Farándula | Publicado el

“2017, un año en el que Dios me puso a brillar”: Sara Uribe


FOTOS: Cortesía

Sara Uribe habla serena y pausadamente y en cada una de sus frases transmite la felicidad y tranquilidad que la acompañan por estos días, sin olvidar que todo lo que está viviendo se lo debe a Dios.

2017 cambió su vida, tras su llegada a la radio, con La Kalle, estación de Blu Radio, que le ha permitió descubrir una nueva faceta profesional, en la que puede ser ella misma, más espontánea y directa.

Es una mujer transparente, que no oculta nada, que habla de frente, que ha aprendido de la vida y de las situaciones por las que ha pasado. Todos los días se levanta a las cuatro de la mañana, lee el evangelio y llega a la emisora a transmitir un mensaje de cambio y transformación.

A la par del proyecto radial en un mes abrirá La casa mágica, una empresa multimarca, que permitirá que muchas mujeres ofrezcan sus servicios en temas de salud y belleza, un sueño que tenía desde que era niña.

Con Sara Uribe hablamos no solo de su presente laboral, sino de sus sueños, de sus aprendizajes y esa relación estrecha que mantiene con Dios.

¿Cómo estás viviendo este momento radial con La Kalle?

“La Kalle ha sido una bendición en mi vida, la gente nos ha aceptado muy bien, somos la emisora número uno digital en todo el país, es muy bonito porque a la gente le preguntan qué emisora escuchan y responden que esa en la que sale esa niña Sara. Todo ha sido una bendición, estoy muy feliz, La Kalle me volvió a posicionar, mi carrera de modelaje se volvió a reactivar”.

¿Fue complejo adaptarse al lenguaje radial?

“Tengo personas a mi alrededor que todo el día me aconsejan, es un rol que requiere ser muy descriptivo, en radio el ritmo es fundamental, todo ha sido un aprendizaje muy bonito”.

¿Cómo te has sentido en el rol de entrevistadora y no de entrevistada?

“Amo entrevistar y conocer a la gente, amo cuando se sientan en el sofá de La Kalle y puedo conocer a la persona detrás del artista, hago las preguntas que me gusta hacer, no las que casi todo el mundo realiza.

Les pregunto cosas bonitas, los hago sentir queridos, los trato como personas reales, tal y como me gustaría que lo hagan conmigo. He conocido personas maravillosas”.

Este ha sido un año de transformaciones en tu vida...

“2017 ha sido un año en el que Dios me puso a brillar, Él me habló muy lindo, me dijo qué debía cambiar y que no, todos los días es una constante comunicación con Él, no me ha dejado sola un segundo, no me he despegado de Él”.

Image

¿Puedes estar viviendo en la actualidad uno de los mejores momentos de tu vida?

“Claro que sí, soy una mujer completamente feliz, Dios ha puesto las personas correctas en mi vida, aunque hay que decir que no hay personas ni momentos incorrectos, todo es un aprendizaje y eso me ha ayudado para saber que cada día soy más humana, menos perfecta, una mujer con más criterio, con valor, que se ama y se respeta, una mujer que sabe qué es cuento y que no, que sabe cuál es el hombre con el que quiere estar y compartir su vida.

Todo eso me ha formado, a partir de las experiencias de vida que he tenido”.

¿Crees que tu personalidad abierta y transparente es la que te ha traído algunos problemas?

“No, lo que pasa es que cuando uno es transparente y no tiene nada que ocultar, los mismos medios -yo que trabajo en ellos- nos aprovechamos de eso para mostrar una persona real y la volvemos noticia, porque nada nos ganamos con mostrar a una persona que está fingiendo a cada rato.

De pronto, mi personalidad me ha traído ciertos inconvenientes, pero también me ha traído las mayores satisfacciones y alegrías, por donde voy la gente me apoya, las mujeres reciben el mensaje que les transmito, me preguntan cómo hice para levantarme de una tusa tan grande, cómo hice para poner la cara ante todo el país, así que son más los mensajes bonitos que los feos”.

¿De dónde sacas toda esa fortaleza para salir de lo malos momentos?

“De Dios, Él me ha parado, siempre que siento que muero, que quiero tirar la toalla, en esos días en los que no he parado de llorar, que me siento cansada y derrotada, rezar el Rosario y hablar con Dios me dan la fortaleza para seguir adelante. Dios no me deja caer”.

Ahora eres empresaria...

“Cuando terminé mis relaciones sentimentales con Daniel Calderón y Fredy Guarín, cuando algunos problemas, dije ‘pa adelante’, así que voy con toda, he trabajado todo la vida, soy muy organizada, esas situaciones me llevaron e entender que una mujer exitosa es la que no espera que la gente crea en ella, la que no depende de un hombre para brillar, una mujer exitosa debe ser emprendedora y camelladora.

Siempre he sido soñadora, organizada y eso se ve reflejado en cada una de las cosas que emprendo”.


Powered by