Tecnología | Publicado el

La guerra entre Apple y Samsung tiene por fin un ganador


Apple y Samsung son las dos compañías con una mayor cuota de mercado en la venta de teléfonos inteligentes. FOTO: archivo

Apple y Samsung no solo generan discordias entre los acérrimos seguidores de una marca u otra, ambas compañías llevaban siete años resolviendo diferentes disputas que los llevó hasta los tribunales.

El lío entre las empresas comenzó después de que Samsung fuera acusado de copiar la primera versión que se conoció del iPhone en 2007. Fue Steve Jobs, confundador de la compañía de la manzana, quien amenazó ese mismo año, el de su muerte, librar una “guerra termonuclear” si era posible, para que se reconociera que, efectivamente, la compañía surcoreana había copiado a Apple.

Durante esta guerra hubo apelaciones de parte y parte, sobre todo reclamando más o menos compensación económica por lo que finalmente un jurado de un tribunal de San José (California) determinó que por ser una copia merecía una compensación.

En 2012 se solicitó indemnizar a Apple con 1.000 millones de dólares, justificados en los daños que Samsung le causó por copiar su diseño y utilidad, que ya estaban patentados. Por su lado, los surcoreanos ofrecían la suma de 28 millones de dólares.

Ya en 2015, Samsung le había pagado a la compañía de Steve Jobs un poco más de 548 millones de dólares; no obstante, un jurado de un tribunal decidió en mayo de este año una nueva suma a pagar de 539 millones de dólares, una orden que no cayó muy bien en la compañía de la serie Galaxy S.

Por esos días, mediante un comunicado de prensa Apple declaró: “Creemos profundamente en el valor del diseño y nuestros equipos trabajan incansablemente para crear productos innovadores que deleiten a nuestros clientes”. Por su parte, Samsung señaló: “Consideraremos todas las opciones para obtener un resultado que no obstaculice la creatividad y la competencia justa para todas las compañías y consumidores”.

El nuevo capítulo de esta guerra tecnológica se conoció esta semana cuando trascendió que Samsung, en vez de apelar la compensación que le exigieron, prefirió llegar a un acuerdo con la empresa de Cupertino (California) y pagó una suma, desconocida para los medios de comunicación, que puso fin a la batalla legal de las dos empresas que venden más celulares en el mundo.

La guerra también incluyó a otras marcas de dispositivos que usan el sistema operativo Android, pero se concentró en los dos gigantes tecnológicos y generó noticias en los últimos siete años, por ejemplo, cuando uno de los abogados que litigó por Samsung calificó a Apple de “yihadista”.

Medios como Bloomberg calificaron el litigio como largo y agotador, y aseguraron que las dos empresas gastaron cientos de millones de dólares con el fin de resolver esta disputa que encontró un fin.


Powered by