tecnología | Publicado el

Murió el científico Stephen Hawking a los 76 años


Stephen Hawking. Foto REUTERS

El físico británico Stephen Hawking, reconocido mundialmente por su teoría de los agujeros negros, murió este martes 13 de marzo (miércoles 14 en Europa) a los 76 años.

“Estamos profundamente tristes porque nuestro querido padre haya fallecido hoy”, declararon los hijos del profesor Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado publicado por la agencia británica Press Association.

Hawking nació en Oxford, Reino Unido, el 8 de enero de 1942, y desde los 21 años luchó contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular que paralizó prácticamente todo su cuerpo y lo obligó a comunicarse a través de un sintetizador de voz desde 1985.

Aunque los médicos que lo diagnosticaron le dieron un pronóstico de máximo tres años de vida, Hawking logró sobrevivir cinco décadas con la enfermedad y convertirse en uno de los físicos teóricos más importantes de los últimos años, aún con sus limitaciones físicas.

El trabajo de Hawking abarca distintos campos de la física, como la astrofísica y la cosmología. Junto con Roger Penrose, compañero suyo en la Universidad de Cambridge, desarrolló el teorema de las singularidades espaciotemporales y predijo que los agujeros negros emitirían radiación. Además, el británico dedicó importantes esfuerzos a la divulgación científica.

“Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años”, dijeron sus hijos.

Hawking empezó su carrera en las ciencias naturales en la Universidad de Oxford, que también fue la alma máter de su papá, Frank Hawking. Desde los primeros años mostró especial interés por la física y se destacó entre los demás alumnos por su capacidad para resolver problemas.

“Solo le bastaba saber que se podía hacer algo y él era capaz de hacerlo sin mirar cómo otros lo hacían... Por supuesto, su mente era completamente diferente de las de sus coetáneos”, dijo su tutor de física en Oxford, Robert Berman, en una entrevista con The New York Times Magazine.

Image

Una mente brillante

Se graduó de Oxford en 1962 y cuatro años después ya tenía su primer doctorado, del Trinity Hall de Cambridge, a pesar de que durante 24 meses sufrió los peores síntomas del inicio de la esclerosis.

Durante su carrera, Hawking coleccionó una docena de títulos honoris causa y distinciones por su trabajo científico, como la Orden del Imperio Británico (1982), el Premio Príncipe de Asturias (1989) y la Medalla Copley (1982).

Además, escribió decenas de libros de divulgación científica, entre los que se destacan La teoría del todo, El gran diseño, Breve historia del tiempo y El universo en una cáscara de nuez.

Sus brillantes ideas y su ingenio le hicieron ganar admiradores de todos los ámbitos, mucho más allá de la astrofísica, y se le llegó a comparar con Albert Einstein e Isaac Newton.

Nacido el 8 de enero de 1942, 300 años después de que muriera el padre de la ciencia moderna, Galileo Galilei, Stephen William Hawking se convirtió en uno de los científicos mejor considerados del mundo y entró en el panteón de los titanes de la ciencia.

Gran parte de sus trabajos se centraron en unir la relatividad (la naturaleza del espacio y del tiempo) y la teoría cuántica (la física de lo más pequeño) para explicar la creación y el funcionamiento del cosmos.

“Mi objetivo es simple”, dijo una vez. “Es entender completamente el universo, porqué es como es y porqué existe simplemente”.

Su popularidad le llevó a realizar cameos en series de televisión como “Star Trek” y “The Simpsons” y su voz apareció en las canciones de Pink Floyd.

Image

Legendario

Desde todas partes del mundo, los homenajes no se hicieron esperar.

El profesor Alan Duffy, investigador del Centro de Astrofísica y Supercomputación de The Royal Institution de Australia, calificó el trabajo de Hawking de “legendario”.

“Sus textos fueron inspiradores para muchos científicos y enriqueció las vidas de millones [de personas] con las últimas perspectivas científicas y cósmicas”, afirmó.

La NASA publicó en Twitter un video del científico, sonriendo mientras flotaba libremente dentro de un avión modificado que produce periodos de ingravidez y que despegó del Kennedy Space Center de Florida.

“Sus teorías desbloquearon un universo de posibilidades que nosotros y el mundo estamos explorando. Quizá te quedes volando como Supermán en la microgravedad, como le dijiste a los astronautas de la @space_station en 2014”.

Incluso personas conocidas no relacionadas con la astrofísica expresaron su pésame.

La cantante estadounidense Katy Perry afirmó que había “un gran agujero negro en mi corazón” tras el deceso de Hawking.

Hawking se casó en 1965 con Jane Wilde, con quien tuvo tres hijos. Su historia de amor fue contada en la película de 2014 “The Theory of Everything”.

La pareja se separó al cabo de 25 años y el científico se casó con su exenfermera, Elaine Mason, de quien se acabaría divorciando en 2006 en medio de rumores de maltrato, que él negó.

Hawking se convirtió a los 32 años en uno de los miembros más jóvenes del órgano científico más prestigioso del Reino Unido, la Royal Society.

En 1979, fue nombrado titular de la prestigiosa Cátedra Lucasiana de la Universidad de Cambridge, centro al que llegó procedente de la Universidad de Oxford para estudiar astronomía teórica y cosmología.

Image

Powered by