Colombia | Publicado el 5 de September de 2018

Secuestros enredan mesa de negociación con Eln

Esta foto, enviada el 18 de agosto, fue tomada el 3 de ese mes por el Eln como prueba de supervivencia de los miembros de la Fuerza Pública secuestrados en Chocó. FOTO Colprensa

Olga Patricia Rendón Marulanda

La exigencia del Eln para que en la liberación de las nueve personas secuestradas en el último mes estén presentes los países garantes y acompañantes en el proceso de paz, ha sido el palo en la rueda para acordar los protocolos que permitieran que los militares, policías y civiles regresen a casa.

Miguel Ceballos, alto comisionado para la paz, la legalidad y la convivencia, explicó que esos países garantes (Cuba y Noruega) hacen parte de una negociación de paz que no está vigente, ya que el presidente Iván Duque está evaluando la conveniencia de mantener esos diálogos, para lo que se puso un plazo que vencerá este viernes.

Ahí ha estado el enredo que ha hecho que el Eln y el gobierno den mensajes opuestos a la opinión pública.

“Nosotros no negociamos con los secuestrados”, dijo en rueda de prensa el comisionado, quien consideró que los protocolos son militares, para bajar la intensidad del conflicto en las coordenadas en las que se realizaría la liberación garantizando la seguridad de las tropas de ambos bandos y de los secuestrados y, como es tradicional, podría contar con la presencia del Comité Internacional de la Cruz Roja, la Defensoría del Pueblo y eventualmente de la Iglesia Católica, para que sirvan como garantes humanitarios.

Y por su parte, el Eln insistió en que el Gobierno no ha pactado los protocolos de liberación, en los que exigen la presencia de los países garantes, en representación de la comunidad internacional.

¿Gesto unilateral?

En vista de la negativa del Ejecutivo, la Dirección Nacional del Eln decidió realizar las liberaciones por su propia cuenta, “a riesgo de no contar con las condiciones mínimas para que estas operaciones humanitarias puedan tener el mejor resultado”.

Esta es una de las pocas decisiones unilaterales que ha tomado esta guerrilla desde hace año y medio que iniciaron las negociaciones, además del cese el fuego para las elecciones presidenciales.

Al respecto, Carlos Arturo Velandia, gestor de paz en estos diálogos, señaló que esta determinación contribuirá a crear un clima positivo para los acercamientos con el Gobierno, y espera que las Fuerzas Armadas no obstaculicen esta acción humanitaria.

Sin embargo, no está claro si esa directriz puede ser atendida por los dos frentes guerrilleros que tienen a los secuestrados (Chocó y Arauca).

Alias “Uriel”, comandante del Frente de Guerra Occidental, del Eln, con presencia en Chocó, responsable del secuestro de seis personas (tres policías, un soldado y dos civiles), aseguró que las condiciones no están dadas para una liberación en el corto plazo.

En diálogo con EL COLOMBIANO expresó: “nosotros denunciamos desde hace 20 días que venimos en un fuerte operativo que no cesa, que cada día se intensifica más, que nuestras unidades están en peligro así como las personas que están privadas de la libertad. En estas condiciones es muy difícil hacer una liberación apresurada”.

Y agregó que han evitado la confrontación para no revelar su ubicación, porque “sería catastrófico para todos” .

Contexto de la Noticia

Este viernes, cuando se cumple un mes del mandato del presidente Iván Duque, vence el plazo que él mismo se impuso para evaluar los diálogos con el Eln. El alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, le explicó a EL COLOMBIANO que la evaluación se está realizando con los representantes de los países garantes y acompañantes y con la Iglesia Católica y que ha tenido encuentros con los exjefes negociadores Gustavo Bell y Juan Camilo Restrepo. Si Duque decide terminar con las conversaciones, deberá definir cómo se manejará el retorno de los negociadores del Eln desde Cuba, y si continuará, cuál será la nueva sede.

Víctor de Currea-Lugo
Docente de la U. Nacional
Para el gobierno el diálogo debe basarse en desarme y desmovilización, eso es un profundo retroceso en las políticas de Estado. Pretende reducir todo el conflicto a unos secuestrados, que es grave, sin entender todas las problemáticas que se han tejido en 64 años. Quedé sorprendido cuando desde el Eln anunciaron la acción unilateral, es muy audaz en este contexto.
Luis Eduardo Celis
Asesor de la Red Prodepaz
La mejor alternativa es la de la negociación, porque buscar la derrota del Eln es muy poco viable y tiene muchas afectaciones a las comunidades. El Gobierno debe tener una propuesta de negociación, mantener un equipo negociador estable, y poner una temporalidad que haga viable la negociación. El Eln ha dado una muestra de flexibilidad, que es muy raro en ellos y así hay que entenderlo.
María Alejandra Villamizar
Exnegociadora del Gobierno
La única acción real para una negociación es que el Eln abandone el secuestro. Este cuenta gotas lleva muchos años y lo que significó la liberación de algunos secuestrados desde lo “humanitario” como la vía para abrir puertas al diálogo, el Eln lo agotó. El secuestro los acabó como guerrilla y los deslegitimó. Ya es hora de entenderlo para ambas partes.

Otras Noticias