tecnología | Publicado el

No prenda el TV, encienda el celular y vea una serie web


Son de Tijeras y En alquiler son dos series web colombianas recientes que puden verse en YouTube. FOTO capturas de video

Del televisor se viene diciendo hace unos ocho años que ya no es el rey de la casa. Algunas personas lo han sacado de la sala, ese lugar del que era casi inamovible. Ya no es una compra obligada, por ejemplo para los milenials que dejan su hogar, porque muchos de ellos prefieren ver los contenidos de video en el PC o en el teléfono celular.

Ese cambio en la forma de ver TV, en el que han influido los dispositivos móviles e internet, tuvo como consecuencia que se empezaran a desarrollar productos audiovisuales, como las series web, pensados específicamente para plataformas como YouTube, y no para pantallas de 32 pulgadas en adelante.

Para el profesor univesitario y asesor de la Autoridad Nacional de televisión (Antv), Sergio Urquijo, las series web colombianas han partido de los estándares que crearon las telenovelas hechas para la televisión tradicional en el país. Según el docente, ese origen generó una diferencia en comparación con los productos web realizados en otros lugares: los estilos de producción.

Eso lo detectó el docente en una investigación que ha hecho durante algunos años, justamente para conocer más sobre el desarrollo de estas producciones. Las características de las plataformas, explica, y los medios por los cuales se exhiben permiten que puedan hacerse sin mucho dinero, y que se desliguen de ciertas características de siempre, como la cantidad de capítulos, la duración y el extremo cuidado con elementos como las luces o el sonido.

De esa forma, tomando elementos de la caja cuadrada, surgieron series como Susana y Elvira (6.998.271 visualizaciones), que para Sergio contaron con “toda la parafernalia de la TV convencional. Además con su estética y narrativa”.

No obstante, recuerda otras como Adulto Contemporáneo (2013), con también casi siete millones de visualizaciones actualmente (6.990.260), que para el criterio del profesor, fue la primera serie web nacional exitosa.

“Esta tuvo menos recursos, su puesta en escena fue distinta, igual la estética y su narrativa, no se trataba de sketchs cortos (escenas humorísticas), sino de una serie hecha específicamente para la web”, comenta Urquijo.

El profesor e investigador del departamento de Comunicación Social de Eafit, Diego Montoya, dice tener una queja sobre el audiovisual que se hace localmente, y es que según él hay muy poca ficción.

Sin embargo, destaca el trabajo que desde el pregrado de la universidad en la que trabaja se están haciendo para realizar unas en las que se cuenten toda clase de historias y en diversos géneros y formatos.

Experimentar

Si de requisitos se trata, un producto para plataformas que pueden mirarse en el móvil debe verse de forma fácil, la narrativa no tener tiempos intermedios entre las escenas y estar ajustadas para rotar en redes y no en un canal, así lo explica el docente.

Esas cualidades no son una camisa de fuerza para el formato web, aclara Urquijo, pero hacen parte de las que él ha detectado en la observación de productos hechos en otros países que tuvieron éxito.

Esas singularidades, precisa, obedecen a las situaciones de consumo audiovisual que deben imaginarse los realizadores, por ejemplo, en un bus en movimiento, mientras se hace una fila; esas variantes delimitan cómo debe ser un producto para la web.

“Se hace de esa manera porque la audiencia puede estar en situaciones incómodas, entonces se procura por elaborar productos sencillos en imagen y sonido, que puedan verse sin problema en pantallas pequeñas y en cualquier momento”, explica el asesor de la Antv.

Para él, quien piense en desarrollar estas propuestas debe tener lo anterior en cuenta, además de otras características que ha observado en el trabajo de agencias de publicidad y audiovisuales: los productos son muy cortos, sencillos en puesta en escena, lo mensajes que dan son contundentes y entre cada acción importante entre los personajes se evitan los llamados tiempos de traslado –que está amaneciendo, un auto en recorrido–.

Referentes internacionales

Estados Unidos y Reino Unido, según Sergio Urquijo, son los países que han hecho series ejemplo para el resto del mundo. Estas han surgido, cuenta él, después de que algunas personas se aventuraran a grabar y luego a subir ese trabajo a diferentes plataformas digitales.

A ese tipo de trabajos lo han denominado amateur y, cuenta Urquijo, ha tenido mucha influencia en lo que se está haciendo de forma profesional en la actualidad.

