tecnología | Publicado el

Vuele en un carro, como en los Supersónicos


Modelo eCRM, la referencia en común.

Esos días eran para babearse frente al televisor: Súper Sónico se montaba en su carro volador para ir al trabajo. Nada de carros sobre el suelo. Viajaba por el aire, aunque a veces también se quedara atascado en un trancón, y al final doblaba el aeromóvil para llevarlo en la maleta. Un sueño que no se salía del cajón de imágenes que, para cuando se vio en Colombia, finales de los 80, principios de los 90 (el estreno en EE. UU fue en 1962), todavía tenía barriga.

Si bien aún no se habla de poder encoger un auto, cosa que requeriría quizá transformación molecular, Uber quiere sacar a los Supersónicos de la pantalla chica y pretende tener carros voladores que serían, en su caso, taxis voladores. La fecha es ya mismo: para 2020 se iniciaría el periodo de prueba y tres años luego sería el momento de los pasajeros, de cualquiera que quiera ir de un lugar a otro en 20 minutos, cuando por tierra podría demorarse 120.

Ese fue el tema de dos días en el segundo encuentro anual de Uber Elevate, que esta vez se realizó en Los Ángeles, California, Estados Unidos, ciudad que sería junto a Dallas la primera en la que se verían volar autos. La tercera la están buscando fuera de este país y esperan postulaciones hasta el 1 de julio. La condición, que la urbe tenga más de 2 millones de personas, una densidad de 2.000 individuos por 1.5 kilómetros cuadrados, enfrente congestión, piense en transporte multimodal, condiciones ambientales estables y esté dispuesta a invertir en un nuevo sistema.

El Ceo de la compañía, Dara Khosrowshahi, en un chat relámpago durante el evento, señaló que Uber no puede ser solo carros, que su trabajo es más amplio, es decir, la movilidad, dar soluciones a las ciudades. Esta es una, precisó: pensar el transporte en términos verticales. Está seguro, dijo, que se puede hacer.

El cómo

Todavía no hay más que diseños y un prototipo en tierra que no se ha levantado del suelo. De todas maneras, como lo dijo Eric Allison, director del programa Elevate, esta es una idea que no tiene precedentes. Están trabajando en algo que no existe. De ahí la preocupación por el tiempo, de si dos años serán suficientes para construir los vehículos y los aeropuertos, establecer lo que se podría llamar malla aérea, determinar las políticas y leyes y crear confianza para que las personas quieran montarse en un avión que es casi un dron y que funcionaría con una batería de litio. Eso por nombrar algunos elementos.

Para construir el sistema coinciden en que no puede ser una sola compañía enfocada en ello, sino que se deben unir conocimientos de áreas tan diversas como la ingeniería, la arquitectura, la informática y la aeronáutica. Se va a requerir inteligencia artificial, producción de energía, crear leyes de funcionamiento y regulación. Finalmente, como dijo durante la conferencia Celina Mikolajczac, quien dirige el equipo de baterías de Uber, esto no es magia: es ingeniería, investigación, desarrollo. Tecnología.

Jeff Holden, director de producto de Uber, lo resumió: “Este esfuerzo por tener un vuelo al toque de un botón solo se puede lograr por medio de una estrecha colaboración entre los sectores público y privado”. Los gobiernos también deben estar.

La empresa de movilidad firmó, por ejemplo, un acuerdo con el Comando de Investigación, Desarrollo e Ingeniería del Ejército de Estados Unidos, Army Research Lab, para la investigación y el desarrollo cooperativo, que incluye financiamiento conjunto y el avance de investigación para crear la primera hélice que tiene dos rotores, uno encima del otro, que giran en la misma dirección y tienen la idea de solucionar uno de los problemas que preocupan: son más silenciosos que los helicópteros ya existentes.

Uber no construirá ninguno de los aviones. Empresas como Embraber (compañía que ha vendido más de 8.000 aeronaves en el mundo), Pipistrel (fabricantes del primer avión eléctrico aprobado por la Administración Federal de Aviación-FAA), Aurora (participó en el inicio de Uber Elevate, es de Boeing) y un nuevo socio, Karem (proveedor del sector militar y fabricante de drones), lo harán. Ellas, de hecho, presentaron en Los Ángeles sus primeros modelos (ver fotos).

El otro acuerdo anunciado es con la Nasa, con quien ya habían firmado uno en 2017. Se trata de investigar conceptos y tecnologías para crear estándares industriales, reglas, procedimientos y otras regulaciones. Eso con algoritmos e inteligencia artificial para monitorear y tener rutas seguras.

Al ser un proyecto nuevo, que no existe, hay que empezar de cero. Dan Elwell, administrador temporal de la FAA, señaló que la regulación debe estar en cinco años y cumplir tres requisitos, que son seguridad, innovación e infraestructura, y que hay que pensar en diferentes operaciones y posibilidades. Hay que construir un sistema diferente, porque no se puede aplicar el del suelo, muy posiblemente, en tanto no hay precedentes.

Eric Allison comentó que hay que entender cómo funciona para crear la infraestructura, y en ese camino el pensamiento tradicional no aplica. El sistema de tráfico aéreo actual no está diseñado para estos vehículos que transitan en baja altitud. Ese es un desafío de espacio.

Los carros voladores

A estos aparatos, que son más drones que autos, aunque por dentro el prototipo que está a escala y que mostraron durante el evento (no vuela aún) sí se parece a un carro, se les llama vehículos eléctricos VTOL. Las letras raras son por vertical take-off and landing, es decir, despegue y aterrizaje vertical. El modelo de referencia espera volar entre unos 300 a 600 metros de altura, con una velocidad de 240 a 320 kilómetros por hora.

