cultura | Publicado el

La Sinfónica Eafit emociona esta noche con ópera


FOTO: Cortesía, Javier del Real

Después de casi un decenio la mezzosoprano Marisa Martins regresa a Medellín, esta vez para interpretar este jueves a las 8:00 p.m., en el Teatro Fundadores de la Universidad Eafit, un repertorio universal con la Orquesta Sinfónica dirigida por la maestra Cecilia Espinosa. Hablamos con Marisa sobre música y cómo acercar la ópera a los jóvenes.

¿Por qué es llamado repertorio universal?

“Porque la primera parte por diferentes fragmentos de óperas de Mozart y Verdi. De Mozart canto la primera parte de Las Bodas de Fígaro. Luego de este universo de Mozart, de Rossini, que también interpreta la orquesta, llega una segunda parte, cambia el género y nos vamos a Cataluña. El público podrá escuchar y sentir la diferencia entre un repertorio operístico y uno de canción de líder con orquesta, que es otro tipo de discurso”.

Los cantantes, igual que los músicos deben sentirse más a gusto con cierto repertorio, o les debe dar más gusto interpretarlo. ¿Cuál es ese repertorio qué usted disfruta?

“Difícil de decir porque cuando salgo al escenario todo lo he interiorizado. Salgo convencida a cantar y termino amando lo que esté cantando, sea de un estilo u otro, una época u otra. Sí soy una cantante que ha hecho desde el barroco hasta ópera contemporánea, estrenos mundiales, pasando por muchas épocas. Me siento cómoda en todo, lo hago con honestidad, no podría elegir. También incluso en mi carrera no podría elegir entre hacer ópera o recital de líder. Me considero completa cuando puedo hacer todo, sino me faltaría una parte de mí”.

De la ópera es interesante que además de cantar “se meten” en el personaje que estén interpretando. ¿Hay alguno en ese repertorio operístico que le guste?

“Uno de los que he interpretado que me ha apasionado, que fue uno de los primeros y me encantaría hacerlo de nuevo, es la Octavia de incoronazione di poppera, de Monteverdi; también Dido, de dido y eneas. Cada personaje tiene su fuerza. Otro, pero de ópera contemporánea que estrené, fue la Gala, la esposa de Dalí, en la ópera Yo Dalí. Me encantó hacer ese trabajo, un personaje que tuve que investigar porque era muy difícil obtener información de ella ya que no salía mucho en video; es un personaje de nuestra época, con una fuerza increíble. Al final te enamoras de cada personaje, es la única forma que tienes de defenderlo y transmitirlo y hacerlo querer por el público.

Si es difícil acercar a los jóvenes a la música orquestal, también lo es a la ópera. ¿Cómo acercarlos a estos espectáculos?

“Hay que empezar por ese joven cuando es niño. Los teatros y orquestas que tienen esta programación para niños están sembrando la semilla del futuro espectador. Un niño que va regularmente a un espectáculo de estos es muy probable que termine sensibilizándose y vaya de nuevo cuando sea joven”.

Las programaciones de las orquestas están enfocadas, sobre todo, en los repertorios orquestales. ¿Es difícil encontrar oportunidades para cantar?

“El cantante se mantiene gracias a los teatros de ópera, que las orquestas te inviten es más difícil, pero bueno, no es imposible, estoy aquí y estoy muy contenta. Yo pediría que se programaran más”.

Además los repertorios que incluyen canto y orquesta emocionan mucho al público...

“Es posible porque la gente que no tiene formación musical, quizá el hecho del que vehículo sea la palabra, junto con la música, le resulta más fácil”.


Powered by