tendencias | Publicado el

Las personas del año llegaron con un hashtag


En octubre la actriz Ashley Judd le contó al periódico The New York Times el acoso al que la había sometido el productor de cine Harvey Weinstein. FOTO portada revista time

No fue un líder mundial, como en los dos últimos años. Esta vez, las mujeres que rompieron el silencio aparecieron en la portada de la revista Time como la Persona del Año 2017. Algunas están detrás del reconocimiento del movimiento #metoo (#yotambién) en redes sociales, que nació hace 10 años, pero que colmó las plataformas de interacción desde octubre. Dos palabras que unieron a las mujeres del mundo y las motivó a hablar de una misma historia: la del abuso.

Fue un trino el que desencadenó millones de comentarios y publicaciones. Lo hizo la actriz Alyssa Milano y en este les pedía a las víctimas de acoso sexual que dejaran oír sus voces. “Si has sido acosada sexualmente o agredida, escribe ‘yo también’ como respuesta a este tuit”, escribió Milano. Además de ella lo hicieron Taylor Swift, Ashley Judd, Tarana Burke y Selma Blair, que hoy figuran en la portada de la prestigiosa revista.

Para Maritza Rodríguez, estudiante de la maestría en comunicación y derechos humanos de la UNLP, no solo se rompieron cadenas de silencio, también de miedo, y ese para ella es el valor de las plataformas digitales: conseguir que la vida de los ciudadanos mejore. “Es la verdadera revolución de la información, en la que se está buscando desnaturalizar situaciones opresivas”, opina Rodríguez.

En palabras de la publicación, #metoo se destaca por ser un movimiento social que consiguió un cambio rápido en las últimas décadas, y todo a partir de la valentía de millones de personas que dieron a conocer sus historias en redes sociales.

Gran parte del éxito de este movimiento es consecuencia de que famosas mujeres contaran su experiencia y con sus testimonios lograran que miles más se identificaran y no tuvieran temor de hablar de las suyas.

Las más influyentes con cada mensaje que compartieron en sus redes sociales fueron las actrices Alyssa Milano, Viola Davis y Marlee Matlin, así como la artista Lady Gaga. Además, hombres como Jensen Ackles contribuyeron a que el hashtag se propagara en las plataformas.

Para la psicóloga de la Fundación Pazamanos y estudiosa del tema de género, Sara Henao, el mayor logro es haberle permitido a las mujeres conversar “no desde la vergüenza sino desde la valentía. Permitió demostrar que el abuso sexual no es un tema de ciertos contextos, sino que por el contrario afecta a las mujeres en el mundo y no se debe a niveles educativos ni al poder o posición social que ocupen”.

Del movimiento que creció en internet e impactó a miles de millones de personas y hoy es Persona del Año, Maritza Rodríguez destaca que haya sido espontáneo y orgánico, y espera que así como durante tantos años se naturalizó la violencia contra la mujer, se alejen ideas como que el acoso no es violencia. “Que esas situaciones que vivimos cada día no son comunes y corrientes y hay que denunciarlas”.

En la portada hay cinco mujeres, pero quienes rompieron el silencio son miles. Ellas son el personaje de este 2017 según Time

La revista hizo su nombramiento de la Persona del año, y en esta edición fueron las mujeres que rompieron el silencio, entre las que hay algunas que promovieron el movimiento #metoo.

Contexto de la Noticia

4.7 millones de usuarios de Facebook dejaron publicaciones y comentarios usando #metoo.

1.1 billones de individuos vieron publicaciones con el hashtag #metoo al 1 de diciembre.

54% de los usuarios que han participado de las conversaciones con este hashtag son mujeres.

17.700.000 mujeres han denunciado, desde 1998, ser víctimas de abuso sexual.

58% de las personas en Estados Unidos que usaron este hashtag fueron mujeres. Datos al 1 de diciembre.

85 países, reportó Twitter, tuvieron al menos 1.000 publicaciones de usuarios con #metoo

1.7 millones de tuits con el hashtag #metoo se habían publicado al 24 de octubre

Diego mazorra
Coord.maestría en comunicación política del U. Externado
“Gran parte de los contenidos que se comparten en redes sociales tienen que ver con sentimientos, y eso lleva a las personas a participar activamente en estas plataformas. En el caso del movimiento #metoo, era un sentimiento de indignación, de rabia, y esto hizo que las personas contaran sus historias. Esos procesos de participación son los que se expanden más rápido”.

Powered by