Uno de los retos está en la batería, porque la idea de Uber es que sea 100 % eléctrico, y que alcance al menos 100 kilómetros con una única carga. Celina explica que tiene que ver con el cuidado del ambiente y que, además, si cada vez se restringe más el uso de diesel y combustibles, al ser una nueva forma de transporte, es necesario pensar de una vez en una solución.

Esto representa una nueva tecnología, que permite a las aeronaves hacer viajes con esa sola carga y recargarse en pocos minutos. También eso los diferencia de los helicópteros.

La jefe de baterías es optimista, porque señala que el tiempo de los viajes será de unos diez minutos, que no son muchos en realidad, y luego se recargará mientras los usuarios se suben. La palabra es eficiencia (y aplica además en el ahorro de tiempo que buscan).

En esta primera etapa, los eVTOL son para cuatro pasajeros y un piloto, pero desde ya miran una modalidad autónoma y entonces quitar al que maneja. Solo que, y esto lo dijo el Ceo de Uber, primero necesitan que funcione bien en tierra con sus carros autónomos, que la seguridad sea incuestionable y que el mercado así lo requiera. Ahí es clave generar confianza: que alguien quiera montarse en un taxi volador y, además, sin piloto.

Igual hay que parquear

Por supuesto, otro de los retos está en la infraestructura. Se deben crear skyports, que serían los espacios para que estas aeronaves operen. Seis firmas de arquitectos tienen sus diseños, que pasan por crear nuevos edificios en los que los vehículos van entrando y saliendo, deben tener el sistema eléctrico para recargarse, cuidar el ruido, ser ambientalmente sostenibles y resistir que puedan entrar 4.000 pasajeros por hora y unas 1.000 naves. Esto ahorrando tiempo, conectándose con otros medios de transporte terrestres, sean taxis (para el caso UberX), bicicletas, buses o metros.

Los diseños son futuristas, en su mayoría. Las propuestas también incluyen usar la infraestructura existente, como edificios de parqueaderos de carros, para convertirlos en estructuras necesarias para los voladores, así como techos y adecuarse a distintos terrenos, como que pase un río por debajo o una autopista. Algunos incluyen restaurantes y zonas para descansar.

¿Y a cuánto el pasaje?

En esta tecnología no vale eso de montarse por la de atrás, porque si hay algo que preocupa son los precios. No puede ser un sistema costoso, si se quiere volver masivo. Dara Khosrowshahi lo contó en la conferencia: quieren crear redes para que las personas puedan usar los taxis voladores cuando busquen evitar los trancones o llegar más rápido, y todo eso de forma asequible.

Si hay otro desafío, ese es. Una de las claves, y en ello hicieron énfasis en el Uber Elevate, para que no cueste tanto, es el compartir. Stan Swaintek, jefe de operaciones, comentó que el futuro no está en tener un carro, sino en usar los de otros. En cada aeronave se iría con cuatro personas, para que el valor por viaje disminuya. La combinación, según Jeff Holden, es sumarle al compartir un mercado de masas, y en eso Uber es experto: usar herramientas de gestión de viajes para maximizar el número de pasajeros por vuelo.

Si la era de los Supersónicos está cerca (aunque usted no sea Súper, sino un pasajero más), se sabrá en dos años y se corroborará en cinco, cuando abra la aplicación y pida un UberAir. Desde Uber y sus aliados son optimistas, si bien saben que no es mucho tiempo. Varios de los invitados lo dijeron en sus charlas, y eso creen: está más cerca de lo que piensa. Por ahora todo está en el papel, en diseños.

El vuelo apenas comienza. Quizá vaya todavía en esa frase inentendible para los no expertos cuando en el avión, para un viaje de una ciudad a otra, se escucha chequeo cruzado. O mejor, preparando las puertas para el despegue.

Dos días para conversar de los taxis voladores en Los Ángeles, EE. UU. Una propuesta que lidera Uber, en compañía de otras empresas de diferentes sectores. No están muy lejos, dicen ellos.
Carros voladores quiere Uber para 2020

Contexto de la Noticia

ROJO
Problemas a los que se enfrentan: crear leyes, infraestructura, compartir el espacio aéreo con lo existente, medir ruido. Podría no solucionar movilidad y solo añadir un sistema más.

AMARILLO
Hay mucho entusiasmo y cada vez se suman más compañías en investigación y desarrollo, aunque hay poco tiempo: en solo cinco años estarían volando comercialmente.

VERDE
Innovaciones tecnológicas y de infraestructura, el propósito de reducir congestión y tiempo, que el transporte sea un sistema que se complementa. No es un solo medio.

Pensar en aviones voladores como en los Supersónicos o en películas de ciencia ficción trae desafíos que se deben enfrentar, empezando por el ruido y la contaminación visual. Ya no solo estará ocupado el espacio si mira hacia abajo o el frente, porque las nubes no estarán solas. Imagínese ver pasar unos 1.000 vehículos eléctricos por hora, encima de usted, sonando y moviéndose. Luego está la construcción de las vías, de cómo ir y venir y optimizar el tiempo. Desde Uber usan palabras como seguridad, consistencia, disfrute y ahorro. De todas maneras están trabajando en algo que no se ha hecho antes, aunque no son los únicos. Está el taxi aéreo Cora, de Kitty Hawk, empresa de Larry Page, cofundador de Google. También la compañía china Ehang que ya hizo pruebas en Dubai con modelos de drones como transporte aéreo, así como Airbus, que tiene Vahana, start-up que creó el modelo eléctrico Alpha One, que ya hizo un primer intento de vuelo.


Powered by