tendencias | Publicado el

La edad sí importa, hasta para ver superhéroes

ElColombiano
Para Oswaldo Osorio se deben mantener pautas sobre qué contenidos se pueden ver en el cine a cierta edad. Esa responsabilidad recae en los padres, no en el niño. FOTO sstock

Hace dos semanas el senador Roy Barreras dijo en su cuenta de Twitter que iba a pedir a las autoridades evaluar e intervenir la película Avengers: Infinity War porque reproducía un mensaje fascista, legitimaba el genocidio, y por lo tanto no la consideraba apta para niños.

Su mensaje propició una discusión pública en dos escenarios. Por un lado, si eran buenos o malos los contenidos y mensajes políticos de las películas. En esta línea el argumento no era tan fuerte y la discusión no dio largas; en su lugar, su comentario desató una cadena de mensajes de mofa y comentarios contra el senador. Lo dijo el critico de cine Oswaldo Osorio: “nadie pensaría que una megacorporación como Marvel pensara en hacer una película políticamente incorrecta”.

Sin embargo, el lado b de la historia es que, según dijo poco después en La W, el senador Barreras fue a ver la película con sus hijos de 9 y 12 años, sin saber que la cinta no era apta para menores de 12 años.

Más que una clasificación

La organización por edades de las cintas en Colombia y en el mundo se hace como una guía para la visualización de películas según el público.

En Colombia la clasificación de estas se evalúa a través de un comité de cinco personas adscritas al Ministerio de Cultura (un abogado, un experto en cine, un psicólogo, un académico y un padre de familia). Estos se encargan de decidir la edad adecuada para que los niños vean películas.

La Ley en el país dice que existen cinco tipos de clasificaciones: para todos, mayores de 7, de 12, de 15 y de 18. Las primeras tres son de carácter informativo (una sugerencia para los asistentes) y las últimas dos, restrictivo (está prohibido ingresar a la sala si no cumple el requisito). Según Ana María de la Torre, representante de los padres de familia en el comité, esta distribución se basa en la protección al menor, para que no los impacten negativamente.

Parece un asunto menor, pero los filmes y, por extensión, los contenidos audiovisuales vistos en la televisión o internet, pueden afectar la mentalidad y el comportamiento de los niños.

Las imágenes violentas

El psicólogo Juan David Giraldo explica que los niños menores de 7 años están en una fase inicial de aprendizaje, en la que imita y toma mensajes literalmente. “Un niño no sabe qué es un superhéroe y no distingue con facilidad lo real de lo ficticio”, comenta.

Según el académico, cuando un menor está constantemente expuesto a eventos o escenas violentas existe la posibilidad de que modele su cerebro como el de un sujeto violento. “Entonces va a tener una tendencia a actuar y reaccionar de manera agresiva”, dice. Además, el hecho de que los niños sean impulsivos o agresivos tiene otras implicaciones. Esto puede llevar, explica, a que este no aprenda a aplazar o negociar una recompensa ni que considere que no la merece, sino que la quiera inmediatamente.

Es una razón por la que se insiste en que los niños no deben estar expuestos a contenidos violentos. El profesor precisa que no es una sola película violenta, sino una repetición de este tipo de eventos.

De ahí que los padres deben tener en cuenta que no es solo ver una película de superhéroes, es lo que esta implica cuando el niño no tiene herramientas para juzgarla.

Los expertos indican que los niños siempre deben estar acompañados de un adulto responsable cuando estén expuestos a contenidos que puedan tener imágenes negativas.

Contexto de la Noticia

El senador Roy Barreras el 29 de abril publicó un trino: “Llevé a mis hijos pequeños a ver la película Avengers Infinity War. Sorprende que nadie haya advertido el mensaje fascista triunfante que transmite y legitima formas de genocidio y es para niños! No creo que haya ingenuidad en Marvel. Pediré a autoridades evaluar e intervenir!” El mensaje pasó de agache y el senador no tomó acciones, pero la discusión trascendio a medios de comunicación y redes sociales. La controversia que quedó rondando fue cuándo una película era nociva para un niño y cómo se clasificaban las películas por edades.


Powered by