tecnología | Publicado el

¿Y la tecnología sin cables para cuándo?


ilustración sstock

“Hola, sabes dónde hay un enchufe para cargar el celular”, será una frase del pasado porque en un futuro cercano, con solo entrar a un lugar, como un restaurante, su teléfono se empezará a cargar sin que sea necesario conectarlo a una fuente de energía gracias a la tecnología inalámbrica.

Un invento que se está prometiendo desde hace un año podría reposar sobre la mesa de noche o encima de los escritorios de trabajo este año, el cargador para dispositivos inalámbricos conocido como AirPower, hecho por Apple. Sobre este aparato se podrían poner hasta tres dispositivos de la marca –reloj, audífonos y celular–, sin necesidad de conectarlos, y cada uno alcanzará a llenar el 100 % del icono de su batería.

Pero la compañía se ha tardado en sacarlo al mercado y se desconocen las razones. Su lanzamiento está previsto, desde hace un año, “para el 2018”, así es que la compañía de la manzana aún tiene tres meses. Por esto, lo que parece un paso seguro hacia la tendencia wireless (inalámbrica) está en espera.

Sin embargo, esta compañía no inventó los cargadores inalámbricos, de hecho sus teléfonos se tardaron en entrar a esta tendencia. Referencias de LG como el LG G6 y algunos integrantes de las familias S y Note de Samsung ya la habían incorporado, y por lo tanto también tenían sus propios cargadores o sus móviles son compatibles con fuentes de energía de ese tipo que son hechas por diferentes fabricantes.

Andrés Valle, MSc (master of science) en sistemas embebidos y líder de IoT de la universidad EIA, considera que la tecnología wireless es una tendencia y hoy en día la electrónica de consumo está brindándoles a las personas diferentes dispositivos que no usan cables; por ejemplo, hay consolas de videojuegos en las que los controles, a diferencia de viejas épocas, ya no necesitan estar atados a los cerebros de los equipos. Además, cree que si hay un dispositivo que ha avanzado en ese terreno es el teléfono móvil.

No obstante, masificar tecnologías como esa tiene sus inconvenientes, señala Valle, quien aclara que aún no existe un dispositivo que sea 100 % inalámbrico, porque hasta un cargador de ese tipo necesita conectarse a una fuente de luz. “Se ha estado trabajando en la carga por campo electromagnético que permite que sin tener que poner un equipo sobre un cargador, este se provea de energía, pero eso aún no es posible”, explica el líder de IoT de la EIA.

Asimismo, el Ingeniero Electrónico y Fundador de Ubidots.com Agustín Peláez, cuenta que “el principal inconveniente es la transmisión de energía. La que se requiere para el funcionamiento de los aparatos electrónicos es alta y por lo tanto no es eficiente transmitirla de manera inalámbrica”.

Peláez, además cuenta que Nikola Tesla, el inventor, soñaba con ciudades que no necesitaran cables para transmitir energía entre hogares; sin embargo, “hoy –más de 100 años después– lo más cercano que hemos logrado son cargadores inalámbricos para celulares”.

Ese problema tendrá su solución, asegura Valle. Por ejemplo, en su institución educativa han trabajado en cargas de batería inalámbrica, “pero es un reto”, asegura. Hay tareas e inconvenientes, como ejemplo: la distancia a la que los cargadores emiten la energía es aún muy limitada (hay que estar cerca); además la eficiencia no es tan buena, es más rápido hacerlo por cable que simplemente estando cerca del dispositivo.

“Esta tecnología dará flexibilidad, el dispositivo se podrá cargar en cualquier lugar. Desde el punto de vista del consumidor será bastante beneficioso, pues con solo tener el celular en el bolsillo, mientras se va en un carro, este se irá cargando”, opina Valle.

De conseguirse el sueño de Tesla que Peláez menciona, los más beneficiados serían los usuarios, dice él. “Un mundo sin cables trae mayor eficiencia y movilidad a nuestras tareas diarias”, apunta el ingeniero.

¿Qué tanto falta? Poco, parece... ¿No son menos los cables que usted usa ahora? .


Powered by