entretenimiento | Publicado el

Leo restaura obras del arte automotriz


FOTOS CORTESÍA LEÓN ECHEVERRY

El primer carro que tuvo León Echeverry fue un Chevrolet Bel Air del 55. Un regalo que su papá, Enrique, le dio cuando se graduó de bachiller, pues antes solo tenía carritos a escala.

Leo se lo había pedido y su padre no tuvo más remedio que despedirse de su auto y dárselo a su hijo, quien desde ese momento hasta ahora le ha hecho diferentes modificaciones, empezando por el color.

“Antes era un café dos tonos (ver fotos), pero ahora su color es azul metalizado y gris. Además le puse un buen sonido, suspensión de aire, nuevos rines y un poco de tuning”, explica León, quien lleva nueve años restaurando vehículos.

Los inicios

Aquel Bel Air fue el inicio de su trabajo como restaurador. Los clientes empezaron a llegar y con ellos los autos enfermos. Su primer trabajo se enfocó en un Chevrolet Panel de 1956. “Un carro especial porque era de los vehículos que usaba en ese entonces la Nacional de Chocolates para el transporte de sus productos. El señor lo había comprado en un remate y conseguimos todo original para su renovación”.

Hot Classic Garage, ubicado en La Milagrosa, es el nombre del taller en el que con su papá y un equipo de latoneros y pintores restauran autos clásicos y antiguos como el Ford pick up modelo 1928, el más antiguo que ha tenido que restaurar, hasta los que más entran a su clínica: los Bel Air en todos sus posibilidades de antigüedad y tonalidad.

Amor por la restauración

León hace parte de una generación de mecánicos que empezó con su abuelo, quien le heredó a su papá el amor por los carros.

Todo lo que ha aprendido viene de ellos dos, experiencia que le ha servido para restaurar hasta ahora 32 vehículos. El más recientes es un Lincoln Continental 1963 que, según cuenta Leo, tuvo como propietario a Asdrúbal Jiménez, famoso por ser dueño de la popular casa del millón en Laureles. “En un carro igual mataron a Kennedy”, agrega el restaurador de autos.

Es tanto su amor y entrega al trabajo, que en una ocasión se quedó esperando una subasta en Ebay hasta las 2:00 a.m. con tal mala fortuna que se durmió y le ganaron el repuesto que quería. Tuvo que conseguirlo después en Australia, pero al doble del precio.

¿Y cuánto tiempo puede durar organizar un vehículo para que quede como nuevo? León responde que entre seis y ocho meses. Aunque depende de lo difícil que sea conseguir la autoparte y el dinero que se tenga.

El próximo paso de Leo es presentar su trabajo en el exterior y el sueño está cerca. Algunos colombianos que hacen parte de un club de carros Hot Rod en Miami quieren que vaya a una competencia en Las Vegas con uno de sus vehículos. La experiencia y la pasión le sobran, aunque falta dinero.

Contexto de la Noticia

Dentro de los proyectos que están desarrollando ahora se encuentra la restauración de un Chevrolet Coe de 1946. Este vehículo era usado por empresas distribuidoras de gaseosa.

Como buen restaurador, Leo tiene en su garaje personal dos vehículos: un Bel Air coupé y un Ford Panel del 56 en el que está trabajando.


Powered by