tendencias | Publicado el

Este ayuno podría ayudarle a bajar de peso


Evidencia científica preeliminar sugiere que la dieta 16:8 es una herramienta para perder peso en población con obesidad. FOTO: Shutterstock

No comer antes de las 10 a.m. ni después de las 6:00 p.m. para reducir el peso y disminuir la presión arterial, sugiere un estudio publicado recientemente en Nutrition and Healthy Aging. Este examina el efecto de la alimentación restringida en el tiempo sobre la pérdida de peso en individuos con sobrepeso y obesidad.

La investigación, que contó con una muestra pequeña, estudió el efecto de este tipo de dieta en 23 voluntarios con obesidad –pues tenían un índice de masa corporal (IMC) de 35– que tenían una edad promedio de 45 años.

El IMC es una medida que combina el peso y la altura de adultos y niños. Si al calcular el IMC obtiene un resultado entre 18.5 y 25, usted tiene un peso adecuado.

Entre las 10:00 de la mañana y las 6:00 de la tarde, las personas que hacen dieta podrían comer cualquier tipo y cantidad de comida que deseen, pero durante las 16 horas restantes solo podrían beber agua o bebidas sin calorías. El estudio siguió a los participantes durante 12 semanas.

De igual forma, recuerde que hay productos que más que alimentos contienen calorías vacías: las gaseosas y los productos ultraprocesados se han probado como responsables, en gran medida, de la epidemia de obesidad que se vive en el mundo.

Lea aquí: El azúcar y su verdad no tan dulce

Cuando se compararon con un grupo de control histórico emparejado de un ensayo anterior que exploraba la pérdida de peso en un tipo diferente de ayuno, los investigadores encontraron que aquellos que seguían la dieta restringida en el tiempo consumían menos calorías, perdían peso y mejoraban la presión arterial. En promedio, los participantes consumieron aproximadamente 350 calorías menos, perdieron aproximadamente el 3 por ciento de su peso corporal y vieron que su presión arterial sistólica disminuyó en aproximadamente 7 milímetros de mercurio (mm Hg), la medida estándar de la presión arterial. Todas las demás medidas, incluida la masa grasa, la resistencia a la insulina y el colesterol, fueron similares al grupo de control.

“El mensaje de este estudio es que hay opciones para bajar de peso que no incluyen el conteo de calorías o la eliminación de ciertos alimentos”, dijo Krista Varady, profesora asociada de kinesiología y nutrición en la Facultad de Ciencias de la Salud Aplicada de la Universidad de Illinois en Chicago (UIC) y líder del estudio.

Si bien este es el primer estudio que analiza la dieta 16:8, llamada así por sus 16 horas de ayuno y sus 8 horas de “banquete”, Varady dice que los resultados se alinean con investigaciones previas sobre otros tipos de dietas intermitentes en ayunas.

“Los resultados que vimos en este estudio son similares a los resultados que hemos visto en otros estudios sobre el ayuno de día alternativo, otro tipo de dieta”, dijo Varady, “pero uno de los beneficios de la dieta 16:8 puede ser que es más fácil para las personas mantener. Observamos que menos participantes abandonaron este estudio en comparación con los estudios en otras dietas en ayunas”.

Lea aquí: Baje esos kilos de más, su cerebro lo agradecerá

Varady dice que si bien la investigación indica que el ayuno diario funciona para perder peso, aún no se han realizado estudios para determinar si funciona mejor que otras dietas, aunque los investigadores observaron que la pérdida de peso era ligeramente menor a la observada en otros ayunos intermitentes.

“Estos datos preliminares ofrecen una promesa para el uso de la alimentación restringida en el tiempo como una técnica de pérdida de peso en adultos obesos, pero se requieren ensayos controlados aleatorios a gran escala ya más largo plazo”, escribieron Varady y sus colegas.

Lea aquí: Sáquele el cuerpo al cáncer con estilo de vida

De todas maneras, tenga en cuenta que cada persona tiene características específicas. Consulte a su médico.


Powered by