Videojuegos | Publicado el

Cuphead demuestra que con lo clásico también se innova


El juego se realizó al estilo de las animaciones clásicas realizando escenas cuadro por cuadro. FOTOS STUDIO MDHR

Encárgate de varios monstruos y paga tu deuda con el diablo para que este no se lleve tu alma.

Esta es la premisa de Cuphead, videojuego que ha levantado desde su salida a finales de septiembre una gran expectativa entre los gamers.

Su aspecto gráfico, su estilo clásico y su adictiva jugabilidad lo han puesto entre los mejores juegos del año. Y aunque no le alcance para quedarse con el premio mayor, sí demuestra que no es necesario tener gráficos ultra HD de última generación para ser un desarrollo de calidad.

¿Por qué es tan popular?

Empecemos por hablar de gráficos. Sus creadores, los hermanos Chad y Jared Moldenhauer decidieron que el juego tendría el mismo aspecto de las películas animadas de las décadas 20 y 30, pero no solo eso, sino también dibujar a mano los personajes y los ambientes como lo hacían los diseñadores en esa época.

Es así como Cuphead y Mugman, personajes cabeza de taza y protagonistas del título obtienen su forma que recuerda a Mickey en sus primeras apariciones por allá en 1928.

“Cuando lo juegas te sientes inmerso en uno de esos cortos animados, protagonizando una de esas caricaturas. Juega con la nostalgia. He muerto como unas 500 veces en el modo regular, que es el más difícil antes de llegar al tercer nivel que es el final”, explica Daniela Hinestroza, más conocida como Any Black, integrante del grupo de videojugadoras GeaGamers.

Es decir, se aprovecha de la moda retro y vintage para competir en una carrera donde los grandes estudios de videojuegos tienen los recursos para crear grandes escenarios (juegos sandbox) y gráficos que simulan la realidad.

Jugabilidad

Es un título run and gun, (corre y dispara) clásico en el que hay que moverse mientras se dispara a los enemigos entre los que hay hongos, ranas, abejas, pájaros carpinteros y hasta marionetas.

Para algunos es adictivo, pues la posibilidad de jugar en modo cooperativo le da un toque que clásicos como Contra llevaron con superioridad. “Mecánicas recicladas de los los run and gun clásicos muy bien implementadas”, dice el jugador Camilo Giraldo.

Pero para Xavier Elejaildek, director del sitio especializado en contenido geek Bug Byte, es algo repetitivo el hecho de ser una plataforma clásica, es decir, de saltar y llegar al final del nivel para acabar con los jefes de turno, algo en lo que Cuphead es muy fuerte, tanto que se suman 30 jefes finales: desde marineros, zanahorias y flores, hasta dragones lanzafuegos. “En jugabilidad me parece que no aporta nada nuevo. Sin embargo, seguramente se convertirá en un videojuego que será recordado por sus gráficos”.

La música

Un juego ambientado en la animación de principios del siglo XX debía tener música de esa época. Ese es otro de los atractivos de este título independiente o indie como se conocen en el universo de los videojuegos.

Por ello, es el jazz el que llena de sonidos cada ambiente de Cuphead. Saxofones, pianos y contrabajos que enloquecen como lo hacen los histéricos personajes del juego.

Una banda sonora en la que más de 10 músicos participaron, dirigidos por el percusionista canadiense Kristofer Maddigan, quien ha sido artista invitado y acompañante de cantantes como Petula Clark.

En fin, su precio tan bajo, su mecánica sencilla, sus 30 jefes (récord Guinness) y los gráficos que rememoran una época que parece volver, llevarán a Cuphead más allá de Xbox y PC.

Por lo pronto, si es de los que gustan de juegos con aspecto retro, frenéticos y con personajes alocados, Cuphead es su decisión. ¡Pague su deuda con el diablo!.

1

millón de copias ha vendido Cuphead desde su aparición hace dos semanas.

Contexto de la Noticia

Varios medios especializados en videojuegos aseguran que los creadores debieron hipotecar sus casas para poder impulsar y finalizar el desarrollo del título. Por ello, pasaron de tres empleados a 20, con lo que mejoraron el grupo con animadores, diseñadores así como dibujantes digitales. El desarrollo de Cuphead inició en 2010 y está inspirado en el trabajo de Walt Disney y dibujantes como Ub Iwerks y Grim Natwick.


Powered by