente la cruceta, el gato hidráulico y el destornillador. Llevar cosas de más pueden ayudarle. Algunos elementos importantes son: compresor de aire para inflar llantas, espuma para pinchazos, cepillo de cerdas metálicas, cables de inicio, botella de agua, soga con gancho de arrastre así como aserrín para tapar los derrames de aceite o cualquier otro lubricante.

Si no tiene forma de repararlo, llame a su aseguradora o a un mecánico que lo saque del problema. Pedir ayuda no es pecad.o y le ahorra costos posteriores.

Vararse en la ciudad se puede convertir en un infierno, pero esté tranquilo que todo tiene solución. Lo importante es que no se crea mecánico y que si no lo puede solucionar, busque ayuda.

Contexto de la Noticia

El ingeniero mecánico Juan Carlos Vargas aconseja a los conductores que, si van a revisar el motor del auto, recuerden la convención de colores, para evitar sustos o lesiones. “La mayoría de motores en los autos del siglo XXI usan tres para indicar qué zonas no se deben tocar por su calor. La roja indica que está caliente. La parte amarilla es de precaución, podría o no estar expuesta a temperaturas altas, mientras que la azul son partes que no se calientan”


Powered by