Tecnología | Publicado el

Si le pasa, no se quede con la boca abierta


FOTOilustración ELCOLOMBIANO

La reacción inmediata a la caída de un teléfono celular es una gesto de horror, tal vez un pequeño grito con alguna palabra soez; otros podrían mostrar indiferencia, pero en muchos casos, si es posible, antes de que toque el suelo se hacen maromas para tratar de agarrarlo en el aire o para amortiguar el golpe con el pie.

La caída del teléfono, que es para algunos una extensión de la mano, duele como si la sufriera el mismo cuerpo. Después, el equipo pasa a una observación minuciosa en la que se detectan los daños, leves como un rayón, o graves como un display (pantalla) hecho pedazos.

Estrellarse contra el piso es solo uno de los percances más comunes que puede sufrir un smartphone, quedar sumergido en el agua es otro, y obstruir su puerto de carga o salidas de audio también es frecuente.

Todos se pueden evitar con ciertos cuidados a los que algunos se resisten, como ponerle una funda o evitar su uso en ciertos momentos, como en la mesa, cuando se come, para que cualquier bebida no caiga sobre él. En caso de que suceda hay un momento de pánico, sobre todo si el equipo no cuenta con una protección IP 67 o 68 (la que lo protege del polvo y las salpicaduras, además de sumergirse hasta cierta profundidad y durante un determinado tiempo).

Claro, es un objeto costoso, que bien vale la pena cuidar. Solo que a veces pasa.

Accidentes que se previenen

Según un estudio de 2013, hecho por Mobile Phone Checker en Reino Unido, los accidentes más comunes suceden porque el celular cae sobre una superficie dura (43 %), en el agua –inodoro, lavamanos, baño– (35 %), el usuario se para o se sienta y se cae (32 %), lo ponen sobre el techo del carro (12 %) y porque se le suelta a un niño de la mano (10 %).

Caídas que duelen y dejan marcas

Si el golpe es fuerte, seguro le quedará alguna marca en sus bordes, en la parte frontal o trasera. Estos no tienen solución, pero, si después de la caída nota que la imagen en pantalla no se ve igual, el primer paso es apagar el equipo y encenderlo de nuevo. Si el fallo continúa seguramente sufrió un desajuste de sus componentes y es necesaria la revisión de un experto para repararlo.

Que el display no lo deje blanco

El display es la pieza completa que está en el frontal del teléfono y está compuesto (en algunos inteligentes) por la pantalla –LCD o IPS, Retina (Apple), Amoled– y el cristal, también llamado digitalizador o touch. Este es el que permite tener un control táctil del display, mientras que la pantalla es la encargada de la imagen gracias a sus características técnicas, como la resolución. Así es que si el teléfono se cae hay que revisar cuál de estos componentes sufrió el daño.

Si deja de responder al tacto, pero aún se ve la imagen, el touch se quebró o estropeó; si no se ve nada o se observan manchas de colores o negras es porque el inconveniente lo tuvo la pantalla. En cualquiera de los dos casos es mejor no hacer nada en casa y dejárselo a un técnico especializado, ya que un accidente de estos puede implicar el cambio solo del touch, para fortuna del usuario, o del display completo. En algunos equipos, como el iPhone X, uno quebrado trae como consecuencia la reposición del teléfono, pues por la tecnología de la pieza es difícil encontrar una que reemplace la averiada, además de que su instalación podría acarrear un no óptimo funcionamiento del equipo.

guarde el arroz para la cocina

Si su teléfono no tiene protección iP 67 o 68 y recibió salpicaduras de algún líquido o quedó sumergido en una piscina, o peor, en un sanitario, hay posibilidades de revivirlo. Debe apagar el móvil, y como ahora no tienen tapas que se remueven (hace algunos años sí), ponerlo en arroz no es una solución, y menos ventilarlo con un secador. Eso asegura Natalia Garcés, de Celurgencia. “Un accidente de ese tipo requiere abrir el equipo para evaluar su estado, si hay algo quemado, y esa es una labor que necesita de un cuidado y unos instrumentos que no están al alcance de los usuarios, como un microscopio”, señala ella.

Lo barato sale caro para su teléfono

Si el puerto de carga es el implicado en el accidente, tampoco hay mucho que el usuario pueda hacer, un técnico debe reemplazarlo.

Duván Vanegas, quien trabaja en celulares de la Clínica del Smartphone, comenta que se han vuelto comunes los incidentes en los que hay deterioros o averías en el puerto de carga. La causa: los usuarios utilizan cargadores que no son genuinos y que pueden ir dañando esa parte del equipo. “También es por el mal uso, porque lo adaptan a la fuerza, o lo quitan también de esa manera”.

10

semanas es el tiempo promedio en el que un iPhone sufre su primera caída, según Mobile Phone Checker.

Los accidentes más comunes por los que los teléfonos sufren daños tienen relación con un niño, un carro o su dueño. Componentes mojados y fisuras están entre las consecuencias.

Contexto de la Noticia

Si nota que su celular ya no es tan ágil como cuando lo compró es posible que WhatsApp sea uno de los causantes, ya que los audios, fotografías y videos que comparte durante todo el día le restan memoria y por ende fluidez. Por esa razón Samsung Colombia recomienda borrar con cierta frecuencia los archivos que se recopilan en esta red de mensajería, pero no sin antes hacer un back up. Este no es un accidente en el teléfono, pero sí la causa de un problema que aqueja a más de un usuario.

Igualmente sugieren que las personas se aseguren de que “su dispositivo tenga la última versión de software disponible. Para esto, debe ingresar a ‘Ajustes’, luego seleccionar la opción ‘Acerca del dispositivo’ y ‘Actualizar ahora’”.


Powered by