Ciencia | Publicado el

Hoy parte al espacio el nuevo cazador de planetas


Así se ve el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito, Tess. FOTOIlustración NASA

La posibilidad de encontrar otra Tierra, si existe, comienza en firme hoy al anochecer: Tess.

A esa hora, si el clima lo permite, comenzará su vuelo al espacio el satélite Tess, un cazaplanetas para definirlo con claridad.

Remplazará al reconocido observatorio Kepler, que está quedándose sin combustible luego de casi una década de detección de planetas en otros soles.

El Transiting Exoplanet Survey Satellite (Tess) estudiará unas 200.000 estrellas apuntando a diferentes regiones del espacio para ver si hay planetas en tránsito delante de ellas.

Esta es una forma de detección de cuerpos en otros soles: al pasar delante de la estrella, el brillo se reduce ínfimamente y eso lo capta el telescopio.

Con esa información luego se estudia si se trata de un planeta o no.

El Kepler se enfocó en una pequeña región del espacio entre las constelaciones la Lira y el Cisne. El estudio de 150.000 estrellas era su objetivo central, con miras a resolver una duda: ¿qué tan frecuente es la existencia de planetas en otros soles?

Encontró que son muy comunes y eso alienta la búsqueda de nuevos mundos.

Tierras

Tess se enfocará en estrellas más brillantes que las que espió Kepler.

La Nasa espera detectar al menos 3.000 planetas en tránsito y unas 500 Tierras o Supertierras, dentro de un radio menos de dos veces el terrestre (es de 6.371 kilómetros).

Es una base, pero la experiencia sugiere que pueden ser muchos más.

Tiene la capacidad de encontrar planetas extrasolares o exoplanetas ( como se les conoce a esos que están por fuera de nuestro Sistema Solar) en la zona de habitabilidad alrededor de sus estrellas, esa en la que puede haber agua en estado líquido.

Al ser más brillantes las estrellas que estudiará, permitirá analizar con mayor detalle algunas características de los planetas que pasen por delante, un tema fundamental para conocer sus atmósferas en un futuro cercano.

Fin de un pionero

Con el nuevo observatorio en el espacio, el Kepler entrega el listón en un punto alto.

Lanzado en 2009, la idea era que trabajara durante 3,5 años, recuerda Jason Steffen, de la Universidad de Nevada, quien trabajó en la misión. Se extendería de acuerdo con la duración del combustible.

A medida que transcurrió el tiempo, partes de la cámara comenzaron a fallar, pero el trabajo continuó. En 2013 llegó lo inesperado: dos de los cuatro mecanismos estabilizadores fallaron y técnicamente terminó su función.

Pero los científicos de la Nasa lograron que se balanceara con base en el reflejo de la luz solar para poder tomar fotos con foco y así continuó su trabajo, etapa denominada entonces Kepler 2.

El satélite-observatorio, que orbita todavía alrededor del Sol, tiene un telescopio de un metro que ilumina una cámara de 95 megapixeles.

Una sensibilidad para detectar desde órbita cercana una mosca volando alrededor de una luz callejera en Chicago, Estados Unidos.

Esto le permitió hallar 2.343 exoplanetas en su primera etapa y aportar 2.244 candidatos (deben ser confirmados). El K-2 encontró 309 planetas confirmados y hay 480 candidatos.

Todos por el método del tránsito.

El Tess

El nuevo explorador nació como idea en 2006, en un comienzo como una misión pequeña financiada por la empresa privada, pero en 2008 se propuso como un programa de la Nasa.

En 2013 fue aprobada y un año después comenzó la implementación.

A diferencia de Kepler, no estará en órbita alrededor del Sol sino en conexión con la Luna, orbitando dos veces la Tierra por cada órbita lunar.

Se situará en posición antisolar por 27 días, mientras cumple una órbita de 13,7 días que oscila entre 108.000 y 373.000 kilómetros sobre la Tierra.

Tendrá una capacidad mayor de observación. Está equipada con cuatro cámaras CCD gran angulares que pueden observar un área del espacio de 24 por 24 grados.

El observatorio será lanzado a bordo de un cohete Falcon 9 de la compañía espacial SpaceX, la misma que provee suministros a la Estación Espacial Internacional.

Su lanzamiento se hará desde Cabo Cañaveral hoy lunes hacia las 6 de la noche hora colombiana, si las condiciones climáticas lo permiten.

La búsqueda de planetas comenzará en unos dos meses, cuando se sitúe en la posición adecuada y los técnicos alcancen a calibrar los instrumentos a bordo.

Los descubrimientos que haga serán insumo para que los próximos y potentes telescopios espaciales, como el James Webb (que acaba de ser pospuesto un año hasta 2020) estudien las atmósferas de los planetas más promisorios.

La idea: buscar otra Tierra con vida.

“Esta es la primera vez en la historia humana que tenemos la tecnología disponible para hallar vida en otros planetas”, expresó en 2013 ante un comité del Senado de Estados Unidos, la científica Sara Seager del MIT, quien ahora es parte del equipo de Tess para medir la masa de los planetas más pequeños que halle.

Con el nuevo observatorio ese viejo sueño se acerca cada vez más.

30

a 100 veces más brillantes serán las estrellas en las que se enfocará el nuevo telescopio espacial

Un nuevo observatorio de planetas será lanzado hoy con la intención de buscar más planetas en lejanas estrellas, que tengan el tamaño de la Tierra o parecido. En busca de vida extrasolar.

Contexto de la Noticia

· Se espera que Tess detecte unos 50 planetas con un radio cuatro veces menor que el de la Tierra.

· Otros telescopios que han detectado planetas desde el espacio son el Hubble y el Spitzer.

· El área que estudiará Tess es 400 veces más grande que aquella en la que se centró Kepler.

· Las cámaras de Tess pueden detectar luz en diferentes longitudes de onda, algo que permite ampliar el espectro de la búsqueda.

· La órbita elegida entre la Tierra y la Luna no ha sido usada antes, siendo una novedad que brindará estabilidad.

· Tess estudiará estrellas más cercanas que las que observó Kepler.

· Su vista será continua, no tendrá ninguna clase de obstrucciones.


Powered by