tecnología | Publicado el

Astronauta llegó del espacio más alto y con el ADN cambiado


Scott Kelly (izquierda) y Mark Kelly, participantes en el experimento de los gemelos de la Nasa. Foto Nasa

Cuando un gemelo sale de casa y el otro se queda, ¿sufrirán un cambio? Sí, si la salida es... al espacio.

De eso dan muestra los mellizos Scott y Mark Kelly, gemelos, igualitos, hasta que Scott se fue un año al espacio.

Allí se transformó: llegó 5 centímetros más alto, más delgado, las bacterias de sus intestinos eran diferentes y su código genético cambió.

Esa son las primeras conclusiones del experimento realizado por la Nasa, que acaba de dar un reporte inicial.

Scott pasó 340 días a bordo de la Estación Espacial Internacional y sí, llegó distinto, aunque luego de su regreso volvió a encogerse esos 5 centímetros.

¿Qué es lo que sucede? Parece que el estrés mental y físico de un año en el espacio puede haber activado cientos de ‘genes espaciales’ de Scott que alteraron su sistema inmunitario, la formación ósea, la vista y otros procesos corporales.

Mientras la mayoría de esos cambios se revierten al regresar a Tierra, cerca de 7 % del código genético del astronauta siguió alterado y puede que así sea para siempre.

Esos cambios podrían ser parte de los estrés del viaje espacial que puede afectar los mecanismos celulares, activando por ejemplo el ensamblaje de nuevas moléculas, como una grasa o proteína, la degradación celular y puede activar o apagar genes que cambian la función celular.

El estudio de la Nasa, llamado Estudio Gemelo, busca revelar los efectos a largo plazo de los viajes en el espacio en el cuerpo y la mente de los astronautas. Scott partió al espacio en marzo de 2015.

Mark, quien fue astronauta también, permaneció como sujeto de control en la Tierra. Al tener ambos un código genético idéntico, el experimento revela las diferencias.

Aunque Scott recuperó su estatura de antes de viajar, los genes relacionados con la formacion ósea, la privación del oxígeno, las respuestas del sistema inmunitario y la reparación del ADN siguieron alterados tras el regreso a casa. Esto podría deberse a una reacción complicada a un tipo inusual de estrés: el estrés espacial.

Más de 200 científicos en 30 estados de Estados Unidos están ayudando a descifrar los resultados del experimento de los gemelos Kelly.


Powered by