entretenimiento | Publicado el

Sebastián Martínez no quiere polémicas


Sebastián Martínez es uno de los protagonistas de La Ley del Corazón que comenzará a emitirse en toda América Latina en Telemundo Internacional a partir del martes. FOTO Cortesía

Sebastián Martínez es un hombre tranquilo. Al conversar con él se nota que, a pesar de su juventud (36 años), la experiencia acumulada en su carrera en la televisión nacional pesa. Y habla con serenidad, dulzura y buena energía. Es un hombre de familia que vive el presente, ama a su familia y su trabajo.

Sobre el reguetón, reafirmó su posición, les pide a los medios que no tergiversen su opinión. Ha encontrado voces a favor y en contra, nunca quiso armar polémica, solo decir lo que pensaba.

El actor nos confirmó que pasará una temporada en México, en otros proyectos actorales, allá nos atendió justo en la presentación de la serie La ley del corazón, que se estrena el 1 de agosto, a las ocho de la noche, por Telemundo Internacional para toda América Latina, incluyendo de nuevo Colombia.

¿Qué expectativa tienes con La Ley del corazón ahora que se va a ver en América Latina?
“Estoy feliz porque hacer parte de un proyecto que trasciende las fronteras, algo muy bonito, que uno agradece mucho”.

¿Te imaginaste el éxito de tu personaje de villano que transformó la historia?“Sabía que la historia de Mónica y Felipe iba a ser muy importante porque conocen muy bien la condición humana y en todo lo que ella hacía (Mónica) estaba bien delimitado el ser humano. Nunca pensé que fuera a transcender así, evito estar pensando qué va a pasar. Estoy feliz de estar acá y que todos lo han recibido muy bien”.

Es un villano especial...
“Lo chévere es que no es un villano, es el villano de una historia pero sí y no, es un tipo que lucha por amor y tiene unas características de personalidad de prepotencia y ego, que uno se encuentra en la calle todo el día. Y es un tipo que simplemente dice ‘mi mujer no me la quitan’. Entonces quién es el villano, eso es lo que me parecía más chévere. Todos le apuestan a Pablo porque es más blanco, pero Camilo es un personaje más real, es la vida real”.

¿Cómo hiciste para matizar ese villano para que la gente lo haya amado?
“Fue lo más difícil, entender cómo asumir el personaje y cómo lo abordaba. Había que hacer algo humano, un hombre que lucha por amor y punto. La gente en la calle no me decía cosas feas y quienes me decían que lo odiaban lo hacían con un tono distinto, en realidad era algo cercano”.

¿Qué tiene Camilo de Sebastián Martínez?
“Uno como actor le presta mucho al personaje, porque uno es la materia prima de los mismos, simplemente uno agranda cosas de uno, saca cosas que no quiere. Todos los seres humanos tenemos todas las pasiones: lujuria, codicia, avaricia, ego, todo. Simplemente uno explora actuando sin miedo ni pena. Uno en la vida real piensa en que no se salga el ego, por ejemplo, en este personaje lo chévere es que exploré qué era ser un cabrón con todo el juicio. Yo lucharía por amor a muerte y sería un villanazo a muerte, porque por amor hay que luchar”.

¿Les tocó estudiar términos complejos del derecho?“Los términos siempre son extraños y difíciles de manejar, pero no me concentré en eso, me metí de lleno en Camilo, si era abogado, médico o bombero, no importaba. Ahora me podrían decir que vamos a hacer la Ley del Corazón y que Camilo es bombero. !Listo!, me aprendo lo del bombero y chao, pero Camilo Borrero es el mismo”.

¿Qué proyectos tienes en México?
“Voy a hacer parte de una serie para Univisión que se llama La bella y las bestias”.

¿Te imaginaste llegar a dónde estás?
“Al principio uno tiene sueños muy grandes, pero la vida me ha enseñado con el tiempo que es mejor irse sorprendiendo con lo que te va dando la vida. Porque a lo mejor te llegan cosas que no te has soñado y por estar pendiente de eso que no ha llegado, desperdicias lo que tienes al lado. Lo que venga es lo que Dios quiere para mí y lo recibiré con todo el amor”.

¿Cómo buen paisa te gusta la feria de las flores?
“La disfruté poco porque me fui de Medellín muy pequeño, tenía siete años, pero la Feria de las Flores es un patrimonio de nuestra cultura, los paisas la vivimos muy intensamente”.

Ha causado mucho impacto lo que hablaste en Instagram sobre el reguetón...“Los medios han tergiversado las cosas. No estoy en contra del reguetón, a mi me gusta, oigo reguetón, me subo al carro y si estoy bajito busco reguetón. Lo único que yo quise expresar es por mi hijo que tiene ocho años. Los que alegan y están en contra de lo que digo no tienen una hija de 12 años que el novio les esté cantando, eso ni tienen el problema de que un niño de 8 años esté entrando en cosas que no les corresponde por su edad por una influencia que no es buena para ellos. Eso es todo. Me encanta el reguetón, pero creo que debe haber una conciencia por parte de los reguetoneros de que los oyen niños”.


Powered by