internacional | Publicado el

Régimen chavista tiene preso a menor colombiano


Mabel y Wilmer, padres del joven encarcelado, piden que se respeten sus derechos fundamentales. FOTOS cortesía

“Por favor ayúdenos, estamos desesperados”, son las palabras que no paran de repetir Wilmer Reyes y Mabel Gómez, ciudadanos colombianos, padres de Wilmer Alejandro Reyes Gómez, joven de 17 años residente en el estado fronterizo Táchira, donde fue apresado por la Guardia Nacional (GN), en el contexto de las protestas que ya superan los 60 días en Venezuela.

“Yo quiero sacarlo de aquí y llevármelo de vuelta a Colombia... me quiero ir de Venezuela huyendo de esta violencia. Por eso necesito colaboración para que lo liberen”, clamó la desesperada mamá cuando han transcurrido cinco días sin tener noticias de su hijo.

Según la familia, el estudiante colombiano se encontraba en una parada de buses de transporte público el pasado 18 de mayo en el sector Sabaneta, lugar donde se presentaban fuertes protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro y saqueos a supermercados y otros comercios.

Una comisión antimotines de la GN, arribó al lugar lanzando gases lacrimógenos y perdigones, la confusión reinó en la zona y las personas corrían de un lugar a otro a resguardarse. Wilmer Alejandro fue alcanzado por un perdigón, momento en que fue neutralizado por la fuerza militar y llevado detenido al Comando Zonal 21 de la Guardia Nacional.

Trato inhumano

Agresiones físicas, golpes y amenazas, propinadas al menor de edad y la negativa de darle asistencia médica fueron denunciados por los padres, bastante atribulados.

“Al momento de detenerlo los guardias le dieron golpes, entre ellos un cachazo en la parte trasera de la cabeza donde le dejaron una herida grave, aparte de un perdigón en la espalda, golpes en las piernas y en los pies. Además que le decían que se callara porque lo iban a matar”.

El joven colombiano con 11 años de residencia en territorio venezolano, fue mantenido en condiciones “inhumanas” dentro del destacamento militar.

Con sensaciones de impotencia e indignación, Wilmer Reyes describió como “jaula” el lugar de encarcelamiento de su hijo dentro de dichos cuarteles oficiales.

“Los tenían en una jaula donde metían a 16 o 17 presos más, todos adultos menos mi hijo. Solo una vez al día podían hacer sus necesidades, se bañaban cada dos días y en las noches les lanzaban gas pimienta para no dejarlos dormir, todo eso paso dentro del Comando Regional de la Guardia Nacional”.

A días de la detención, el joven Reyes Gómez fue trasladado al albergue de menores de San Cristóbal, lugar desde donde lo trasladaron el miércoles 31 de mayo, sin comunicarles nada a los familiares y llevado al estado Yaracuy, a más de 600 kilómetros del Táchira, en el centro occidente de Venezuela.

Wilmer Reyes relató a EL COLOMBIANO que tuvo que ser fuerte cuando le permitieron ver a su hijo en el albergue de menores días previos al traslado.

Llorar no era permitido en el momento, porque significaba para el jefe de la familia Reyes mostrar flaqueza y transmitir desaliento a su hijo que no paraba de implorarle “¡Papá, sáqueme de aquí, por favor haga algo pronto, que no quiero estar más en este lugar!”.

Se lo llevan sin aviso

Los padres de Wilmer Alejandro se enteraron el pasado jueves 1 de junio del traslado del muchacho cuando llegaron al tribunal a llevar los documentos que exigían para los fiadores y para su libertad.

“Se lo llevaron sin ningún consentimiento de mi parte, nunca me llamaron ni me dijeron: ‘Señor Wilmer, su hijo va a ser trasladado a Yaracuy’. La juez ni siquiera estaba enterada de ese traslado. No sé en qué condiciones fue llevado ni a qué lugar o cómo se encuentra, no hemos hablado con él”, afirmó el papá.

La familia Reyes está desarticulada. La ausencia del hijo mayor ha dejado triste el hogar. Los padres del joven apresado no saben qué responder a las hermanas de Wilmer Alejandro, que a menudo preguntan por él.

No hay respuesta porque ni siquiera Wilmer y Mabel saben en qué condiciones se encuentra el primogénito, pasados cinco días del traslado al estado Yaracuy.

“Nadie sabe cómo es la situación que vivimos, nos ha pegado mucho a toda la familia. ¿Quién sabe si el presidente de Colombia sabrá lo que le está pasando a un colombiano en Venezuela?”, gritó desesperada Mabel Gómez.

Claman justicia

Con documentos en mano, el papá de Wilmer Alejandro aseguró que la Juez ya había generado la boleta de excarcelación del menor de edad.

“Pedimos justicia porque no entendemos cómo trasladan sin aviso a unos jóvenes y los retiran del abrigo de sus padres. Mi hijo ya tiene boleta de excarcelación, le habían dictado libertad plena y la juez había pedido los requisitos para los tres fiadores, documentos que ya teníamos como lo habían exigido. Pero nuestra sorpresa es que se lo llevan a un estado que yo no sé ni dónde queda”, dijo su padre.

Envió un mensaje a la Ministra del Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, para que se ponga en el lugar de los padres de los ocho menores de edad que fueron trasladados a otro estado y hoy están sufriendo, al no tener noticias del lugar en dónde fueron recluidos y en qué condiciones se encuentran todos ellos.

Los familiares del estudiante acudieron al consulado de Colombia en San Cristóbal para pedir asesoría en cuanto a la situación que están viviendo y ya han establecido contacto con la Embajada de Colombia en Caracas.

Wilmer Alejandro Reyes Gómez forma parte del grupo de ocho menores de edad que en las últimas semanas fueron arrestados y luego llevados fuera del estado Táchira. El joven de nacionalidad colombiana engrosa la lista de 2.977 detenidos durante las manifestaciones de calle, contabilizadas por el Foro Penal Venezolano hasta el pasado 29 de mayo.

La ONG en la región se solidarizó con los familiares de los menores y expresó su rechazo a la actuación de los órganos de seguridad.

“El Foro Penal está en solidaridad con las madres de niños erradicados del Táchira por discriminación política y con medida cautelar sustitutiva”, dijo Raquel Sánchez, coordinadora de la ONG .

2.977

detenidos había en Venezuela por la represión, hasta el pasado 29 de mayo.

La represión del régimen chavista está llegando a extremos insospechados, de los que se conoce poco en los medios internacionales. Se registran graves atropellos contra colombianos.

Contexto de la Noticia

Nuevas jornadas de enfrentamientos con los cuerpos de seguridad venezolanos marcaron el fin de semana con protestas opositoras contra la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, mientras el chavismo emprende el remate por alistarse para las elecciones. Con el de ayer, se cumplieron 71 días de protestas callejeras contra el gobierno de Nicolás Maduro, después de que el Tribunal Supremo de Justicia anunciara que asumía las funciones del Parlamento -aunque finalmente dio marcha atrás- y la convocatoria a la constituyente.


Powered by