opinión | Publicado el

Se reduce el plazo climático


Un nuevo estudio sobre las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de invernadero realizado por centros de investigación europeos y de Estados Unidos muestra la necesidad de acelerar los compromisos para reducirlas no durante la próxima década sino a más tardar a 2020.

El precio de no hacerlo sería incumplir la meta de evitar que el planeta se caliente 2 °C con respecto a la temperatura anterior a la era preindustrial. Una meta de la cual ya se ha consumido la mitad.

En el artículo en la revista Nature, la exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres y los responsables de esos centros lanzaron la Misión 2020 al considerar que es la fecha máxima para alcanzar a cumplir la meta fijada en el Acuerdo de París en 2015.

A la tasa actual de emisiones (que se han estabilizado pero no reducido) en cuatro años se cruzará el límite inferior del rango de emisiones que llevaría a sobrepasar los 2 °C y a partir de ahí sería casi imposible lograr el objetivo de acuerdo con el estudio.

En el Acuerdo de París, que no fija obligaciones a los países ratificantes, estos se comprometen a reducir las emisiones de gases lo antes posible.

Aparte de la información sobre los crecientes efectos del cambio climático consignada en el artículo de la Misión 2020, como el acelerado deshielo de los casquetes polares, la Organización Meteorológica Mundial reveló el viernes que los eventos climáticos extremos, como las altas temperaturas, persisten alrededor de casi todo el planeta.

Junio fue el segundo junio más caliente de la historia de los registros, como fueron los meses anteriores a este. Y distintas regiones han padecido olas de calor inclemente con 53,7 °C en ciudades iraníes y de 51,7 en zonas de California en Estados Unidos.

No será fácil lograr las metas del Acuerdo hacia 2030, menos en 2020 como propone la Misión. Descarbonizar el mundo debe ser el objetivo, pero solo se logrará a medida que tecnologías más limpias se hagan baratas y asequibles no solo en los países desarrollados sino en los demás.

La coyuntura actual, así Estados Unidos se retire del Acuerdo como lo anunció su presidente, es favorable para armonizar el desarrollo con la realidad climática.

Por primera vez se han nivelado las emisiones sin que se haya contraído la economía global, cuando en las otras ocasiones en que eso sucedió se debió a una reducción generalizada del Producto Interno Bruto mundial.

El nuevo informe debe ser tomado como un llamado de calificados expertos para incrementar las acciones que reduzcan la presión sobre el planeta.

En este sentido, las ciudades son vitales. En ellas se origina el 75 % de la producción económica global, son responsables del 67 % del consumo de energía y emiten el 70 % de los gases de invernadero.

Hoy existe más conciencia sobre los efectos serios del calentamiento global y el cambio climático, pero no siempre va acompañada con acciones individuales que contribuyan a reducir los efectos.

No se debe perder más tiempo en discusiones sobre fechas y cifras, las evidencias en general son más que claras y hay que actuar en consecuencia con mayor firmeza en todas las esferas.

De otra manera, el futuro próspero y seguro de las próximas generaciones seguirá hipotecado.


Powered by