colombia | Publicado el 8 de mayo de 2018

Roberto Prieto fue acusado sin salpicar al presidente

FOTO COLPRENSA

Julián Amorocho Becerra

A Roberto Prieto se le conoce por haber admitido en un medio nacional que ingresó dinero de Odebrecht a la campaña electoral Juan Manuel Santos 2010, que él gerenciaba.

Tras quedar en el ojo del huracán y tras muchas maniobras evasivas, ayer finalmente la Fiscalía le imputó cinco cargos por hechos de corrupción, aunque estos no tienen que ver con este caso electoral.

Al exgerente lo acusa la Fiscalía por presuntamente haber ejercido presiones ante la ANI para la adjudicación de una adición contractual para la construcción del puente Plato, en Magdalena, que hace parte del proyecto de la Ruta del Sol 3, en manos del concesionario Yuma.

Prieto no aceptó cargos de tráfico de influencias, interés indebido en la celebración de contratos, enriquecimiento ilícito, falsedad en documento privado y falso testimonio.

Sin embargo, en la acusación, la Fiscalía sí conectó los hechos hasta llegar al tema de Odebrecht y aseguran que el beneficiario de este lobby de Prieto fue Consultores Unidos, la empresa de Eduardo Zambrano, que sirvió de fachada para que Odebrecht pudiera pagar coimas a políticos a cambio de favores ante la ANI en la Ruta del Sol 2.

Aún así, la Fiscalía, dentro de su exposición deja claro que los dineros que pidió Prieto a nombre de la campaña Santos 2014 habrían sido a título personal.

Para ello se argumenta que ya estaban listos los informes de la campaña ante el Consejo Nacional Electoral. Vale anotar que el CNE está en mora de presentar la investigaciones de los aportes de Odebrecht en la campaña Santos 2014, un caso que podría haber caducado ya, pero que solo se sabrá cuando se presente la ponencia.

Otras Noticias