tecnología | Publicado el

En el espacio también hay un fantasma


Así luce la nebulosa del fantasma IC 63 a 550 años luz de la Tierra. Foto ESA/Hubble/Nasa

En el espacio, acá cerca d ella Tierra, a solo 550 años luz, también hay un fantasma. El fantasma de Casiopea, para ser más precisos, conocido por el poco romántico nombre de IC 63.

Una nebulosa con presencia fantasmagórica, que parece vestida como uno de esos espantos que asustan a más de un incauto en la Tierra.

La constelación Casiopea , bautizada como una reina de la mitología griega, forma en el cielo una figura fácil de reconocer, una W. El punto central lo marca la estrella Gamma Casiopea.

Esta es una estrella subgigante azul-blanca 19 veces más masiva y 65 000 veces más brillante que nuestro Sol. Rota además a una velocidad alta, de 1,6 millones de kilómetros por hora, 200 veces más rápido que nuestra estrella.

Esta frenética rotación provoca erupciones de masa hacia un disco que la rodea.

La radiación estelar es tan alta que afecta IC 63, la nebulosa del fantasma, que se encuentra a varios años luz de Gamma Casiopea.

La nebulosa parece un verdadero fantasma espacial, con un color rojizo producido por la potente radiación ultravioleta que llega de la estrella, haciendo que los electrones ganen energía que liberan en la radiación hidrógeno-alfa.

Ese hidrógeno hace que IC 63 sea una nebulosa de emisión. En la imagen adjunta se observa además un color azul, luz de Gamma Casiopea que ha sido reflejada por las partículas de polvo en la nebulosa, indicando que también es una nebulosa de reflexión.

Pero la colorida y fantasmagórica nebulosa se está disipando poco a poco bajo la influencia de la radiación ultravioleta

La nebulosa es parte de una región nublada más grande que mide unas cuatro veces la Luna llena.


Powered by