Adicionalmente, esas primeras hechas por aficionados validaron ese registro con luces y sonido menos cuidados y puestas en escena simples, algo que no era exitoso en la televisión tradicional.

Las primeras

De series web se habla desde 20o8, cuenta el profesor Diego Montoya, fue ese año cuando el concepto apareció.

“Sin embargo, en 20017 algunos autores hablaban de ciberseries, y antes de 2008 ya se habían hecho”, aclara.

Montoya recuerda que en 1995 AOL hizo la primera y la publicó en un blog, según él, era “una especie Melrose Place” y se llamó The Spot. Posteriormente hubo una en México, un formato de novela para internet, y luego, en 2002, surgió Alejo y Valentina, que terminó comprando MTV para transmitirla en su canal para Latinoamérica.

Para Urquijo, las más exitosas en hispanoamérica son las españolas, tal vez, según él, por la tradición cineasta que tiene el país ibérico. Entre las que recuerda está Malviviendo (112.383.620 visualizaciones), la más vista en ese país, de 30 capítulos y 3 temporadas que, además, se financió con dineros recogidos por medio de una plataforma de crowfunding.

“Igual fue muy reconocida Con pelos en la lengua, y en Argentina han comenzado a aparecer muy buenas”, señala Urquijo. No osbtante, considera que Latinoamérica está “muy quedada” en conseguir que los productos audiovisuales para esta plataforma logren una buena distribución o narrativas que enganchen, eso se da de esa manera, según él, porque se siguen haciendo series que son “minicapítulos de televisión” y no están pensando en ese nuevo formato.

Así lo ve un director

Para aprender a realizar series web hay que arriesgarse a hacerlas, eso cree Santiago Roldán, director que participó en la ejecución de los primeros capítulos de Whisper, para YouTube, en la que participaron influenciadoras famosas en las redes sociales como Luisa Fernanda W, Dani Duke y Annie Rawr.

Él reitera que debe contar una historia de una forma simple, esa es una de las enseñanzas que ha tenido, que para las plataformas digitales los productos deben ser fuertes y dar un mensaje claro sin importar si en él actúa un personaje o diez. Además cree que al hacerlos con bajos recursos estos deben aprovecharse, “puede grabarse hasta con la cámara de un celular”.

Roldán añade que estos relatos son muy flexibles y permiten experimentar con las formas de narración y que, en general, los realizadores pueden darse la libertad de ser muy creativos para crear algo que capte a la audiencia.

El director opina que una de las ventajas de la series web es que se pueden ir mejorando en la medida que se evalúe la retroalimentación que dejan los usuarios por medio de comentarios en plataformas como YouTube. Esa es una gran diferencia en comparación con lo que se hace para televisión, que ya tiene unos criterios establecidos y son difíciles de modificar.

De Colombia recuerda productos como Yonkis, hecha en 2011 por Jhoncito Arango, quien se encargó de crear y producirla, además de otra que salió posteriormente, Mentes Alternas.

Sin duda, el espectro de los productos audiovisuales para las plataformas móviles es cada vez más amplio.

Para que estas se vean, Eafit creó en 2016 el Festival de series Web de Medellín que tuvo un gran éxito, recibieron 230 de diferentes países, recuerda el profesor Montoya.

El Festival se realizará de nuevo a final de este 2018, es bienal, y busca ser un espacio para contarle a el país sobre el concepto y el formato de estos productos que tienen enganchado a más de uno.

Las series web son una propuesta audiovisual que lleva cerca de 10 años presentándose en plataformas como YouTube. En Colombia hay algunas que ya han sumado millones de visualizaciones.

Contexto de la Noticia

· Desde 2012, para el área de audiovisuales y cibermedios del pregrado de Comunicación Social de la Universidad Eafit, se empezó a trabajar en retar a los estudiantes a pensar en las nuevas formas de producción narrativa audiovisual en los recientes contextos de convergencia digital. Así lo cuenta el profesor Diego Montoya, quien recuerda que fue por esa época cuando empezaron a trabajar en la producción de web series con la intención de que los estudiantes realizaran contenidos con rutinas más complejas. “Todo comenzó de de una forma muy intuitiva”, señala el docente, y añade que con el trabajo y la investigación fueron reconociendo lo diferente que es crear para la web que hacerlo para la televisión.


Powered by